Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Polémica

Sabotean las barreras que frenan la masificación en las calas de Xàbia

Los incívicos rompen el sistema de control de acceso de la Granadella y de Ambolo. La acampada ilegal en el litoral va a más con casos en Els Testos de Benitatxell o el Francés de Xàbia

Las tiendas de campaña, en la orilla de la cala de Els Testos.

Los incívicos han expresado a las bravas su cabreo con las medidas para frenar la masificación en las calas de Xàbia. Han saboteado las barreras de la Granadella y Ambolo. En la noche del domingo al lunes, rompieron la barrera de la Granadella. Los controladores (esta labor la realiza la empresa Vectalia) colocaron unos conos para regular el acceso de vehículos. La barrera ya estaba ayer reparada.

En las calas, primero se deja pasar a los bañistas en los coches hasta que se completan las plazas de aparcamiento. En la Granadella, en concreto en la calle Pic Tort, que se utiliza como vía de salida de la playa, hay 180 plazas. Cuando el aforo establecido por la crisis del coronavirus llega a su tope, los controladores bajan la barrera y a los bañistas ya les toca caminar casi tres kilómetros hasta la cala. Este mismo sistema se utiliza en la cala del Portitxol

En la noche del lunes al martes los incívicos volvieron a las andadas y quebraron la barrera de Ambolo, cala que está clausurada desde 2009 por desprendimientos. En este caso, solo se abre para que pasen los vecinos. Al estar rota, se podía colar, cuando no estaban los controladores, todo el mundo.

El pasado verano ya amanecieron algún día las barreras rotas. El Ayuntamiento de Xàbia las ha instalado y contratado controladores para evitar el colapso de coches y garantizar que las calles estén libres para que puedan pasar los vehículos de emergencias. La barrera de Ambolo se ha colocado este verano en el inicio de la calle Ígor Stravinski, lo que significa cerrar una calle en la que está prohibido aparcar pero que el pasado año se llenaba de coches.

Las calas de la Marina Alta siempre han tenido mucho tirón, pero lo de este verano es el no va más. Los bañistas incluso hacen noche para asegurarse que al día siguiente no se topan con la avalancha de turistsa y con las barreras bajadas. También se han detectado acampadas ilegales en la cala del Francés de Xàbia y en la de Els Testos del Poble Nou de Benitatxell. El consistorio de este último municipio advirtió ayer que es una infracción grave montar las tiendas de campaña y hacer noche en el litoral. También señaló que vuelve la peligrosa y prohibida práctica de saltar al mar desde los acantilados.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats