Silencio de Barcala al ultimátum de los funcionarios que amenaza la Cremà en Alicante

El alcalde evita pronunciarse después de que más de 250 efectivos le emplacen a negociar la «paga extra» de Hogueras para garantizar el servicio la noche del 24 de junio

Dos bomberos de Alicante contemplan la Cremà de un monumento en en una imagen de archivo.

Dos bomberos de Alicante contemplan la Cremà de un monumento en en una imagen de archivo. / Pilar Cortés

Alejandro J. Fuentes

Alejandro J. Fuentes

El órdago que más de 250 funcionarios han enviado esta semana al alcalde de Alicante, Luis Barcala, sigue sin respuesta, pese a la sombra de «huelga» que se cierne sobre la Cremà. De acuerdo con lo advertido por parte de la plantilla de Policía Local, SPEIS y brigadas de limpieza, de no producirse un encuentro con el dirigente popular, más del 60% de los efectivos de bomberos rechazarán participar en la noche del 24 de junio. A medida que pasan los días, la oposición municipal eleva la presión en torno al gobierno local, Compromís traslada el conflicto al terreno autonómico para tratar de forzar un posicionamiento de Mazón; y Barcala guarda silencio por el momento.

Después de una reunión de la Plataforma de Trabajadores, de la que forman parte más de 250 empleados del Ayuntamiento, la agrupación emitió este jueves un comunicado argumentando que «esta decisión es una respuesta necesaria ante la actitud del alcalde de Alicante», quien aseguran que «ha menospreciado» al colectivo que trabaja durante las Hogueras. «Cobramos más por el trabajo realizado un día cualquiera que por el que hacemos en los días de hogueras mientras el resto de la ciudad está de fiesta», lamentan los representantes de los funcionarios. Además, recuerdan que el dirigente popular «se comprometió el año pasado a negociar y actualizar estas cantidades para que fueran dignas» pero que «·a pesar de sus afirmaciones en los medios de comunicación, no ha cumplido con esta promesa». Por lo que optan por mantener el «pulso» al ejecutivo municipal del PP e insisten: «La noche de la Cremà podría prolongarse debido a la falta de efectivos y no desarrollarse en las mismas condiciones que hasta ahora. El único responsable de esta situación es nuestro alcalde». Tras la amenaza de una Cremà «eterna», este diario ha tratado de conocer la versión del alcalde sobre el ultimátum de los funcionarios, pero el gabinete de Prensa de Barcala ha declinado realizar declaraciones al respecto.

Ante esta crispación, Compromís ha tratado de elevar el conflicto hasta el Consell, pidiendo al presidente de la Generalitat, Carlos Mazón, que interceda. El síndic de Compromís en las Cortes, Joan Baldoví, se ha preguntado si el líder popular es «consciente del desastre de gestión de su alcalde en Alicante», por lo que le pide «que llame a consultas a su alcalde y que se siente a negociar urgentemente con los representantes de los trabajadores» para solucionar el conflicto. «Menos postureo y más gestión. Las Fogueres son una fiesta muy importante para todos los valencianos», ha señalado Baldoví.

En Alicante, la portavoz socialista, Ana Barceló, también ha vuelto reclamar a Barcala que negocie con la plantilla municipal para garantizar que las fiestas se desarrollen «con plenas garantías de seguridad y sin problemas». Para la edil del PSOE, el alcalde «no puede seguir ninguneando a los trabajadores», sino que «debe escuchar sus reivindicaciones y negociar una salida a esta situación, generada porque es un alcalde que ni escucha ni dialoga».

Ni siquiera Vox, la «muleta» habitual del gobierno en minoría del PP, da una tregua al alcalde. «Reiteramos que lo que debería hacer Barcala para garantizar que los foguerers y el resto de alicantinos y visitantes van a celebrar unas buenas Hogueras es sentarse a renegociar con los representantes de los trabajadores las condiciones de las gratificaciones. A nadie le gustaría ver algún problema en la Cremà ni en ningún otro momento de la Fiesta. Creemos que esto debe hacerse a la mayor brevedad para que Alicante se centre en disfrutar y nada más», ha señalado su portavoz en Alicante, Carmen Robledillo.

También EU - Podemos critica la «falta de voluntad» del alcalde. Su portavoz, Manolo Copé, ha cuestionado «la situación de incertidumbre» que se da en estos momentos, y que podría hacer peligrar el normal desarrollo de la celebración de la Cremà. El edil progresista hace un llamamiento al equipo de gobierno «para que se siente de una vez a negociar con los representantes de los trabajadores» con el objetivo de «llegar a un acuerdo al que se han negado sistemáticamente, tanto en las mesas técnicas como en la propia Mesa Negociadora del Ayuntamiento de Alicante», en la que el importe de la «paga extra» de Hogueras salió adelante únicamente con el voto a favor del PP. La iniciativa del gobierno local fue rechazada por la izquierda en bloque, Vox y el conjunto de los sindicatos representados en el Consistorio alicantino.  

Suscríbete para seguir leyendo