Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Segunda RFEF

Bikoro no irá convocado a los dos próximos amistosos de su selección

Los cuatro partidos de suspensión que debe cumplir aún el internacional no modifican el acuerdo alcanzado entre el Hércules y la Federación Ecuatoguineana para que no viaje

Federico Bikoro, a la izquierda, se abraza con sus compañeros después de clasificarse para los cuartos de final de la Copa de África el pasado mes de enero con su selección.

Bikoro se queda. El internacional ecuatoguineano seguirá en Alicante, trabajando a las órdenes de Sergio Mora, el tiempo que dure su sanción. La Federación de Fútbol de su país (FEGUIFUT) respetará el acuerdo alcanzado con la entidad blanquiazul antes de conocerse los cinco partidos de suspensión que debía cumplir el mediocentro tras su expulsión en Buñol y todo lo que sucedió justo después.

El futbolista africano, un fijo en las convocatorias de la selección desde hace un año, no acudirá a los dos encuentros amistosos que el combinado de Juan Micha tiene programados en Portugal, entre el 21 y el 28 de marzo, frente a Guinea Basau y Angola, coincidiendo con la ventana FIFA abierta para resolver la clasificación para el Mundial de Catar.

Guinea Ecuatorial, cuarto finalista en la Copa África de naciones, se quedó fuera de esa carrera, de ahí que se hayan fijado esas dos citas preparatorias, tal y como hará España, que ya dispone de su sitio en la cita catarí.

El mediocentro tiene abierto y pendiente de resolución el expediente disciplinario tras su expulsión en Buñol

decoration

El Hércules ha conseguido algo que, de momento, otros clubes como el Real Murcia no han logrado. Ha convencido a los técnicos guineanos para que prescindan de uno de sus pilares en favor del club que paga su nómina en un momento de la competición trascendente. Si las conversaciones abiertas por Pablo Ganet no prosperan, los granas, metidos de lleno en la pelea por la primera plaza del grupo 5 de Segunda RFEF, se quedarán sin una pieza básica en su centro del campo, como mínimo, en el partido contra el ahora líder, La Nucía, previsto para el día 27.

El Hércules prefiere que su pivote no compita, que entrene con el equipo mientras siga sancionado antes que arriesgarse a que sufra una lesión durante la semana de los dos amistosos que agrave la ya de por sí mala coyuntura en la que Bikoro ha dejado al conjunto alicantino con su comportamiento en Buñol.

El club prefiere que Bikoro no compita a que corra el riesgo de sufrir una lesión en alguno de los encuentros de Guinea Ecuatorial en Portugal

decoration

La FEGUIFUT se saltó el Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores de la FIFA cuando, tras caer eliminada en la Copa de África, Guinea retrasó la vuelta del futbolista blanquiazul hasta una semana para poder festejar lo que el país consideró un hito histórico. Aquel agasajo colectivo, aquellos fastos con recibimiento presidencial y concesión de órdenes de mérito para «los héroes», se prolongó más de lo que dicta la normativa y el Hércules se quedó sin Bikoro en el desplazamiento a San Javier para medirse con el Mar Menor.


ENFERMERÍA

Pedro Sánchez aún no planta el pie en el césped 

► El atacante atacante de Aspe sigue sin poder ejercitarse sobre la hierba de Fontcalent. Ayer continuó con su trabajo específico en el gimnasio esperando que remita la inflamación y el edema óseo que le provocó una dura entrada durante el partido contra el Pulpileño el pasado 27 de febrero. Según Sergio Mora, es muy probable que el segundo capitán siga dos semanas más de baja.

Club y Federación lograron un entendimiento tras este desencuentro, susceptible de ser denunciado, y acordaron no hacer viajar a Bikoro en las dos fechas FIFA de finales de mes. Entonces se pensaba que el concurso del pivote sería básico en el tramo final de la Liga. Después, tras confirmarse que no jugará 5 de los últimos diez encuentros de Liga, las dos partes han respetado el pacto. Del mal, el menos... para el Hércules, que es quien asume la nómina del internacional.

El expediente disciplinario abierto al mediocentro blanquiazul sigue su curso pendiente de resolución. El jugador, como ya advirtió Mora el pasado viernes, ha pedido perdón en el vestuario, pero eso no le exime de pagar la multa prevista por el reglamento de régimen interno que le condenará a abonar un monto por lo que se considera una falta grave (insultar y amenazar con violencia a un árbitro en un partido lo es) y, también, a correr con la sanción económica que impone el Juez Único de Competición ligada a la suspensión de cinco jornadas, que recae sobre el club solo cuando la tarjeta roja es fruto del juego y no del arrebato violento de su futbolista.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats