Hércules 0-1 Formentera

El Hércules sigue en Lleida y pierde en el Rico Pérez con el Formentera

Otra acción a balón parado condena al campeón de invierno, derrotado en los dos partidos posteriores a su asalto al liderato en el Camp d’Esports

La expulsión absurda de Marcos Mendes, con dos amarillas en 8 minutos, y la ineficacia ofensiva arruinan la propuesta táctica de Torrecilla

Pedro Rojas

Pedro Rojas

La vida cambia en un abrir y cerrar de ojos. Da igual si lo sabes, si lo has sufrido ya, si te lo han advertido o si te lo esperas. En un parpadeo, lo que parecía un día luminoso, amable, suave como el sol de invierno, se convierte en una pesadilla, en una bola de sebo que cuesta tragar, en una cuchillada trapera antes de que el arroz repique en la paellera. Hay equipos para los que enero siempre está en cuesta, da igual cómo lleguen a él.

El Hércules es uno de ellos. Lo estrenó como campeón invernal, asaltando el liderato en el escenario más difícil, en el estadio más inexpugnable del grupo, traspasando por unas horas su malditismo crónico. Pero las manías, los vicios y los estigmas no se curan en un solo día, se pegan a uno como los chicles al pelo. Sacudirse el peso del fracaso cuesta una barbaridad y, por lo que ya sabemos, en enero todavía más. Perra vida... blanquiazul.

Rubén Torrecilla llama la atención de sus futbolistas durante el Hércules - Formentera jugado en Alicante.

Rubén Torrecilla llama la atención de sus futbolistas durante el Hércules - Formentera jugado en Alicante. / Jos e Navarro

Primera vez que los alicantinos encadenan dos derrotas, primera vez que pierden en casa este curso y primera vez que se marchan de su campo sin hacer un gol, sin ver puerta. Nada de eso había ocurrido hasta ahora, pero los desastres no piden permiso ni anuncian su llegada, se presentan y listo. Y si no les cierras la puerta en la cara, te acaban descosiendo.

Dos partidos sin puntuar en menos de 15 días contra dos proyectos que pelean por no bajar es una señal inequívoca de que lo que antes se hacía bien ahora falla. El compromiso se mantiene. No es falta de ganas. Tampoco capacidad futbolística. Ahora ni siquiera puede achacarse a un fondo de armario pobre en recursos atacantes. Lo que ha cambiado es la contundencia en las dos áreas, nada más... y nada menos. 

Déficit de atención

Te despistas en una marca y un señor que apenas ha participado en el juego, Caturla, salta en el minuto 95, vuela por encima de todas las cabezas y firma un testarazo limpio, impecable, soberbio, que se cuela por la escuadra describiendo una parábola perfecta, alejándose del portero, que se estira todo lo que puede y aun así se queda a un año luz del balón que te mata, el que te roba los puntos, el que transforma un mal menor, el empate, en una faena mayúscula.

Así es el fútbol de caprichoso, de mezquino, de chaquetero, tanto como el destino, de ahí la importancia de saber aprovechar el chance que te da, la ola buena. El Hércules de Torrecilla ha virado contra corriente y eso es un problema. Sin Artiles en el campo, con César Moreno en el Mestalla y con Colomina multiplicado para cubrir a Miguel Marí, nadie roba balones en el centro del campo y eso complica la acción ofensiva, la ganancia de superioridad, y convierte a los blanquiazules en un equipo en el que solo Samu Vázquez es capaz de romper líneas por sí mismo con el riesgo que eso supone para el control de contras.

Los jugadores del Formentera celebran el tanto de Caturla que le da la victoria frente al Hércules en Alicante.

Los jugadores del Formentera celebran el tanto de Caturla que le da la victoria frente al Hércules en Alicante. / Jose Navarro

Un disparo a los tres minutos fue la ocasión más clara de los alicantinos en todo el encuentro, un derechazo de Marí después de una acción perfectamente elaborada entre Colomina y Ketu que acaba en las botas del lateral diestro, que gana el área con su desborde y asiste al mediocentro, titular por primera vez. Bien pertrechado, cómodo, su golpeo con el empeine se marcha alto por muy poco.

Blandos... delante

Eso fue todo. Después, los fueras de juego en los que incurría Coscia y sus dificultades para controlar balones de espaldas convirtieron la ofensiva blanquiazul en un ir y venir de jugadas deshilachadas, intermitentes, sin posiciones de tiro claras, sin opciones de remate, evidenciando una incapacidad para convertir la posesión en profundidad. El Formentera fue reculando en la segunda parte a medida que le fallaron las fuerzas.

Maikel Romero movió ficha antes para sostener a sus hombres, para aliviarles la paliza de defenderse, de no pisar el campo contrario de manera estable. Torrecilla, que introdujo cuatro cambios en el once que cayó frente al Espanyol, prefirió esperar... 

Marcos Mendes reprocha a Guzmán su exagerción en la jugada que acabo con la expulsión del delantero.

Marcos Mendes reprocha a Guzmán su exagerción en la jugada que acabo con la expulsión del delantero. / Jose Navarro

Cuando finalmente lo hizo, sin saberlo, abrió la puerta a la desdicha. Dio entrada, en una sustitución triple, a Marcos Mendes por el argentino. Pisó el césped pasado de revoluciones, como queriendo demostrar su valor, cuestionando su suplencia. Al poco, en un saque de banda, le dio un manotazo a su defensor y vio la primera amarilla, pero eso no le frenó. 

El empuje del bisauguineano sirvió para acorralar al Formentera, para iniciar un asedio al marco de Guzmán. Pero el duelo entre el delantero y el guardameta lo ganó el arquero, que aprovechó el ímpetu con el que peleaba cada lance el africano para convertir una parada en dos tiempos en un falso balón dividido. Mendes no se acordó de su amonestación de hacía ocho minutos y se extralimitó, desafió a la mala suerte y lo pagó caro, el equipo más que él, porque con su expulsión se acabó el orden e imperó el caos, que siempre favorece a quien menos tiene que perder. 

[object Object][object Object]

► Carlos Abad, Samu Vázquez (Alvarito, 77’), Juanma García, Josema Gómez, Candelas, Carlos Mangada (Artiles, 64’), Miguel Marí, Roger Colomina, Ritchie (Javi Moreno, 64’), Coscia (Marcos Mendes, 64’) y Ketu (Nico Espinosa, 77’). 

[object Object]

► Johan Guzmán, De la Mata, Antonio (Javier Rosa, 83’), Joan Marí, Kike, Jaime, Gorka Marcos (Chus Ruiz, 72’), Bertino (Alberto Górriz, 55’) y Montalván (Josiño Filgueira, 55’). 

GOLES: 0-1, Min. 95: Caturla. 

ÁRBITRO: Xavier Alins Rodríguez (Terrassa). T. Amarillas: a Juanmi García, Samu Vázquez y Josema Gómez , del Hércules, y a Caturla, De la Mata, Ferreres y Alberto Górriz, del Formentera. T. Rojas: Expulsó por doble amonestación al local Mendes (76’) en el y al visitante De la Mata (85’). 

ESTADIO: José Rico Pérez de Alicante. 7.535 espectadores. Partido de la jornada 19 en el grupo 3 de Segunda RFEF. Se homenajeó a la Policía Nacional antes del pitido inicial en el 200º aniversario de su fundación.