Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El peaje de Ondara, pura chatarra

Fomento está haciendo obras para recuperar el desvío a Pedreguer que se suprimió el pasado mes de mayo

La chatarra de la estación de peaje demolida el pasado marzo.

La chatarra de la estación de peaje demolida el pasado marzo. INFORMACIÓN

Chatarra. Las pilas de hierros siguen, amontonadas, junto al acceso en Ondara a la antigua AP-7, la autopista liberada hace ahora un año. Esta estación de peaje y la de Benissa, donde los vecinos de la Marina Alta pasaron por caja durante 48 años, se desmantelaron el pasado mes de marzo, semanas antes de comenzar el confinamiento.

La empresa contratada por el ministerio de Fomento redujo a chatarra en pocas horas estas infraestructuras de entrada y salida a una carretera imprescindible para viajar a Alicante y València. La N-332 nunca fue una alternativa. Está salpicada de travesías urbanas y soporta un denso tráfico. Sí o sí, había que pagar.

Los amasijos de hierros, vestigio de ese casi medio siglo de peaje, continúan ahí. La montaña de retorcidos metales casi ni llama la atención de los conductores.

Un año después (la autopista se liberó sobre las 20 horas del pasado 31 de diciembre), entran y salen de la AP-7 sin detenerse, fija la mirada en una carretera libre de barreras.

La liberalización ha sacudido de camiones la travesía urbana de la N-332 de Gata de Gorgos. También ha disminuido mucho el tráfico en ese tramo que cruza de punta a punta este municipio. En cambio, en la otra travesía de la N-332 en la Marina Alta, la de Benissa, ese efecto de sacudirse los coches no se nota tanto.

Los conductores que salen en este municipio, donde estaba el peaje, para ir a Calp siguen atravesando Benissa. Esos coches y camiones se evitarán meterse en el pueblo cuando esté acabada la circunvalación, ya muy avanzada. Esta obra se las trae. Los muros que se han levantado en el tramo sur de este desvío son ciclópeos. Causan un enorme impacto visual.

Mientras, junto a las pilas de chatarra del acceso de Ondara, Fomento sigue realizando obras. Está creando un desvío que permita a los conductores que vienen de Dénia incorporarse a la N-332 en dirección a Alicante y Pedreguer.

La Diputación de Alicante ultima la inyección y distribución de otros 36 millones de euros para inversiones directas en los municipios en 2021. Estos fondos extraordinarios se financiarán la próxima anualidad con remanentes y se suman a los 30 millones del Plan +Cerca y a los 7,6 millones destinados a las localidades afectadas por la DANA, financiados también con estas aportaciones, según fuentes de la institución provincial. La inversión extraordinaria para 2021 se eleva de esta manera hasta los 73,8 millones de euros.

La institución provincial movilizará el próximo año una cifra histórica para hacer frente a la excepcional situación derivada de la pandemia. La Diputación de Alicante consignará en total 312 millones de euros, de los que 238,2 millones corresponden a su presupuesto ordinario y 73,8 a la línea inversora extraordinaria.

La Junta de Gobierno de la institución provincial aprobó la semana pasada la propuesta de las actuaciones que se financiarán con los 36,2 millones de remanentes, entre las que se incluyen diversas iniciativas financieras tanto de Ciudadanos como del Grupo Socialista. El objetivo de este montante es, fundamentalmente, reforzar el apoyo a los municipios de la provincia y atender las necesidades sociales y económicas que el covid ha generado, según informa la institución.

El remanente podrá utilizarse a partir el primer trimestre del año, una vez se conozcan los datos de la liquidación del presupuesto del ejercicio actual. Tanto Ciudadanos como PSOE han presentado propuestas para su inclusión en las actuaciones que se sufragarán con estos 36,2 millones de remanentes, unas iniciativas que se han añadido al documento elaborado por el equipo de Gobierno.

En él se impulsará, desde el área de Servicios Sociales, una partida de seis millones de euros, para subvencionar a ayuntamientos y mancomunidades de la provincia aquellas prestaciones extraordinarias derivadas de la pandemia. Además, el próximo año la Diputación volverá a dotar una convocatoria de seis millones de euros para ayudar a autónomos, pymes y profesionales a minimizar los efectos de la crisis económica, gestionado a través de los ayuntamientos.

Por otro lado, el área de Ciclo Hídrico absorberá 4,4 millones de euros de estos fondos extraordinarios para subvencionar a ayuntamientos y comunidades de regantes la ejecución de inversiones en materia de agua.

El reparto acordado recoge, además, distintas actuaciones en materia de Cultura por importe de 4.170.000 euros, destinadas a reforzar las líneas de ayuda que impulsa el área tanto para consistorios como para entidades y también se desarrollarán actividades directas de promoción cultural. Por su parte, el departamento de Carreteras destinará 2,3 millones de euros en inversiones en caminos, mientras que desde el área de Medio Ambiente se potenciará el Plan de Ahorro Energético con 1,5 millones de euros y se perfilarán subvenciones municipales para la adquisición de vehículos eléctricos, con un montante de 2 millones de euros.

Además, se destinarán 4 millones de euros a los planes de ayudas de Deportes y 848.000 a las partidas del departamento de Arquitectura. Asimismo, se hará una aportación de más de un millón de euros al Consorcio Provincial de Bomberos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats