Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Admite que incendió su gimnasio en Calp para intentar cobrar 219.000 € del seguro

La compañía con la que suscribió la póliza dos meses antes del fuego detectó irregularidades

Imagen de archivo de un guardia civil el día del incendio en el gimnasio, situado en un centro comercial de Calp.

Imagen de archivo de un guardia civil el día del incendio en el gimnasio, situado en un centro comercial de Calp. DAVID REVENGA

El dueño de un gimnasio de Calp incendiado en febrero de 2016 reconoció ayer en la Audiencia Provincial de Alicante ser el responsable del fuego provocado en su establecimiento para intentar estafar al seguro y cobrar más de 200.000 euros de indemnización por los daños. El acusado se declaró culpable en la sala de vistas de la Sección Segunda tras alcanzar su defensa y la Fiscalía un acuerdo por el que la acusación pública rebajó su petición inicial de dos años y medio de cárcel a dos años por un delito de incendio de bienes en concurso con uno de tentativa de estafa.

El procesado tendrá que pagar además una multa de 900 euros por la simulación de delito y deberá indemnizar con 45.675 euros a la empresa propietaria del centro comercial Plaza Central de Calp, donde estaban las instalaciones del gimnasio incendio y que también sufrió daños al margen de los ocasionados en el establecimiento deportivo. La aseguradora descubrió el engaño antes de pagar la indemnización.

Según la acusación de la Fiscalía reconocida ayer por el acusado en la Audiencia, los hechos se remontan a finales de 2015 y principios de 2016. El procesado era administrador de una empresa que explotaba el gimnasio Gym Plaza en un local arrendado en el centro comercial Plaza Central, situado en la avenida de los Ejércitos Españoles de Calp, y el 14 de diciembre contrató un seguro con la compañía Generali.

La póliza entró en vigor el 29 de diciembre y contemplaba una indemnización por incendio de hasta 37.000 euros por daños al edificio y hasta 250.000 euros por daños en el ajuar del gimnasio.

Dos meses después de contratar el seguro y dada la «difícil situación económica» que atravesaba la sociedad, «el acusado directamente, o persona desconocida por encargo suyo», accedió al gimnasio la madrugada del 14 de febrero de 2016 y prendió fuego a las instalaciones, según el fiscal. El incendio afectó al equipamiento y objetos que había en el gimnasio, así como al local y otras zonas del centro comercial.

Esa misma mañana del incendio el acusado acudió a la Guardia Civil de Calp para denunciar que su gimnasio se había quemado y estaba «inservible». Según la acusación pública, ocultó «de forma mendaz su participación en el hecho, señalando que desconocía la autoría». El acusado pretendía cobrar la indemnización del seguro y un perito tasó los desperfectos en 219.600 euros por el equipamiento del gimnasio y los gastos de limpieza y acondicionamiento. Llegó a iniciar los trámites con la aseguradora, pero no logró su propósito porque la compañía Generali detectó irregularidades y no pagó la indemnización.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats