Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tercera cumbre Freixa-Ortiz

El abogado se reúne hoy con el constructor en Alicante para acotar sus opciones de ingreso en la propiedad del Hércules

Toni Freixa y Enrique Ortiz.

Toni Freixa y Enrique Ortiz.

El tercer episodio del posible ingreso de Toni Freixa en el Hércules se escribe hoy en el Rico Pérez. El abogado catalán viaja desde Barcelona para reunirse con Enrique Ortiz en el estadio blanquiazul. En el maletín trae consigo las conclusiones extraídas de la pormenorizada auditoría que realizó al club en primera persona hace seis días. Además, el abogado deberá comunicar al constructor si tiene un plan económico para recortar gastos y, sobre todo, en calidad de qué aceptaría ingresar en la SAD blanquiazul para que la propiedad valore si le interesa o no su colaboración.

Solo se contemplan cuatro escenarios. El primero, el menos probable, que el exdirectivo azulgrana ponga delante de Ortiz una oferta para quedarse con el equipo a un precio que haga que el dueño se plantee librarse de una propiedad en la que él y su familia llevan 21 años y en la que, según sus propias cuentas, han invertido 80 millones hasta la fecha. Para el posible traspaso, el monto de la operación debería ser muy superior al que fija el mercado para la compraventa de una entidad en la cuarta categoría del fútbol nacional.

El exdirectivo blaugrana viaja desde Barcelona con las conclusiones de la auditoría que realizó hace seis días y con una propuesta de acuerdo

decoration

La segunda vía, la de la presentación de Freixa como socio inversor, también está en cuestión. Según el presupuesto elaborado de forma conjunta por el director general del Hércules, Carlos Parodi, y la secretaría técnica, el club necesita al menos 3 millones de euros para cubrir los gastos de la próxima campaña sin contar con los compromisos concursales, a pagar a partir de junio de 2022. El exdirectivo azulgrana explicó, durante su pugna electoral con Joan Laporta y Víctor Font, que disponía del respaldo de un inversor que estaba dispuesto a aportar «250 millones» si ganaba su candidatura. Aquí, en Alicante, no necesitaría tanto para ocupar la vacante que dejaría de buen grado Juan Carlos Ramírez, en silencio hasta que su todavía socio –dentro y fuera del palco– le presente a su nuevo compañero de viaje... si finalmente lo hay.

La tercera opción, la más factible según el circulo estrecho del fundador del Grupo Cívica, es que Toni Freixa pase a engrosar el organigrama ejecutivo del Hércules en calidad de mánager general, únicamente faltaría concretar si percibiendo una nómina mensual o estableciendo unos bonus por objetivos deportivos y de patrocinio.

El exdirectivo azulgrana, que solo se ha pronunciado públicamente en clave barcelonista desde que regresó el jueves a la Ciudad Condal, pediría –a cambio de vincular su imagen y su firma a la del club blanquiazul–, pleno control ejecutivo de todos los departamentos. Esta condición choca frontalmente con el convenio laboral sellado el verano pasado con Carmelo del Pozo, cuyo contrato, vigente un año más, le reconoce total autoridad e independencia en su parcela, la dirección deportiva.

Freixa defiende la candidatura de Nacho Castro, exentrenador del Andorra, como líder del vestuario blanquiazul si él se pone al frente de la SAD. Si esa decisión se llevara a efecto sin el visto bueno del técnico segoviano, se produciría un incumplimiento de contrato que habría que resolver, bien con la destitución (y consiguiente indemnización) de Del Pozo, bien con la dimisión de este.

La cuarta vía, la de que el abogado catalán le diera hoy las gracias a Ortiz por el tiempo que le ha dedicado, estrechara la mano de sus interlocutores y se diera media vuelta, esa no cotiza en las apuestas porque para eso no necesitaría recorrer por carretera los más de 500 kilómetros que separan la Ciudad Condal de Alicante. Sigue el culebrón.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats