Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Hércules vuelve a casa en Fontcalent tras cuatro años

El equipo realiza su primera sesión sobre el césped y da forma al regreso a las instalaciones que decidió abandonar en 2017 u Sergio Mora ya dirige, bajo la atenta mirada de Ortiz y Carmelo

15

El Hércules vuelve a entrenar en Fontcalent cuatro años después José Navarro

El regreso del Hércules a las instalaciones de Fontcalent para entrenar ya es un hecho. Ha costado y ha sido objeto de mucha polémica. Un triunfo personal de Carmelo del Pozo, que en su día incluso llegó a amenazar con dimitir de su cargo al frente de la Dirección Deportiva si no se aceptaba su exigencia: un club como el alicantino necesitaba unas instalaciones propias de entrenamiento y el césped del Rico Pérez, por sus características, no podía resistir el ajetreo del día a día.

Ayer, en la primera sesión sobre césped de la pretemporada, y con Sergio Mora al frente del equipo, la primera plantilla del Hércules completó esa vuelta a casa que ha tardado cuatro años en materializarse. A finales de la temporada 2016/17, el máximo accionista, Enrique Ortiz, decidió que no era necesario seguir pagando el alquiler de 75.000 euros anuales para seguir utilizando las instalaciones de Fontcalent. Desde entonces, no solo por este motivo, la trayectoria del club no ha hecho más que ir a peor.

Sobre Fontcalent pesa el recuerdo de mejores épocas para el Hércules. Años en los que el club, como mínimo, entrenaba allí siendo de Segunda División. Campañas históricas como las de los ascensos a Primera. Un sinfín de recuerdos que llevaban cuatro años en un baúl, encerrados, con un Hércules que no ha sido capaz de recuperar en este tiempo su sitio en la elite del fútbol español. Más bien todo lo contrario.

En la 2016/17, el Hércules terminó su tercera campaña consecutiva en Segunda B en séptima posición. Veía, como mal menor, el descenso del Elche a su misma categoría como la posibilidad de enderezar el rumbo. No fue así. En la 2017/18, el equipo bajó hasta el décimo puesto, otra vez sin «play-off». La situación pareció mejorar en la 2018/19 de la mano de Lluís Planagumà, pero en la final por el ascenso se cruzó la Ponferradina.

El Hércules vuelve a entrenar en Fontcalent cuatro años después

Estos dos últimos cursos, el desastre ha sido mayúsculo. Lo que se atisbaba en la 2019/20 hasta la suspensión de la competición por la pandemia (el equipo iba antepenúltimo, en zona de descenso a Tercera) se cumplió en la 2020/21, con la certificación del descenso a Segunda RFEF, dentro de la reorganización llevada a cabo por la Federación para el fútbol no profesional.

Los malos resultados y los datos sobre las lesiones derivadas del mal estado del terreno de juego en el que los futbolistas del Hércules entrenaban y jugaban hicieron que Carmelo lanzase un órdago al propietario. Ortiz atendió a razones y aceptó el retorno a Fontcalent, una vez han terminado las obras de acondicionamiento del recinto.

Ortiz, presente

Del primer día de trabajo en Fontcalent destacó no solo el mando del preparador físico, Ignacio Gonzalo, sino la presencia del balón en muchos de los ejercicios llevados a cabo por la plantilla herculana, en la que hubo presencia de jóvenes del filial.

A la cita no faltaron los nuevos fichajes ni una de las últimas renovaciones anunciadas por el club, Pedro Sánchez. Muy cerca de la hierba se instalaron también, para seguir este regreso a Fontcalent, tanto Enrique Ortiz como Carmelo del Pozo, que tuvieron algún aparte con futbolistas, entre ellos Abde y Acuña, que sigue su proceso de recuperación.

El Hércules ya ha vuelto a casa para esta 2021/22. Fontcalent es una realidad y será el principal centro de entrenamiento, junto a los dos días que se podrá entrenar en Villafranqueza. El césped del Rico Pérez lo agradecerá. Y los futbolistas, también.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats