Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primera RFEF

El Intercity anuncia proyecto «ambicioso» sin incluir al artífice de los dos ascensos

►El club busca un acuerdo amistoso de rescisión de contrato con Quique Hernández ►El técnico Gustavo Siviero tampoco aparece en el plan de futuro

Quique Hernández observa su teléfono sentado en la grada del Olímpic Camilo Cano. Jose Navarro

El Intercituy avanza en su camino hacia el fútbol profesional. Ayer, la entidad negra anunció su intención de armar «un proyecto ambicioso» en Primera RFEF que no incluía al artífice de los dos últimos ascensos del equipo ni a su entrenador, Gustavo Siviero. La SAD que preside Salvador Martí negocia estos días la salida amistosa de Quique Hérnandez, con contrato en vigor.

El director deportivo está en conversaciones con sus todavía jefes para encontrar el mejor modo de abandonar el cargo, algo que, de momento, no se ha resuelto a pesar de que las intenciones de las dos partes no ofrecen dudas y ambos lados de la mesa tienen asumido que sus caminos profesionales se deben bifurcar, por las buenas o por las malas, aunque todos prefieran la primera vía.

En paralelo a las conversaciones para desligar a Quique Hernández del día a día del equipo, se hizo público un comunicado en el que los máximos dirigentes del grupo deportivo alicantino reiteraban su intención de crear un proyecto «ambicioso» en la antesala del fútbol profesional para lograr su quinto ascenso desde la fundación en 2017.

«Las ambiciones de este club son siempre las mismas, desde la humildad y el respeto a nuestros rivales. Queremos hacer una plantilla competitiva para lograr el ascenso, estemos en la categoría que estemos. Este año lo hemos conseguido y el objetivo la próxima temporada será el mismo. Tenemos claro dónde queremos estar y vamos a planificar el escenario para conseguirlo», sostiene el presidente del Intercity.

Esta declaración de intenciones choca frontalmente con lo expresado abiertamente por Quique Hernández, que en sus intervenciones públicas ha cuestionado que se pueda aspirar verdaderamente a subir a Segunda División con las carencias que, a juicio del todavía director deportivo, pesan en contra de la consecución de un objetivo tan exigente. Las dificultades que tiene la primera plantilla para entrenar, las que arrastra su fútbol formativo, la falta de una infraestructura deportiva propia que soporte el desarrollo de las diferentes categorías, el nulo recorrido en el fútbol profesional, las limitaciones objetivas del campo de Villafranqueza... todos esos son factores que, a juicio del artífice de los dos últimos ascensos del Intercity invitan a, cuando menos, ser cautos y proponerse metas menos fantasiosas.

La línea del comunicado del conjunto negro transita por un camino francamente distinto. De hecho, su CEO, Toni Gallego, cree que los logros deportivos caminan en paralelo «al crecimiento estructural y en infraestructuras». El impulso del Intercity se basa «en un modelo de gestión no tradicional, como demuestra que es el primer club de fútbol español en salir a bolsa en España». Según el directivo, «la solidez» de su proyecto, a medio y largo plazo, «está avalada por el crecimiento de sus inversores, el respaldo de grandes inversores de referencia y su mecanismo de inversión basado en ampliaciones de capital». El anhelo fundacional, que todavía está en proyecto, es «la construcción de una ciudad deportiva con varios campus diversificados, unas instalaciones que puedan albergar no solo a su primer equipo, sino a todo su fútbol formativo y a negocios paralelos como centros médicos y resorts», defiende Gallego. El Intercity tampoco hace mención a Siviero en sus planes de futuro. El técnico argentino llegó de la mano de Quique Hernández y es probable que siga su misma dirección, la de salida.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats