El PP «recupera» las riendas y Compromís aterriza en Luceros

Mazón ejerce de maestro de ceremonias en un día de baja presencia política mientras Rafa Mas deja solos en la plaza a Joan Baldoví y Àgueda Micó, líderes valencianistas

Joan Baldoví (Compromís) y Carlos Mazón (PP) conversan antes de la mascletà ante la mirada de José Antonio Rovira.

Joan Baldoví (Compromís) y Carlos Mazón (PP) conversan antes de la mascletà ante la mirada de José Antonio Rovira. / Héctor Fuentes

Alejandro J. Fuentes

Alejandro J. Fuentes

Tras varios días de «desembarco» político en la plaza de los Luceros, con la visita del Consell en bloque y de la ministra de Ciencia, Diana Morant, junto a su comitiva socialista, la jornada de este domingo fue de las más «descafeinadas», en lo que a cargos públicos se refiere. Pocos testigos en la zona reservada a autoridades en la que, para muchos, ha sido la mejor de las mascletás que se han disparado en estas Hogueras, a la espera del último espectáculo pirotécnico.

Se dejó ver, un día más, el presidente de la Generalitat, Carlos Mazón, que minutos antes había presentado una campaña turística alrededor de la fiesta. Junto a él, la consellera de Turismo, Nuria Montes, el de Educación, José Antonio Rovira, y el de Agricultura, José Luis Aguirre (Vox). Tras una jornada en la que el protagonismo se lo llevó, principalmente el PSOE, el dirigente popular quiso volver a tomar las riendas de la zona de autoridades. No permitió el presidente que se repitiera la «escena» en la que personal de protocolo del Ayuntamiento impedía a cargos socialistas participar de una foto en la que sí estaba, entre otros, Javier Ortega Smith. Mazón, que sabe nadar en esos charcos, se adelantó y fue él mismo quien invitó a Joan Baldoví y Àgueda Micó, de Compromís, a colocarse en la foto.

Aunque no fue el único que llegó con la lección aprendida a Luceros. El técnico de sonido encargado de la música durante la previa de la mascletà también estuvo más atento que el día anterior, cuando propició que los socialistas bailasen al ritmo de «Pedro», de Rafaella Carrá, su canción de campaña para las europeas, delante de las narices del alcalde, Luis Barcala, y del propio Mazón. Las caras... Este domingo, en cambio, el DJ compensó con otro éxito italiano. En este caso «Sará perché ti amo», el tema talismán del presidente de la Generalitat. El PP había recuperado el «control» de la zona frente a un PSOE ayer bajo mínimos: sin su portavoz municipal, Ana Barceló, y sin el subdelegado del Gobierno, Juan Antonio Nieves, que había sido un habitual hasta ahora de la céntrica plaza alicantina.

Siguiendo con la bancada de la izquierda, también hicieron aparición en la plaza de los Luceros, en este caso por primera vez, el síndic de Compromís en las Cortes, Joan Baldoví, y la diputada nacional Àgueda Micó, acompañados de María José Calabuig, diputada autonómica. Eso sí, de la mano de la concejala Sara Llobell, y no del portavoz municipal, Rafa Mas. La edil de Més (antiguo Bloc) fue la maestra de ceremonias de los líderes valencianistas (ambos de su misma «familia»), mientras que el cabeza de lista local, de Iniciativa, no estuvo presente este domingo. La versión oficial sostiene que Mas no tuvo tiempo de llegar a Luceros, puesto que se encontraba entregando un premio a su hoguera, Sagrada Familia. Sin embargo, el resto de cargos de la coalición que sí estuvieron presentes en el disparo habían participado igualmente en el acto del galardón.

En Vox también fue un día de perfil bajo. Al margen del conseller Aguirre, se dejaron ver los concejales Mario Ortolá y Óscar Castillo, así como la diputada autonómica Julia Llopis. En las filas de los de Abascal aún se criticaba la organización del espacio, que el día anterior había complicado el acceso a Ortega Smith, que vino acompañado de un numeroso séquito. Tampoco lo tuvo fácil para entrar Carlos de Juan, concejal de Movilidad, al que no reconocieron en el punto de control del recinto.

Un problema, el del acceso, con el que coincidía Manolo Copé, el portavoz de EU-Podemos, que acudió acompañado de su mujer y su hijo. El líder de izquierdas está siendo uno de los que se mantiene más alejado de los focos durante los disparos de Luceros, sabedor del difícil papel que intenta que jugar estos días: defender la protección de la fuente de Bañuls sin ceder el espacio mediático a sus rivales de izquierda y derecha. 

Al margen de la política, tampoco quisieron perderse el disparo de Fuegos del Mediterráneo representantes del mundo empresarial, el deporte o el comercio. Acudieron a la cita el presidente de la Asociación Provincial de Hoteles y Alojamientos Turísticos de Alicante, Luis Castillo. También el presidente del Hércules, Carlos Parodi, el director deportivo, Paco Peña; y el exfutbolista Javier Portillo. A nivel local, estuvieron invitados, entre otros, el presidente de los mercados municipales, Paco Alemañ, y el máximo dirigente de la Junta Mayor de Hermandades y Cofradías de Semana Santa de Alicante, Alfredo Llopis.