Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Hércules pisa Villafranqueza y tensa la relación con el Intercity

Los blanquiazules estrenan el césped natural del municipal Antonio Solana y provocan el primer choque institucional entre ambos clubes

El Hércules regresó por la tarde a Fontcalent para su segunda sesión. | HCF

El Hércules regresó por la tarde a Fontcalent para su segunda sesión. | HCF

El cabreo de algunos representantes del Intercity, que a mediodía era incontenible, fue aplacándose con el paso de las horas. ¿El motivo? El estreno, ayer a primera hora, del terreno de juego de césped natural de la ciudad deportiva Antonio Solana por parte del Hércules, algo a lo que la concejalía le había dado derecho. El conjunto blanquiazul recibió el pasado viernes el permiso del Ayuntamiento de Alicante para empezar a entrenar en la instalación municipal, que, desde ahora, deberían ser capaces de compartir ambas instituciones.

Sin embargo, la debilidad de la hierba, que no recibe un tratamiento específico para la práctica del fútbol porque se encarga de su mantenimiento la contrata de jardinería y no una firma especializada (mucho más cara), hizo que a algunos miembros del club negro les hirviera la sangre al dar por hecho que, teniendo operativos Fontcalent y el Rico Pérez (ahora en fase de resiembra), el Hércules no se atrevería a ocupar el campo de Villafranqueza salvo en «situaciones de emergencia».

Además, las fuentes consultadas arguyen que el cabreo fue a mayores porque tampoco se avisó al Intercity de la maniobra herculana y, asumen las mismas fuentes, eso es sinónimo de que el cuadro que dirige Carmelo del Pozo en su parcela deportiva era consciente de que no estaba obrando correctamente.

El Intercity quiere jugar sus partidos de Liga en ese campo para poder hacerlo sobre hierba natural, algo que ya logró al final del pasado curso, cuando cambió la superficie sintética del polideportivo de Sant Joan por el césped de Villafranqueza. Este año, el Hércules, tal y como ya hizo el pasado ejercicio (con Fontcalent cerrado) ha vuelto a reclamar al Ayuntamiento la explotación del campo pagando la tasa municipal que fija la ordenanza. La concejalía de Deportes esta vez sí ha aceptado su solicitud y el Hércules, que ahora entrena en doble sesión, aprovecha la diversidad de instalaciones que tiene a su disposición para conservar todo lo posible sus terrenos de juego naturales, algo fundamental para la entidad blanquiazul tras prescindir de la empresa Royalverd, líder en el sector del cuidado de zonas deportivas, para abaratar costes y optimizar el capital disponible para la confección de su primer equipo. En principio, el Hércules tiene intención de ir a Villafranqueza un par de veces por semana (lunes y miércoles, dos horas cada vez), algo que complica mucho la convivencia con el Intercity, que da por hecho que si, además de ellos dos, usa el campo el CFI Alicante (ahora también propiedad del conjunto negro), es imposible que el terreno de juego llegue en buenas condiciones al inicio de Liga, fijado para la primera semana de septiembre.

Llamadas crispadas, desplantes telefónicos y descalificaciones verbales graves se sucedieron cuando llegó a oídos del Intercity que el cuadro de Sergio Mora estaba ejercitándose en la infraestructura municipal antes que nadie, que estaban estrenando el césped, literalmente.

A pesar de que en un primer momento, con las pulsaciones al máximo de aceleración, se barajó la posibilidad de contrarrestar el golpe con medidas agresivas, las aguas revueltas se fueron sosegando hasta el punto de que, a última hora de la tarde, el presidente del Intercity, Salvador Martí, logró apaciguar el temperamento de su entorno y reiteró que su entidad no pedirá jugar nunca en el Rico Pérez aunque se quede también sin Villafranqueza. Los hombres de negro buscan alternativas al Antonio Solana hasta que puedan terminar su estadio propio en Sant Joan. Planean alquilar puntualmente otros recintos de la provincia o, incluso, comprar tepes de hierba natural si localizan un suelo donde poder sembrarlos correctamente.

Pablo Ufano, un delantero sub-23 con ficha del B para el primer equipo 

El Hércules cerró ayer por la tarde un nuevo refuerzo, el undécimo hasta la fecha. Lo hizo con el anuncio de la contratación de Pablo Ufano Sánchez (nacido en Barcelona, el 26 de abril del 2001). El atacante catalán se incorpora de inmediato al club blanquiazul como cuarto delantero, aunque lo hará con licencia del Hércules B. A pesar de ello, trabajará en dinámica de entrenamientos como uno más de la primera plantilla. Ufano ha disputado 24 partidos en la extinta Segunda División B con el AE Prat, equipo al que estaba ligado la temporada pasada. La nueva incorporación blanquiazul ha firmado hasta el 30 de junio de 2022. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats