Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Segunda RFEF | Grupo 5 | Jornada 4

Hércules CF: Error de cálculo desastroso

Una pésima salida de Adrián López para frenar una contra del Alzira acaba con el portero expulsado y con el plan de ataque de Sergio Mora

Los jugadores del Hércules, abatidos, esperan desesperados a que el Alzira celebre el 4-0.

Los jugadores del Hércules, abatidos, esperan desesperados a que el Alzira celebre el 4-0. LOF

Una mala decisión, la peor posible. Tienes un segundo para decidir. Crees que llegas. Lo necesitas. Mides mal, corres, pero cuando alcanzas el balón, el delantero te gana la partida y no te queda otra opción que derribarle. Te caes tú, joven como eres, tratando de encontrar tu sitio, de sumar experiencia, y contigo va detrás todo el equipo... incluido el entrenador, que no da con el modo de revertir un derrumbe colectivo.

Hay partidos a los que llegas convencido y de los que te vas sin querer, sin darte cuenta, sin que alguien acierte a tocar el interruptor que impida un desastre colosal, un desplome súbito. Cuatro jornadas, seis futbolistas expulsados, solo un encuentro cerrado con los once sobre el césped. Así se lo pones fácil al destino, muy amigo de arrear bofetones cuando se le desafía. Te despierta del letargo a golpes y te manda para casa con un carro de goles que pesa infinitamente más que la mala conciencia, que la lava infinita de un volcán en Canarias.

Y todo ocurre del modo más nimio, como un golpe en el meñique cuando te levantas descalzo a media noche para ir al baño. Pierdes un balón estúpido, intrascendente. Kaiser lo recoge, ve correr a un compañero, le envía el balón a la espalda del central porque hay hueco de sobra y al rival, en posición de ataque, no le ha dado tiempo a replegar. Adrián observa atento la acción desde lejos, trata de anticiparse, duda igual que dudó cuando le sirvió en bandeja el tanto a Benja en Villafranqueza, y finalmente echa a correr en busca de la pelota.

EL DATO

>> Seis jugadores expulsados en las primeras cuatro jornadas: 

El Hércules solo ha terminado un partido con sus 11 futbolistas sobre el campo. En las 4 primeras jornadas , el equipo alicantino ha recibido 6 cartulinas rojas. Además, dos de los ayudantes, De la Sagra y Pelegrín, se suman a la lista de descalificados por los colegiados.

En plena estampida se da cuenta de que está más lejos de lo que creía. Chema Moreno le supera al esprint y el portero titular del Hércules, suplente todo el curso pasado, mete la pierna y derriba al rápido futbolista del Alzira. El colegiado no lo duda. Roja directa. Por delante, 75 minutos exactos jugando en inferioridad... otra vez lejos de casa. De nuevo a remar en medio de una tormenta, a pelear en condiciones desiguales, a improvisar un plan que no se parece en nada al que has trabajado durante toda la semana. ¿Qué puede salir mal? Ayer, todo.

Chema trata de ganarle la posición a Pedro Sánchez.

Tras la expulsión del guardameta se produjeron dos fenómenos extraordinarios. El primero, su sustituto, Jesús Fernández, sin idea de salir al campo, sin ni siquiera fantasear con ello, sin calentar, tiene que volar en frío para evitar el 1-0 en un libre directo de Estacio, encargado de sacar la falta. Poco después, el portero madrileño, pone una mano dura abajo para atajar un derechazo de Belizón.

Raúl González pierde el equilibrio.

El Hércules, que hasta que se quedó sin cancerbero no había enlazado tres pases, se empezó a adueñar del juego. Con diez empujaba más que con once, en buena medida, porque el Alzira se lo permitía. A pesar de su superioridad numérica, como tantos otros equipos en dinámica discutible, prefirió no arriesgar, ir a lo seguro, desgastar al rival. La primera parte se cerró con dos disparos a puerta del equipo alicantino, ninguno entre los tres palos.

LO MEJOR

>> La reacción inmediata tras la expulsión de Adrián López: 

El Hércules aguantó hasta el final de la primera parte con el control posicional del partido. La presión se mantuvo hasta el descanso, pero, tras la reanudación, se desmoronó y permitió demasiados espacios libres.

LO PEOR

>> La recomposición del equipo en la segunda parte

Sergio Mora pasó del 4-4-2 inicial, a un 4-4-1 obligado por la expulsión. Sin embargo, fue el paso a 4-3-2 con un trivote defensivo, lo que dejó al Hércules sin presencia y a merced de su adversario.

Es tan sencillo acostumbrarse al disfrute gozoso de la épica que se llega a olvidar que lo habitual no es el final feliz. Mora pasó del 4-4-2 inicial a un 4-4-1 obligado por las circunstancias. Quiso seguir jugando a lo mismo, a ganar la partida por ocupación de espacios, no por circulación ni por velocidad. Pero Chuli no es Nico y Pedro Sánchez, tampoco. Lejos de la portería, el atacante de Aspe suma poco.

Empezaron a fallar las fuerzas, todos los recorridos de los de arriba eran siempre demasiado largos, adelante y atrás. Sergio Mora detectó el problema, pero esta vez falló la solución. Pasó a un 4-3-2 con tres pivotes defensivos para sostener el centro del campo y, curiosamente, perdió por completo el dominio posicional... y el del cuero.

Sin equilibrio, sin salida de balón, con Raúl González extenuado, con Chuli desasistido y sin posibilidad de asociación, con la pelota yendo de allá para acá sin criterio, consumiendo energía, el Hércules inició un proceso de desintegración que terminó en desastre. Primero fue un centro lateral muy mal defendido el que favoreció el disparo raso de Sesé (19 años) que tocó sin tensión Jesús Fernández. El 1-0 provocó un temblor inexorable. Al poco, Germán Sáenz, que había entrado en el 45, se coló en el área sin oposición, rodeado de rivales que únicamente le miraban, cazó la pelota y firmó el 2-0 por el palo del portero.

El desgaste físico condena a los alicantinos en la segunda mitad, que terminan con nueve sobre el campo

decoration

El 3-0 fue un disparo raso de Belizón que entró limpio en la portería, y el cuarto, el que cerró la goleada, se lo anotó de nuevo Sáenz, con el Hércules a merced de si rival, gracias a un chut lejano al que tampoco llegaron las manos de Jesús Fernández.

Por más que lo repitan los adictos a las citas recurrentes, si tu juego se apoya en un sistema de control de espacios, de presión compacta, de más intensidad física que elaboración futbolística, jugar con uno menos es una desgracia por más que en algún instante, como las enfermedades terminales, parezca que el paciente repunta. Cuando Aketxe se autoexpulsó por simple impotencia, ya estaba sellado el primer tropiezo, y no uno cualquiera, un batacazo. Ojalá su efecto se enfríe antes que la lava.

LA FICHA

ALZIRA: Pawel; Estacio, Kaiser, Soler, Juanma (Abel, 46’); Sesé (Zarzo, 70’), Selfa (Lado, 18’), Marenyà, Belizón (Cortijo, 82’); Chema y Nierga (Germán, 46’).

HÉRCULES: Adrián López; Raúl Ruiz, Diego Jiménez, Sergi Molina, Álex Martínez; Pedro Sánchez (César Moreno, 55’), Bicoro, Toscano, Elliot (Jesús Fernández, 19’); Raúl González (Belima, 71’) y Chuli (Aketxe, 71’).

GOLES: 1-0, Min. 53: Sesé; 2-0, Min. 70: Germán Sáenz; 3-0, Min. 77: Belizón; 4-0, Min. 81: Germán Sáenz.

ÁRBITRO: Gerard Brull Acerete.

T. Amarillas: a los locales Juanma (32’) y Toni Correas (utillero); y al visitante Chuli (51’).

T. Rojas: al portero del Hércules Adrián López (15’) y al delantero Aketxe por doble amarilla consecutiva en el minuto 82. También expulsó al entrenador ayudante del banquillo visitante Sergio Pelegrín.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la cuarta jornada en el grupo 5 de Segunda RFEF disputado en el estadio Luis Suñer Picó con cerca de 1.500 espectadores en la grada. Se guardó un minuto de silencio por el socio alcireño José Belda con más de 300 herculanos en la grada.

Mazazo en la grada

Los 300 desplazados al Suñer Picó desde Alicante se marcharon cabizbajos

La marea blanquiazul, como de costumbre, se quedó helada muy rápido. La expulsión de Adrián López a los 15 minutos fue muy mal presagio. Los más de 300 aficionados que viajaron al partido desde Alicante abandonaron el campo del Alzira, en un buen número nada más producirse el 4-0, cabizbajos, reviviendo una pesadilla muy recurrente.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats