La Policía disuelve a 150 jóvenes que intentaban entrar sin pagar en un racó de las Hogueras de Alicante

La multitud se enfrentó al personal de seguridad del recinto y trataba de derribar las vallas para lograr acceder

Foto de un dispostivo policial en una barraca de Alicante durante el pasado fin de semana.

Foto de un dispostivo policial en una barraca de Alicante durante el pasado fin de semana. / Información

J. A. Martínez

J. A. Martínez

Agentes de la Policía Nacional han tenido que disolver la madrugada de este lunes a cerca de 150 jóvenes, algunos de ellos menores de edad, tras un altercado en el que un grupo había tratado de acceder a un racó durante las fiestas de Hogueras, ha informado la Comisaría de Alicante. El grupo, en el que había menores de edad, se había enfrentado con los servicios de seguridad del recinto, ubicado en la plaza Séneca, tratando incluso de tirar las vallas al suelo. Los agentes lograron disolver a la multitud, aunque por el momento no se ha llegado a practicar ninguna detención.

Según la Comisaría, la Policía Nacional fue avisada sobre las 01:30 horas por el servicio de seguridad privada del racó , ya que al parecer un grupo muy numeroso de jóvenes, entre los que había también menores de edad, trataban de acceder por la fuerza, enfrentándose a los vigilantes, con el fin de acceder a dicho racó sin abonar la entrada.

Cuando los diferentes indicativos de Policía Nacional llegaron al lugar, observaron a un grupo de entre 100 y 150 jóvenes que estaban generando altercados tanto contra los vigilantes de seguridad, así como contra varios de los viandantes que pasaban por la zona, intentando también tirar las vallas del racó con la intención de acceder al interior de la misma sin haber abonado antes el importe de la entrada.

Actitud hostil y agresiva

Las mismas fuentes indicaron que los agentes informaron en repetidas ocasiones a los jóvenes la necesidad de que se calmaran, ya que mostraban una actitud muy hostil y agresiva, si bien los intentos por acceder al interior del racó no cesaban poniendo en peligro la seguridad tanto de las personas que en el interior y exterior de la barraca se hallaban como de los propios vigilantes de seguridad y agentes de policía que trataban de calmar a la masa.

Tras varios intentos por apaciguar los ánimos y varias advertencias, la Policía Nacional desplegada, tuvo que utilizar la mínima fuerza indispensable y disolver la turba en varias ocasiones, ya que si bien, en un principio se disgregaba por las calles adyacentes, los jóvenes volvían a juntarse para seguir ejerciendo fuerza para poder entrar, sin éxito.

Tras varios intentos, la Policía Nacional consiguió disolver la masa violenta, sin incidentes que reseñar. No se ha practicado ninguna detención por el momento, mientras se continúa investigando lo sucedido. Por lo pronto, desde la Comisaría se ha dado cuenta de los hechos a la autoridad judicial, por si ordenan algún tipo de actuación o diligencias complementarias.