La venta de pirotecnia se refuerza para unas Hogueras más seguras

Las tiendas de artículos pirotécnicos están protegidas con detectores volumétricos y sísmicos y sistemas automáticos de detección y extinción de incendios

Vender petardos en un búnker antiincendios.

Pilar Cortés

Lydia Ferrándiz

Lydia Ferrándiz

La llegada de las Hogueras trae consigo no solo el colorido y el sonido de las bandas de música, sino también el olor a pólvora en las calles que se convierte durante estos días en un distintivo de la fiesta. "Bombetas", "fuentes", "tracas" o "baterías" hacen las delicias de mayores y pequeños en barracas y racós de toda la ciudad durante los días grandes de unas celebraciones que no se entenderían sin la presencia de pirotecnia en cada esquina de Alicante.

Pese a la familiaridad de los alicantinos con la pólvora, estos días el enfoque de los establecimientos especializados en venta de material pirotécnico se centra en la seguridad para garantizar unas fiestas sin sobresaltos. Las tiendas de artículos pirotécnicos han implementado en los últimos años avanzados sistemas de protección, incluyendo detectores volumétricos y sísmicos, y sofisticados sistemas automáticos de detección y extinción de incendios. Estos mecanismos tienen como objetivo minimizar los riesgos asociados a la venta y almacenamiento de productos pirotécnicos, garantizando unas Hogueras más seguras tanto para los vendedores como para los consumidores.

Fran Bernabéu, vendedor en el establecimiento La Petarderia en Alicante, explica la importancia de estas medidas que mantiene las tiendas protegidas como si de un "bunker" contra incendios se tratara. "El almacén tiene un sistema antiincendios independiente del que está en la parte de venta al público. Son sistemas específicos que necesitan una gran cantidad de agua para funcionar, nosotros tenemos un gran depósito de agua que nos permite que, en caso de incendios, se inunde el almacén y se moje toda la pólvora para evitar riesgos", explica Bernabéu.

Un trabajador de una tienda de pirotecnia entra al almacén junto al que se encuentra un gran depósito de agua.

Un trabajador de una tienda de pirotecnia entra al almacén junto al que se encuentra un gran depósito de agua. / PILAR CORTÉS

Pero este no es el único mecanismo con el que cuentan estos establecimientos especializados en venta de artículos pirotécnicos. "Además, contamos con sensores sísmicos en las paredes y en el techo que están conectados al sistema central de alarma y que nos permite detectar intentos de entrada mediante el uso de butrones o, incluso, terremotos. De esta forma si alguien intenta entrar a robar, la alarma se dispara automáticamente y avisa a la policía", indica Fran Bernabéu.

Además de las medidas de seguridad en las tiendas, la normativa regula estrictamente la cantidad de pólvora permitida en estos puntos de venta. En las tiendas permanentes, que cuentan con almacén y sistemas de vigilancia, solo puede haber hasta 300 kg de pólvora, mientras que en las casetas temporales que durante estos días se instalan por la ciudad el límite va desde los 50 hasta los 75 kg en función de sus características. "Esto es crucial para evitar cualquier tipo de desastre, especialmente cuando tenemos grandes cantidades de pólvora almacenada", indica Bernabéu.

Para garantizar el cumplimiento de estas medias, la Guardia Civil intensifica durante los días de Hogueras su vigilancia a los establecimientos de venta de material pirotécnico. El teniente Ramón Moreno, encargado de coordinar esta labor destaca que "las tiendas permanentes tiene sus revisiones a lo largo del año". La única diferencia para Moreno estas fechas es que "tienen más público, como en Navidad, y hay que controlar el aforo que debe estar determinado, no todo el mundo puede estar dentro del establecimiento esperando".

En este sentido, Paqui Verdú, gerente de la tienda La Traca en Alicante, señala que en este tipo de establecimientos la seguridad es "fundamental" para poder desempeñar su labor. "Contamos con sistemas contra incendios que incluyen tanques de agua y aspersores que se activan automáticamente ante la mínima sospecha. Además, tenemos detectores de humo y sísmicos en el almacén para evitar robos y accidentes. Es importante mantener todo bajo control, especialmente en esta época del año cuando la demanda es alta y la tienda se llena de gente", relata Verdú.

El control de acceso a estas tiendas también es fundamental. En todos los establecimientos de venta de pirotecnia solo se permite la entrada de un solo cliente por vendedor para evitar aglomeraciones y garantizar una atención más segura y personalizada. "Cuando empieza la temporada alta, solo permitimos que los clientes entren de uno en uno. Las colas se forman fuera de la tienda para evitar que el local se llene y se ponga en riesgo la seguridad. En estos momentos aumentamos el personal hasta los dos trabajadores por caja para poder atender con mayor agilidad toda la demanda", añade Paqui Verdú.

Casetas

Aunque para aquellos a los que las ganas de pólvora les pille en plena celebración de las Hogueras y no tengan tiempo para acercarse a un gran establecimiento, hasta el día 25 de junio la ciudad contará con 15 casetas de venta de material pirotécnico distribuidas en la mayoría de barrios alicantinos.

Estas casetas, al tener un carácter temporal, cuentan con sus propias medidas de seguridad y durante estos días la Guardia Civil pone el foco en su revisión. El teniente Ramón Moreno destaca que "estos puntos los autoriza la subdelegación del Gobierno y controlamos mediante informes de lugar de emplazamiento si existen medidas de seguridad adecuadas".

Estos puntos de venta pueden ser con o sin almacén, y de ello depende la cantidad de material pirotécnico con el que pueden contar. "Las casetas con almacén pueden contar hasta con 75 kg de pólvora, mientras que las que no cuentan con ello solo pueden tener hasta 50 kilos netos. Las inspecciones son exhaustivas, controlamos la cantidad de pólvora que tienen y exigimos que se reponga a medida que se vende", explica el teniente.

Las 15 casetas ya se encuentran instaladas en la ciudad.

Las 15 casetas ya se encuentran instaladas en la ciudad. / JOSE NAVARRO

"Asimismo, si la caseta no tiene almacén debe vaciarse y los propietarios deben llevarse la pólvora al acabar la jornada su almacén. Las que tiene almacén en la propia caseta pueden dejar en su interior el material, pero están sujetas a unas normas, como que deben tener sistemas de alarma sísmica para detectar intentos de robo y estar conectados a una central de alarmas", indica el teniente Ramón Moreno.

Los más buscados

La temporada de Hogueras siempre trae consigo una serie de novedades en el mundo de los petardos, y este año no es la excepción. Las tiendas pirotécnicas de Alicante han preparado un variado catálogo de productos que están captando la atención tanto de los más pequeños como de los adultos aficionados a los fuegos artificiales.

Fran Bernabéu, vendedor en el establecimiento La Petarderia en Alicante, destaca algunos de los productos más solicitados. "Para los niños, lo que más se vende son las pequeñas bombetas y los petardos de efecto visual y sonoro moderado. Tenemos una gran variedad de productos destinados a los más jóvenes, que son seguros y divertidos. Los lotes para niños vienen con un poco de todo y están teniendo mucho éxito".

Algunas de las novedades más demandadas estas Hogueras en Alicante.

Algunas de las novedades más demandadas estas Hogueras en Alicante. / PILAR CORTÉS

Entre las novedades para los más pequeños se encuentran productos como el "moco de dragón", un petardo que genera un efecto visual muy llamativo, o los "gusanos", que giran en el suelo y gustan a niños y mayores. También hay lotes familiares que incluyen una combinación de baterías, fuentes y pequeños cohetes que garantizan una experiencia pirotécnica completa.

Para los mayores, las opciones son más variadas y potentes. Paqui Verdú, gerente de la tienda La Traca en Alicante, menciona que "los lotes para mayores incluyen artículos como bengalas, fuentes de colores, truenos y baterías antiaéreas. Estos productos están pensados para aquellos que buscan un espectáculo pirotécnico más impresionante y con mayores efectos visuales y sonoros".