Hércules CF

El Hércules y Torrecilla, con confianza a por su reválida

Club y entrenador afrontan la temporada en la categoría de bronce con el objetivo de olvidar sus malas experiencias y repetir los éxitos de la 2023-2024

Rubén Torrecilla, en la sala de prensa del Rico Pérez, con el escudo del Hércules al fondo.

Rubén Torrecilla, en la sala de prensa del Rico Pérez, con el escudo del Hércules al fondo. / Alex Domínguez

David Marín

David Marín

Una vez pasadas las Hogueras y conocidos todos los ascensos del fútbol español, con el mes de julio a la vuelta de la esquina, el Hércules debe empezar a mover su maquinaria de cara a la vuelta al trabajo en pretemporada. Un regreso que tanto el entrenador como el club afrontan con la intención de reivindicarse en la categoría de bronce.

El pasado más reciente en Primera RFEF o Segunda División B no ha sonreído precisamente ni a la entidad, como colectivo, ni al entrenador, en el apartado personal. Todo lo contrario a lo vivido durante la 2023-2024, en la que directiva y técnico mostraron una unión que hacía tiempo no se veía por el Rico Pérez. Una conexión que finalizó en sonrisas y ascenso y que ambas partes esperan que se pueda repetir a partir del próximo mes de julio.

Torrecilla afrontará su segunda experiencia en Primera RFEF. La primera fue al mando de otro histórico venido a menos como el Castellón, en el que duró únicamente 17 jornadas en la 2022-2023. Tras sumar ocho triunfos y con 29 puntos en su casillero, los blanquinegros decidieron cortar de raíz la relación profesional con el extremeño, pese a que el equipo estaba a solo dos puntos del Eldense, líder en aquel momento de la categoría.

Destitución yendo segundo

Cuatro jornadas sin ganar (dos derrotas y dos empates) fueron suficientes para perder la confianza en el actual entrenador blanquiazul. La decisión tomada por el Castellón no tuvo final feliz, ya que se quedaron sin ascenso, descolgándose de la pelea por el primer puesto que mantuvieron Amorebieta y Eldense hasta la última jornada, terminando la liga regular en tercera posición y cediendo en el «play-off» ante el Alcorcón.

Torrecilla, durante su etapa como entrenador del Castellón

Torrecilla, durante su etapa como entrenador del Castellón / Matías Segarra

Hay que apuntar, por cierto, que Torrecilla no se enfrentará este año en Primera RFEF a ninguno de sus dos exequipos: el Castellón ha ascendido a Segunda y el filial del Granada ha descendido a Segunda RFEF. Menos morbo en el calendario para un técnico que en su etapa como jugador sí supo lo que es ascender desde Segunda B. Lo hizo en dos ocasiones.

Por lo que respecta a la entidad alicantina, el Hércules regresa a la antesala del fútbol profesional, un nivel que no fue capaz de sobrepasar entre 2014 y 2022, cuando dio con sus huesos en el pozo de Segunda RFEF, del cual ha salido liderado por el propio Torrecilla.

El último Hércules que fue capaz de ascender a Segunda División fue el de la temporada 2004-2005, hace justo dos décadas, cuando bajo la batuta de Juan Carlos Mandiá y con jugadores como Jordi Martínez, Merino, Carlos Pérez, Álvaro Cámara, Nano o De las Cuevas los blanquiazules acabaron segundos en la liga regular, tras el Alicante, y superaron dos eliminatorias de ascenso contra Ceuta y Alcalá. En 2025, tanto Hércules como Rubén Torrecilla quieren olvidar sus malas experiencias de bronce y enlazar un segundo curso de alegrías.