Al menos 4 personas murieron y 150 continúan desaparecidas, según medios locales, tras el derrumbe parcial este viernes de un edificio de viviendas de 12 plantas en Surfside, en el condado de Miami-Dade (Florida), donde los equipos de rescate continúan trabajando entre los escombros en busca de posibles sobrevivientes.

Los equipos de rescate recuperaron en las últimas horas tres cuerpos de víctimas del derrumbe parcial de un edificio residencial en Surfside (Miami-Dade), con lo que la cifra de fallecidos se eleva a cuatro, informó la oficina de la alcaldesa del condado, Daniella Levine Cava.

Hasta ahora se barajaba extraoficialmente la cifra de 51 desaparecidos, pero sigue sin haber una "cuenta oficial", de acuerdo con Rachel Johnson, directora de comunicaciones de la alcaldesa de Miami-Dade. El gobernador de Florida, Ron DeSantos, informó en una visita al lugar que los equipos de rescate habían escuchado voces bajo los escombros.

10

Espectacular derrumbe de un edificio en Miami EFE / Reuters / EP

Por ahora, solo se ha confirmado oficialmente la muerte de cuatro personas en el colapso parcial del edificio, de 12 plantas, 40 años de antigüedad y situado en primera línea de playa en Surfside, al norte de Miami Beach.

En total, 55 de los 136 apartamentos de Champlain Towers se vinieron abajo por causas no determinadas sobre la 01.30 hora local (06.30 GMT) en medio de un gran estruendo, que hizo que los residentes creyeran que se trataba de un terremoto, según dijeron algunos de ellos a los medios.

La Cancillería argentina confirmó desde Buenos Aires que hay 10 argentinos desaparecidos y desde Asunción la Cancillería paraguaya dijo que hay 6 desaparecidos de esa nacionalidad, entre ellos Sophia López-Moreira, hermana de la primera dama del país, Silvana López-Moreira, y sus familiares. Efe consultó al Consulado General de Paraguay sobre una versión que circuló en el lugar acerca de una visita del presidente Mario Abdo Benítez y su esposa a Miami en las próximas horas. "No tenemos información oficial al respecto", dijo una funcionaria a Efe.

Se derrumba un edificio de apartamentos de 12 plantas en Miami Beach Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EFE

Además de la persona fallecida, que fue sacada de los escombros a primeras horas, otras 10 fueron tratadas en el lugar, 2 fueron transportadas a hospitales y 35 rescatadas por los balcones del edificio, según distintas fuentes oficiales.

Las causas están por determinar y el gobernador indicó que hay ingenieros trabajando para averiguar qué pasó, pero indicó que no habrá respuestas inmediatas. "El edificio literalmente se derrumbó, se derrumbó, y quiero decir que solo hay pies entre los pisos donde había 10 pies (3 metros)", dijo el alcalde de Surfside, Charles Burkett.

En el lugar los equipos de rescate, dirigidos por los bomberos de Miami-Dade, trabajan incasable pero cuidadosamente, pues existe el riesgo de que el edificio colapse totalmente.

Florida declara el estado de emergencia

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, declaró este jueves el estado de emergencia en el condado de Miami-Dade ante un llamado del presidente de EEUU, Joe Biden, para brindar asistencia a las familias afectadas por el derrumbe. Mediante una orden ejecutiva, DeSantis consideró que "una parte sustancial de la estructura ha sido destruida y el resto se ha vuelto inhabitable". Además, cita que varias agencias se han movilizado de inmediato para responder a este incidente, incluida la División de Manejo de Emergencias y los departamentos de Transporte y de Oportunidades Económicas, y que se están realizando "actividades y operaciones de ayuda en coordinación y cooperación con funcionarios locales". "Como gobernador soy responsable de enfrentar los peligros que presenta esta emergencia para este estado y su pueblo", dice la orden ejecutiva.

La medida prevé instruir a todas las agencias gubernamentales estatales, regionales y locales, incluidas las agencias de aplicación de la ley, para que identifiquen al personal necesario (...) para ayudar a satisfacer las necesidades de respuesta, recuperación y mitigación creadas por esta emergencia. Igualmente, el texto firmado por el DeSantis declara "ilegal (...) que una persona alquile o venda (...) a un precio desmedido dentro del área para la cual el estado de emergencia se declara cualquier producto esencial, incluidos, entre otros, suministros, servicios, provisiones o equipos necesarios". Asimismo, el gobernador ordenó que "se pongan a disposición fondos suficientes, según sea necesario, transfiriendo y gastando dinero asignado para otros fines".

Los familiares intentan mantener la esperanza

Las horas pasan en el centro de reunificación de familias de víctimas del derrumbe, y, aunque eso casi siempre son malas noticias en estos casos, los allegados del centenar de desaparecidos mantienen una actitud positiva y no pierden la esperanza. No todavía.

Rachel Spiegel, hija de Judy, de 65 años, dice que tiene mil preguntas sobre lo ocurrido, pero ahora solo quiere volver a abrazar a su madre, con la que habló horas antes de que su apartamento se desplomase la pasada madrugada. Judy vivía en el apartamento 603, dos pisos debajo de donde estaban pasando la noche los argentinos Andrés Galfrascoli y Fabián Núñez, y su hija, Sofía, de 6 años, y que también están desaparecidos. Entre las 99 personas de las que no se tienen noticias hay argentinos, uruguayos, colombianos, puertorriqueños, venezolanos y paraguayos, incluida la hermana, cuñado y sobrinos de la primera dama paraguaya, Silvana López Moreira. Rachel explicó que tienen poca información y casi todo se limita a una tensa espera, pero hacen "todo lo posible" por mantener la confianza en el trabajo de los equipos de salvamento. Y eso a pesar, de que como informó el canal CBS, en este centro solo se ha producido una única reunificación familiar. El resto, por ahora, debe esperar.

Moisés Rubinstein, vecino y miembro de la comunidad judía local, que se ha volcado con damnificados y familiares de los desaparecidos, llegó a primera hora de la mañana y desde entonces ha estado ayudando a unos y otros en el centro. Dentro, explicó a EFE, hay más de un centenar de personas, separadas en grupos familiares, entre los que va aumentando el "enfado" porque consideran que las autoridades se están demorando demasiado en las tareas de rescate. No ayuda el hecho de que en el interior del centro se están tomando ya muestras de ADN de los familiares de los desaparecidos para poder identificar a posibles víctimas, según explicó Rachel.

Un grupo de perros de apoyo emocional les ayudan a superar estas primeras horas desde la tragedia ocurrida en esta pequeña ciudad de Surfside, vecina de Miami Beach, donde la población judía es numerosa. Mientras, otros canes, entrenados para otra función, hacen una tarea todavía más vital, la de encontrar a posibles supervivientes bajo las toneladas de escombros del edificio. Pero van pasando las horas y los rostros de angustia se van intensificando en este centro al que se acercó la puertorriqueña Estela María para ver si había novedades de su sobrina Annie, de 42 años, y Luigi, de 19, que vivían en el edificio siniestrado y de los que no tienen noticias desde el colapso de la estructura. "No contestan y ella era muy eléctrica y enseguida contestaba cuando la llaman", dice a la prensa con los ojos llorosos la mujer, que intenta aplacar el dolor que sufre su hermana, madre y abuela de los desaparecidos, que, explica, no para de llorar.

Este centro también es punto de reunión e información para los vecinos damnificados, que han sido trasladados a hoteles cercanos por la Cruz Roja, quedando solo los familiares de los desaparecidos. Una de estas vecinas es Sarah Nir, una mujer que vivía en el primer piso en el sector sureste del edificio siniestrado, es decir, anexo al que colapsó esta pasada madrugada. Nir explicó a EFE que lo suyo y sus hijos fue un "milagro". Acababan de llegar a casa cinco minutos antes de que todo comenzase. Su hija Honey se preparaba para ducharse antes de acostarse cuando comenzaron a oír ruidos de golpes, "como de obra", por lo que bajó a protestar al vigilante del turno de noche y amenazar con que o cesaban o llamaría a la Policía. No tuvo tiempo. Se oyó una gran explosión, y ella y sus hijos salieron corriendo pensando que era un terremoto y lo mejor era salir a la calle. Cuando salieron parte de su edificio se había derrumbado. Nir acudió al centro comunitario para saber dónde podrán dormir y ver si hay opciones de poder regresar en algún momento al edificio a recoger sus enseres y documentación más importantes.

Al lugar, a donde fueron trasladados muchos damnificados que tuvieron que salir de casa sin apenas ropa ni calzado, ha ido llegando la ayuda por parte de vecinos y organizaciones. Uno de ellos fue el joven Daniel Beaoliel, que al conocer la situación de los afectados no lo dudó y se acercó al centro de reunificación con dos grandes bolsas llenas de calzado de todo tipo, desde zapatillas de andar por casa a deportivas. Otros llevaron colchones, mantas, sábanas, toallas y almohadas para los que pasarán la noche en el centro mientras esperan noticias positivas y rezan porque sus familiares sigan vivos.