Hércules 5-1 Peña Deportiva

Torrecilla: «Nadie creía en nosotros hace un mes y medio... y mira»

El técnico del Hércules es claro tras el espectacular ambiente registrado en el estadio: «Solo en clubes de alto nivel, con historia, puede vivirse algo así» 

Rubén Torrecilla bebe agua antes del arranque del Hércules - Peña Deportiva, en Alicante.

Rubén Torrecilla bebe agua antes del arranque del Hércules - Peña Deportiva, en Alicante. / Pilar Cortés

Pedro Rojas

Pedro Rojas

«Únicamente en los clubes de alto nivel, con tanta historia, se puede vivir algo semejante». Lo dijo Rubén Torrecilla justo después de volver a golear a la Peña Deportiva, pero esta vez con cerca de 18.000 espectadores en la grada. La victoria permite a los alicantinos seguir dependiendo de sí mismos a falta de dos jornadas para el final.

«Estoy contento por los chavales. En los momentos malos fuimos un equipo y ahora, en los buenos, seguimos siéndolo. Esa ha sido la clave. No hemos bajado los brazos y los goles que ahora sí nos han entrado nos han dado el empuje que nos hacía falta», sostiene el preparador.

«Las emociones hay que saberlas gestionar siempre, a lo largo de toda la temporada, cada vez por un motivo diferente. Cada momento de la temporada requiere un trabajo emocional y psicológico específico, y ahora eso es lo más importante, más si cabe que lo táctico, porque eso ya está bien implantado en el equipo», indica el técnico del Hércules.

«Vine a este club para vivir días como este. Hemos resucitado el Rico Pérez, hemos devuelto la ilusión a la hinchada, a los que sienten este club, a los niños y a las niñas, que empiezan a saber que significa ser blanquiazul», esgrime orgulloso el extremeño.

La meta no cambia, pero Torrecilla no hace números: «Mi única cuenta es ganar los dos partidos que quedan y hacerlo con nuestra idea de juego, con la misma que hemos desarrollado desde el inicio de la temporada».

«Ahora el trabajo más importante que me toca hacer es emocional y psicológico porque la táctica ya la tenemos afianzada»

«No miro al futuro. Nadie aquí creía en nosotros hace no mucho, muy pocos lo hacían. Nadie me creía cuando dije que, a pesar del bache, había opciones de ser primeros porque las ligas de tres puntos lo favorecen. Ahora estamos donde queríamos y habrá que pelear hasta el final, pero si puedo subir la semana que viene, mejor que a la otra», admitió.

«Agradezco a la afición este recibimiento, este día entero. Estas demostraciones de apoyo, de cariño de la gente, ayudan a aligerar las piernas en un momento duro de la temporada en el que todos estamos fatigados, a enchufar al equipo, a conectarle al partido. En momentos así, sobran las charlas motivacionales», reconoce el entrenador, para quien lo único que ha cambiado en su equipo «es que ahora entran los goles y antes, aunque hacíamos ocasiones, no. El acierto es la clave». 

«Todos en este vestuario se dejan la vida por el club, los que juegan y los que no, incluso cuando les obligo a cambiar de posición o pasan semanas duras por las molestias físicas. Se merecen lo que se ha vivido esta mañana», asegura.