Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fauna

Tiempo de serpientes en la Marina Alta

Agentes de El Verger rescatan de un garaje una culebra de escalera de metro y medio y la liberan en el monte

Un joven observa el cadáver de una culebra atropellada en el Camí del Riu Gorgos de Xàbia.

Un joven observa el cadáver de una culebra atropellada en el Camí del Riu Gorgos de Xàbia. a. p. f.

Las culebras han serpenteado sin miedo en esos días de confinamiento en los que apenas circulaban coches por la Marina Alta. Pero ha sido comenzar la desescalada y recuperarse el tráfico (hoy los viales son un hormigueo infinito de vehículos) y estos reptiles, que en primavera y verano reactivan su ritmo vital, pagan caro su atrevimiento. Se han producido numerosos atropellos en carreteras y caminos rurales. Otros años no se habían visto ni de lejos tantos ofidios chafados en la calzada. También llama la atención su considerable tamaño. Culebras de escalera o de herradura, especies inofensivas, han crecido durante el confinamiento. Ahora se topan con los humanos, que han recuperado su voraz y acelerada manera de vivir y de circular (deprisa, deprisa).

También alguna de estas serpientes se ha colado en zonas habitadas. No es habitual, pero ocurre de vez en cuando. De hecho, agentes de la Policía Local de El Verger retiraron el jueves pasado de un garaje de una vivienda una culebra de escalera de metro y medio. Los policías la atraparon sin causarle ningún daño y luego la liberaron en la montaña. Esta actuación es ejemplar. Los reptiles valencianos están protegidos y son esenciales en el equilibrio de los ecosistemas.

Especies de serpientes que habitan en la Comunidad Valenciana

En la Comunidad Valenciana, habitan cuatro especies de serpientes, todas ellas protegidas, la culebra de herradura, la bastarda, la de escalera y la víbora hocicuda. Son básicas para mantener a raya a los roedores y controlar las plagas. Si aparece un ser humano, huyen. No son peligrosas. Tras el respingo inicial (el susto de ver a una serpiente es natural), es un gozo observar cómo se deslizan y, rápidamente, se esconden.

Los ofidios más frecuentes en la Marina Alta son las culebras de escalera ( Rhinechis scalaris). Los ejemplares inmaduros son de color blanco y negro y en la espina dorsal presentan una trama de escamas de color blanco y negro que se asemeja a una escalera. Pueden llegar a medir dos metros.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats