Segunda RFEF

El Hércules vuelve al corazón de Alicante

La plantilla dedica un villancico a la ciudad acompañando al coro Voces Blancas del colegio Jesuitas y recibe el calor y el apoyo de la hinchada en plena calle

La plantilla del Hércules canta el villancico de la entidad acompañado del coro infantil del Colegio Inmaculada Jesuitas

Héctor Fuentes

Pedro Rojas

Pedro Rojas

Tomar la calle. Hacerlo por una causa noble, feliz, ocupando un espacio que, por primera vez en años, sirve para dar calor a la plantilla, para presumir de bloque, de unidad, del sentimiento identitario que atraviesa esta sociedad de arriba a abajo, de izquierda a derecha. En mitad de la plaza de la Constitución. Subidos en un pedestal, prestándole la garganta al coro Voces Blancas, cantándole a la Navidad, a la que ojalá, como pidieron todos los presentes, sea «la última» del club en la cuarta categoría del balompié nacional.

Bajo la dirección musical de Óscar Ayelo, las niñas y niños del Colegio Inmaculada Jesuitas, tutelados por la responsable de la agrupación coral, Nerea Cerezo, cantaron –junto a jugadores, técnicos y directivos del Hércules– el villancico «Llega la Navidad». Dos veces se escuchó, por aclamación popular, la adaptación de la composición creada por el mítico payaso Miliki, que fue readaptada para adecuarla al sentir de la capital y de su club de fútbol.

Los jugadores del Hércules se hacen fotos con los aficionados al final del acto navideño, tras cantar el villancico.

Los jugadores del Hércules se hacen fotos con los aficionados al final del acto navideño, tras cantar el villancico. / Héctor Fuentes

Después de semanas de ensayos aprovechando las jornadas de descanso, ayer se grabó el vídeo de este villancico con cerca de medio millar de alicantinos presentes, entre ellos su alcalde, Luis Barcala, respaldado por un nutrido grupo de representantes de su corporación. 

«Ojalá este sea el año. Esta afición, que ha sufrido mucho por su club, se merece disfrutar como lo está haciendo ahora. Ha sido un acto precioso, entrañable y no se me ocurre como conseguir que fuera más alicantino», explicó el primer edil tras ser parte de las voces que acompañaron al coro infantil de Jesuitas en su segunda interpretación de la partitura del padre de Emilio Aragón.

Míchel Herrero, como referente; Nico Espinosa y Carlos Mangada, como alicantinos; y Marcos Mendes como estandarte, se dirigieron a los presentes para felicitarles las Fiestas y prometer un ascenso, «que es lo que más deseamos todos los que estamos aquí». El «¡Macho Hércules!» que gritó la máxima autoridad municipal, respondido al unísono por toda la plaza, coronó una iniciativa que vuelve a situar al Hércules en el centro urbano de forma amable merced al desempeño deportivo del equipo, segundo tras su sexta victoria en el Rico Pérez en siete partidos. Si la iniciativa se repite, será una buena señal, seguramente, la mejor posible.

[object Object][object Object]

Llega la Navidad con sabor de mazapán, de turrón de mieles y de pan.

Vamos a celebrar la familia en el hogar nuestra Nochebuena una vez más.

Con nueces, peladillas y un poquito de champán, cantando una canción que diga con mucha humildad:

Que todos estos niños piden a la humanidad que reine la paz.

Que todo nuestro equipo pide a la humanidad que reine la paz.

Que los alicantinos piden a la humanidad que reine la paz.

Que nuestros herculanos desean con libertad que reine la paz.