Al igual que ha ocurrido en la designación de la sede para la disputa del ascenso a LaLiga SmartBank, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) apoyará que el equipo con más masa social de todos los de la provincia que concurren al «play-off» pueda disputar en su estadio la promoción. Ocurrió el curso pasado con el Badajoz (Nuevo Vivero), ha sucedido este con el Deportivo de la Coruña (Riazor) y se repetirá en unos días con el Rico Pérez cuando el ente presidido por Luis Rubiales haga público los horarios de las distintas eliminatorias, algo que sucederá en breve.

El Hércules solo debe demostrar que, por necesidades reales de aforo, su terreno de juego es el único de los cinco elegidos por la Diputación con capacidad suficiente para albergar, como mínimo, a sus socios con carné, que este curso rozan los 6.000. Para ello formalizará una petición de localidades a la RFEF cercana a las 10.000

El reglamento federativo dice textualmente que los estadios «serán asignados según necesidades de aforo de cada uno de los clubes, adjudicando los estadios de mayor capacidad a aquellos encuentros que manifiesten unas mayores necesidades de aforo. A los efectos de necesidades de aforo de cada partido, se tendrá en cuenta el sumatorio de las entradas que hayan solicitado cada uno de los dos contendientes de cada una de las cuatro semifinales previstas».

Conjura del Hércules para afrontar el playoff de ascenso

Conjura del Hércules para afrontar el playoff de ascenso Alex Domínguez

Esto significa que son los clubes quienes deben calcular cuántos pases precisan con exactitud para cada partido (si venden o reparten todas con suficiente antelación pueden solicitar más) y que, por tanto, son ellos los que avalan el importe íntegro. Además, la RFEF deja muy claro en su reglamento que «no se admitirá devolución de entradas una vez solicitadas».

En el supuesto de que el importe por butaca fuera de 10 euros, el Hércules tendría abonar 100.000 a la Federación, que luego le devolvería al club el 33% de lo recaudado. Los otros dos tercios se los reparten entre el rival de los blanquiazules y el ente que comanda Rubiales. El precio de los asientos para la promoción de ascenso y la de permanencia (que también se juega en Alicante) se fija desde Madrid. La banca nunca pierde.

La intención de la propiedad es «propiciar la mayor afluencia posible de herculanos al estadio blanquiazul» premiando en primer lugar la fidelidad de los socios, aunque todavía no se ha concretado el modo exacto de hacerlo. Parece descartado que el dueño del Hércules vaya a regalar los pases, pero gana enteros que realice una contribución «significativa» que sirva para rebajar «considerablemente» el importe final de las entradas».

Las probabilidades de que el conjunto de Sergio Mora termine disputando la promoción fuera del Rico Pérez (con más de 20.000 asientos hábiles) son remotas, pero nada se garantizará al 100% hasta que no se haga oficial a través de una circular firmada por el secretario general de la RFEF, Andreu Camps.