Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Toscano dispara la alarma

La inflamación no remite y el proyecto carece de un perfil similar en la plantilla

El árbitro reclama asistencia médica mientras Raúl González se interesa por el estado de Toscano, tendido sobre la hierba dolorido. | ALEX DOMÍNGUEZ

La desgastada línea que separa la épica del desastre es tan pequeña que cualquiera la cruza sin darse cuenta. El Hércules que movilizó a más de 300 personas en la cuarta jornada, con el liderato en juego en Alzira, ve ahora como todo ese aliento se desmorona, como el aire fresco se va envenenando con el paso de los días, como se le amontonan las desgracias. El pasado sábado perdió a dos futbolistas de golpe. Dos de sus mejores hombres, los más clarividentes en ataque en ausencia de Pedro Sánchez, al que todavía Sergio Mora no le ha encontrado un lugar productivo en su sistema.

Sandro Toscano, a los dos minutos, en una pugna aparentemente intrascendente, clavó los tacos, giró la rodilla derecha y se fue al suelo. Tardó ocho minutos en abandonar el partido, los que empleó en probarse, en tratar de calentar la zona dolorida. Resultó imposible. Terminó tumbándose sobre la hierba. La rótula no aguantaba su peso.

El mediocentro está pendiente de un examen radiológico que determine el alcance de la avería, pero la evolución del dolor, la inflamación persistente y las malas sensaciones que transmite el jugador han disparado todas las alarmas deportivas dentro del club. Cunde el pesimismo. Hasta que la hinchazón no cese y se vacíe de líquido la rótula, no puede obtenerse un diagnóstico fiable. El vestuario aguanta la respiración. El jugador transalpino, que ayer disfrutó de jornada de descanso junto al resto del equipo, no tiene recambio.

Su perfil, el de mediocentro creativo, el de quien goza de la clarividencia para encontrar pasillos en un planteamiento posicional muy denso, el de quien arma los ataques y limpia la salida de la pelota, ese no lo posee nadie, solo él. El límite salarial establecido por la propiedad obligó a encajar un puzle de nóminas con muchos contrapesos. La de Sandro Toscano sí es una de las fichas más altas, por eso es clave que todo quede en un mal susto y pueda seguir aportando su calidad al proyecto. De no ser así, el horizonte se ensombrecería otra vez. El año pasado los jugadores caían en el campo de entrenamiento, y ahora, que se ha logrado solucionar ese problema, «mueren» en el terreno de juego.

Con Bikoro convocado con Guinea Ecuatorial, el preparador madrileño tendrá que improvisar un centro del campo entre César Moreno, Mario Ortiz y David Sánchez, pero ninguno tiene la capacidad de improvisación del italiano.

El otro jugador que estaba marcando diferencias, el canterano Nico Espinosa, ausente en Alzira por molestias musculares, regresó al equipo y se quedó fuera de combate tras la primera carrera importante, a los 10 minutos. Sintió un pinchazo en la parte posterior del muslo, síntoma inequívoco de rotura fibrilar. Dependiendo de la longitud de la misma, sumará más o menos días de rehabilitación. En el mejor de los supuestos, el atacante, de los pocos con capacidad para superar líneas, permanecería de baja no menos de dos semanas. Nico se pierde seguro las dos citas de esta semana.

Precaución con la vuelta de Acuña, que todavía será gradual

No todo fue negativo el pasado sábado en el Rico Pérez. La reaparición de Javier Acuña casi ocho meses después de salir en camilla del Mini Estadi de Villarreal generó gran satisfacción en el vestuario. El delantero paraguayo no se resintió, estuvo cómodo, chocó, corrió, saltó, golpeó a la pelota y esprintó sin sentir molestias. Apenas disputó media hora, y casi por obligación, pero solo es el principio de su reingreso a la rutina de competición. Los dos próximos compromisos del Hércules, sobre moqueta sintética de pésima calidad, obliga a replantear cuánto de precavido se debe ser con él todavía.

Dos de los fisioterapeutas del Hércules ayudan a Nico a salir del campo, el pasado sábado. | ALEX DOMÍNGUEZ

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats