Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Hércules cambia de "enemigos"

El conjunto blanquiazul se libra de los equipos catalanes y baleares y se medirá con los clubes de la Comunidad, los de Murcia, Andalucía oriental, Castilla-La Mancha y Melilla - Los alicantinos rompen con dos décadas de pertenencia al grupo 3

Documento facilitado a los 90 representantes de los clubes que fue la propuesta más votada. | INFORMACIÓN

Documento facilitado a los 90 representantes de los clubes que fue la propuesta más votada. | INFORMACIÓN

El 22º proyecto de Enrique Ortiz al frente del Hércules cambia de «enemigos». Después de dos décadas ligados al grupo 3 de la extinta Segunda División B, los blanquiazules se libran por fin de los clubes catalanes y de los baleares, del caucho infame de la mayoría de sus superficies sintéticas y de los trastornos que ocasionan los traslados en avión.

La confección definitiva de la Segunda RFEF, la cuarta categoría del fútbol español, sitúa al cuadro alicantino junto a cinco adversarios de la Comunidad (Intercity, Eldense, La Nucía, Atlético Levante y Alzira), cuatro de la Región de Murcia (Mar Menos, Pulpileño, Águilas y Real Murcia), tres de Andalucía (El Ejido, el filial del Granada y el Atlético Mancha Real), cuatro de Castilla-La Mancha (Toledo, Socuéllamos, Puertollano y Marchamalo) y un representante de la Ciudad Autónoma de Melilla.

Así lo votaron ayer los 90 representantes de los equipos que iniciarán el primer fin de semana de septiembre (los días 4 y 5) la Liga en la nueva categoría. La mayoría prefirió esta nueva distribución a la tradicional. Entre quienes se mostraron a favor del cambio que finalmente se produjo estaba Carlos Parodi, que acudió a la Ciudad del Fútbol de Las Rozas como vocal blanquiazul.

En el seno del Hércules se encaja la modificación de buen grado al considerar que, aunque el nivel de los rivales es parejo, se gana en la calidad de los terrenos de juego, se ahorran costes en los desplazamientos y, de paso, se cambia una dinámica que en las últimas siete temporadas no ha sonreído al cuadro blanquiazul, incapaz de salir del pozo rodeado de una buena parte de los contrincantes que ahora pierde de vista.

Asamblea con representantes de los 90 clubes | INFORMACIÓN

En origen, la Federación propuso a los clubes cinco distribuciones de grupos diferentes. En una primera criba, realizada fuera del entorno de la asamblea presidida por Luis Rubiales, se descartaron tres modelos. De los dos restantes, el grueso de los convocados respaldó el cambio, incluidos los clubes catalanes, que también vieron con buenos ojos despedirse de los duelos con los conjuntos de la Comunidad.

Nuevo formato

De los 90 equipos que van a iniciar la temporada 21-22, diez terminarán el curso ascendiendo a la Primera RFEF, hasta ahora llamada comúnmente Liga Pro, y 27 caerán a la Tercera RFEF, es decir, el 30% de los que arranquen la temporada en septiembre perderá la categoría en mayo de 2022, cuando finalice la Liga y dé comienzo la postemporada.

Cinco de los que suban lo harán de manera directa como campeones de su grupo y el resto se lo tendrán que ganar por la segunda vía disputando un «play-off» en el que tomarán parte del segundo al quinto clasificado, a partido único, en formato de semifinal y final, y en sede común para todos. Se acaba –tal y como ya ha ocurrido durante la pandemia–, con las taquillas para los conjuntos locales durante la disputa de la promoción, circunstancia que se tratará de paliar con el reparto de los derechos de retransmisión y un porcentaje de las taquillas. Para entidades como el Hércules, con un estadio con capacidad para 30.000 espectadores, la contraprestación obtenida en caso de participar en estas eliminatorias será inferior a la que recibiría si jugara en el Rico Pérez

El «play-off», programado entre el 22 y el 29 de mayo, a diferencia de lo que se había especulado mientras se ultimaban los detalles de la nueva categoría, se resolverá entre los clubes del mismo grupo: el segundo se medirá con el quinto y el tercero con el cuarto. Los vencedores se disputarán la segunda plaza de ascenso que se pone en liza en cada grupo.

Por abajo, los cinco últimos bajan directamente y los cuatro peores 13os pasarán por una promoción de permanencia para decidir a los otros dos caídos en un encuentro a vida o muerte, los vencedores sellan la permanencia y los perdedores descienden. El mejor decimotercero de los cinco grupos se libra del «play-out».

La composición de los otros grupos de la Segunda RFEF es la siguiente:

Grupo 1: Marino de Luanco, Real Avilés, Ceares, Llanera, Langreo, Palencia Cristo Atlético, Gimnástica Segoviana, Salamanca UDS, Unión Adarve, Navalcarnero, Leganés B, Móstoles URJC, Arosa, Bergantiños, Arenteiro, Coruxo, Pontevedra y Compostela.

Grupo 2: Cayón, Laredo, Tropezón, Rayo Cantabria, Burgos Promesas, Náxara, Racing Rioja, UD Logroñés B, San Juan, Osasuna B, Ardoi, Izarra, Peña Sport, Mutilvera, Arenas, Real Sociedad B, Gernika y Sestao.

Grupo 3: Brea, Ebro, Teruel, Ejea, Huesca B, Tarazona, Numancia, Prat, Cerdanyola, Badalona, Europa, Lleida, Espanyol B, Terrassa, Ibiza Islas Pitiusas, Andratx, Peña Deportiva Formentera.

Grupo 4: Antequera, Cádiz B, San Roque Leipe, Córdoba, Vélez, Xerez Deportivo, Mensajero, Panadería Pulido, Las Palmas Atlético, Tamaraceite, Tenisca o UD San Fernando, Ceuta, Mérida, Coria, Don Benito, Villanovense, Cacereño y Montijo.

Un mes desde que se consumó el descenso y ni un solo movimiento

El Hércules sigue aletargado, inerte, en fase de criogenización. Ayer se cumplió un mes exacto desde que el conjunto blanquiazul consumó en Llagostera su descenso a la cuarta categoría del fútbol español. Desde aquel infausto domingo, el equipo blanquiazul sufre una parálisis institucional profunda que afecta a todas las parcelas, incluida la secretaría técnica, incapaz de cerrar operaciones, tanto de entrada como de salida.

La supuesta inclusión de Toni Freixa en la ejecutiva herculana como mánager general acapara toda la atención de la propiedad, entregada de lleno a la búsqueda de un inversor o inversores que carguen, junto a Enrique Ortiz, con el peso del presupuesto, todavía sin cerrar a pesar de que el inicio de la pretemporada está previsto para mediados del mes de julio.

Mientras el abogado trata de convencer al constructor de que su plan económico –que no incluye capitalización del proyecto por parte del letrado–, es la mejor herramienta para regresar al fútbol profesional, todas las puertas del Hércules 2021-22 siguen bloqueadas. Esta previsto que sea esta semana cuando el empresario decida si le pone un sueldo al exdirectivo culé.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats