Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos Borjas para un ascenso

David Sánchez se desvincula oficialmente del club blanquiazul para no quedarse sin poder jugar seis meses

Borja Díaz, en un partido de esta temporada. MANU REINO / LA TRIBUNA DE TALAVERA

No va más. Si no se produce un accidente o un imprevisto grave antes del 31 de enero, el Hércules da por cerrado el bloque que tiene que pelear por el regreso a la tercera categoría del fútbol nacional. Con la incorporación ayer del mediocentro ofensivo se completa el único perfil que aún le faltaba por cubrir a Sergio Mora tras la baja forzosa de Sandro Toscano. Dos Borjas, Díaz y Galán, y un solo objetivo: salir de las sombras pegajosas de la Segunda RFEF.

Ambos han firmado hasta el 30 de junio y el club se ha reservado la opción de ampliar el vínculo una campaña más si lo estima oportuno. El primero ya ha debutado. El segundo, si el técnico lo ve posible, lo hará este mismo domingo, en el derbi frente al Intercity. Todo dependerá de si Bikoro avanza esta noche (20 horas) a los cuartos de final de la Copa de África con Guinea Ecuatorial.

Para poder inscribirlos, el Hércules ha dejado sin ficha a Rubén Belima y David Sánchez. El madrileño alcanzó ayer un acuerdo para rescindir de manera amistosa. Gracias a ello, podrá fichar por cualquier club antes o después del cierre del mercado invernal. El guineano, con su selección, aún no se ha desvinculado laboralmente. Si no lo hace antes de que expire el mes, se quedará varado sin poder jugar hasta julio el curso que viene.

Las condiciones fijadas por la dirección deportiva (y los técnicos) para concretar los refuerzos de la segunda vuelta eran innegociables: debía tratarse de futbolistas con tensión competitiva, ritmo de juego en las piernas y provenientes de superior categoría para mejorar lo que ya se tenía.

Borja Díaz, en un partido de esta temporada. | MANU REINO / LA TRIBUNA DE TALAVERA

Galán disputó 10 encuentros con el UD Logroñés y Díaz 18 con el Talavera. Todos en Primera RFEF y, en el caso del mediocentro, diez de ellos como titular. Carmelo del Pozo ha demorado unos días la rúbrica del acuerdo con su primera opción para que este cumpliera en el club toledano el partido de sanción que le correspondía por acumulación de amarillas. De no haberlo hecho así, el canalizador del juego de ataque madrileño no podría haber entrado en la convocatoria para el enfrentamiento con el Intercity. Borja Díaz ha desarrollado toda su carrera en la tercerá categoría (Segunda B y 1ªRFEF), donde ha jugado 300 partidos entre Liga, Copa y promociones de ascenso.

Formado en Fuenlabrada, debutó con el conjunto madrileño como profesional y ha pasado por el Arenas de Getxo, el Recreativo, el «Sanse», el Rayo Majadahonda y el Melilla, desde donde dio el salto al equipo talaverano. Los Borjas suplen –o con esa intención se les contrata– los perfiles vacíos de Abde y del pivote transalpino. Con Galán se gana desborde, versatilidad y poder asociativo partiendo desde la banda izquierda (preferentemente), y con Díaz un canalizador del ataque, una llegada más limpia del balón a tres cuartos y una buena baza de disparo a puerta en segunda línea. Tienen experiencia, ambos han hecho fuerza en sus clubes de origen para firmar con el Hércules pese a bajar un peldaño su caché y los dos tienen muy claro que se les ficha para ayudar a ascender.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats