Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los rebrotes frenan las reservas en alojamientos rurales del interior de la provincia

El sector se muestra desconcertado por las cancelaciones de esta semana y asegura que sigue habiendo «mucha demanda», aunque la tónica de este verano es contratar las estancias a última hora

La Masía Bons Aires forma parte de la oferta turística.

La Masía Bons Aires forma parte de la oferta turística. juani ruz

Los últimos rebrotes de covid-19 han frenado las reservas en alojamientos rurales del interior de la provincia de Alicante. El sector se muestra desconcertado por las cancelaciones de esta semana y asegura que, pese a ello, sigue habiendo «mucha demanda», aunque la tónica de este verano es contratar las estancias a última hora.

La crisis sanitaria está provocando que la gente se lo piense dos veces antes de salir de casa. Elegir un destino para pasar las vacaciones no es nada fácil, y menos aun cuando los rebrotes de covid-19 están a la orden del día en todo el país.

El sector turístico en la provincia de Alicante estaba registrando buenas cifras de reservas. Tanto es así que alguno alojamientos ya estaban casi al completo, explica la presidenta de la Asociación Alicante Turismo Interior, Indira Amaya.

«Pese a que las reservas estaban yendo muy bien, después de los últimos rebrotes de coronavirus, detalla la representante del sector. «Alojamientos como Casa Rosalía en Ibi estaban al completo este fin de semana y han sufrido cancelaciones», añade.

Pero no se puede generalizar, porque según insiste Amaya «la oferta y la demanda es muy desigual en el interior de la provincia», y «nos encontramos con otros casos como el de La Safranera, en Alcoy, que está teniendo mucha demanda».

A nivel general, la ocupación ronda el 40% en este mes de julio y el 20% en agosto, pero tal y como recalca la presidenta de Alicante Turismo Interior «no son cifras fiables porque los hoteles de ciudad tienen más habitaciones y menos demanda, y eso hace que baje mucho el porcentaje general».

A todo ello cabe añadir que el sector está detectando que la tónica de este verano es que la gente realice las reservas a última hora, dado que «hay mucho miedo al coronavirus y prefieren esperar a ver cómo evoluciona la situación antes de contratar», máxime después de los rebrotes que se han producido esta última semana.

Después hay otros alojamientos, como el que regenta la propia Indira Amaya, Masía La Mota, que no han colgado su oferta en las páginas turísticas, «no tengo abiertas las reservas en internet y sólo ofrezco alojamiento a amigos o conocidos».

Pero pese a que «la situación es muy inestable y preocupante para el sector -según detalla la representante en el interior de la provincia- sigue habiendo mucha demanda y no paran de haber reservas, aunque sean de última hora».

«La gente todavía puede venir y 'campar a sus anchas', como dice nuestro eslogan, porque tiene que saber que el interior de la provincia es un destino seguro y que nosotros, todo el sector, ya no sólo los alojamientos, estamos esperando con los brazos abiertos para que puedan disfrutar de todo lo que ofrecemos», concluye Amaya.

Actividades

La presidenta de Alicante Turismo Interior asegura que el interior de la provincia «es un destino muy atractivo para las personas que les gusta el senderismo, la bicicleta o la equitación, pero también para quienes prefieren visitar el patrimonio cultural o disfrutar de la gastronomía».

Las comarcas de l'Alcoià, El Comtat y la Foia de Castalla, tal y como destaca la representante del sector, «son ricas en pueblos con historia, paisajes y mucha oferta museística», y enumera algunos museos como el de la Muñeca de Onil o el del Juguete en Ibi. Pero también forman parte de los atractivos de la zona mercados como el de los jueves de Cocentaina, y es que «el interior puede sorprender mucho», insiste Amaya.

No obstante, estamos ante un verano atípico en el que la crisis sanitaria centra toda la atención, y pese a que muchas personas no están dispuestas a renunciar a sus vacaciones, la cautela y el miedo están propiciando que hasta el último momento no se declinen por un destino. Ante esta situación, el sector se mantiene a la espera y confía, dada la alta demanda, en que al finalizar el verano los resultados sean lo mejor posible.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats