Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xaló vuelve a tener agua potable en el casco urbano después de dos años

La conexión con una nueva tubería asegurará el abastecimiento al 100% de la población

Xaló vuelve a tener agua potable en el casco urbano después de dos años

Los vecinos de Xaló cuentan los días para poder volver a beber agua en sus viviendas. Después de cuatro meses con restricciones por no ser apta para su consumo y tras dos años en los que el Ayuntamiento recomendó no beber directamente del grifo de casa, el equipo de gobierno confirmó que las dos actuaciones para conseguir abastecer a todo el municipio estarán terminadas en poco más de dos semanas.

La primera de ellas es la instalación de una tubería conectada a una conducción que pasa cerca del municipio y que transporta agua desde el Pou de Parcent hasta Benissa. La segunda se trata de la construcción de una potabilizadora que filtrará toda el agua de la localidad.

Pese a que el municipio tiene dificultades de abastecimiento desde hace algunos años, el problema empeoró cuando en abril de este mismo año una analítica del centro de salud pública de Dénia detectó un elevado grado de salinilidad, es decir, demasiado cloruro en el agua, por lo que se recomendó cortar el suministro procedente del pozo de Llíber que abastecía alrededor del 80% de la población.

Además, Fullana explicó que había que sumar las fugas en el entramado de tuberías con el que se perdía hasta el 70% del agua se perdía hasta el 70% del agua y provocaba cortes en las viviendas situadas en el término del municipio. Por ello el edil confirmó que ya se ha solicitado a la Diputación un proyecto de renovación estructural de las tuberías de la zona, que supondrían un gasto de alrededor del medio millón de euros. Y que según el edil, se acometerá en el mes de diciembre de este mismo año.

La Diputación de Alicante ha sido la encargada de afrontar los gastos de ambas actuaciones, que según el portavoz del gobierno local y diputado provincial, Gerard Fullana, llegan con demasiado retraso. «No entendemos la inacción de la Diputación que ha permitido que los vecinos de Xaló estuviesen tantos meses sin poder disponer de agua potable», dijo.

El edil aprovechó la ocasión para criticar al presidente de la Diputación y alcalde de Calp, César Sánchez, quién aprobó una obra de 14 millones de euros para transportar agua desde el Pozo Lucifer hasta el municipio calpino y cuyas tuberías pasan cerca del término del Xaló, aunque no tiene la posibilidad de abastecerse de esta instalación. «Es increíble que Calp hable de excedentes de abastecimiento y no nos deje instalar una conexión en la tubería que pasa cerca de nuestro municipio», dijo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats