Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nico, tras los pasos de Abde

La nueva sensación de la cantera blanquiazul ha disputado los tres partidos como titular y ha dejado sin sitio en el once al extremo internacional de Guinea Ecuatorial Rubén Belima - Mora ha mantenido la confianza que le dio en la pretemporada

Nico controla el balón delante de Aketxe con Adrián López al fondo. alex domínguez

Lo primero que hizo al salir del quirófano fue levantar el pulgar. Lo hizo aturdido por el sopor de la anestesia, pero convencido, dispuesto a convertir ese episodio ingrato en el primero de una larga historia de superación con final feliz. Nicolás Espinosa Jiménez nació con el siglo. Su sueño de infancia: ser futbolista en el equipo de su ciudad, al que apenas ha disfrutado un año en Primera División. Formado en la menoscabada cantera blanquiazul, en 2020, siendo uno de los pilares del filial, sufrió una lesión de rodilla grave: rotura del ligamento cruzado anterior. Se paró el mundo por una pandemia, él no.

Los seis meses de rehabilitación le fortalecieron el carácter... y el físico. Antes ya había debutado con el primer equipo. Fue en 2019, con el Atlético Baleares delante. El doctor Pedro Ripoll dirigió su intervención, le dijo que se recuperaría, que en poco tiempo aquello solo sería un vago recuerdo y que triunfaría. En realidad se lo dijo para subirle el ánimo, pero los días, amontonados unos encima de los otros, le han acabado dando la razón al cirujano milagro de la medicina deportiva.

Nico ha sido titular en los tres primero partidos de Liga. Y no ha sido ni por casualidad ni por una coyuntura de vestuario favorable. En verano se ganó el puesto convenciendo con su despliegue sobre el terreno de juego a Sergio Mora. El entrenador madrileño ha encontrado en él las cualidades de atacante de banda que busca para su 4-4-2, tremendamente exigente pulmonar y muscularmente. El canterano blanquiazul ha respondido a las expectativas.

A su versatilidad, puede actuar por ambos flancos con idéntica eficacia, el extremo alicantino suma facilidad para salir airoso del uno contra uno, visión de juego, buena toma de decisiones y capacidad para centrar después del regate. Gracias a esas cualidades fue objeto de penalti el primer día, ante el Recreativo Granada, para que Pedro Sánchez lo aprovechara y le quitara al equipo de encima todo el peso del debut en Liga.

El Villafranqueza, su pugna con Eric Jiménez debió saldarse con el jugador del Intercity en la caseta por no haber podido pararle. Le arrancó una amarilla a Juanma Ortiz y otra a Rofino, la que le mandó a la ducha antes de tiempo. En el último partido, frente al Mar Menor, un centro tenso suyo desde el perfil diestro, con su mejor pierna, la curada, valió para que Páez no acertara a despejar y convirtiera el envío en un tanto en propia puerta. Antes, había disparado a portería provocando la estirada espectacular de Ackermann para evitar su primer tanto como herculano de pleno derecho.

Renovado ya

Todo lo que hace Nico, lo hace con sentido ofensivo. Se mueve con soltura, entiende bien al lateral y, hasta el momento, todas sus acciones suman. Tal vez por eso, y en previsión de lo que pudiera ocurrir en junio, cuando expiraba su anterior contrato, la dirección deportiva haya dado el paso este verano para ampliar su vínculo con el club varias campañas más. La firma de las dos partes, ya plasmada en un documento laboral con su pertinente cláusula de rescisión, garantiza que si sale antes de tiempo porque su eclosión es imparable, dejará en caja una cantidad que ayude al Hércules a salir por su propio pie del sanatorio destartalado en el que habita. El niño Nico se ha hecho futbolista, a ver quién es el valiente que le quita ahora las ganas de triunfar.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats