Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un juzgado no ve delito en que un padre dé agua con dióxido de cloro a sus hijos

Un abogado de Calp logra el archivo de una denuncia de una mujer contra su exmarido por abandono de familia tras descartarse lesiones en los niños

El abogado de Calp Francisco Ramón Perona. | INFORMACIÓN

El abogado de Calp Francisco Ramón Perona. | INFORMACIÓN

Un juzgado de Instrucción de Torrent ha acordado el archivo de una denuncia por un delito de abandono de familia presentada por una mujer contra su exmarido por dar de beber agua con dióxido de cloro a los dos hijos de la pareja, de 8 y 12 años, por el covid. El padre de los menores, defendido por el abogado de Calp Francisco Ramón Perona García, alegó en su defensa que lo hacía para potabilizar el agua . Tras descartarse que una hija de 8 años que fue atendida en un hospital sufriera daños por ingerir el dióxido de cloro, una juez ha decretado el sobreseimiento del caso. El padre está en vías de reanudar el régimen de visitas con sus hijos, ya que el juzgado las suspendió como medida cautelar cuando la madre presentó una denuncia en octubre del pasado año.

La pandemia del covid popularizó el uso del dióxido de cloro contra el coronavirus y hasta la Agencia Española de Medicamentos alertó del riesgo para la salud de su consumo.

Por contra, el abogado Francisco Ramón Perona sostiene que ha quedado demostrado en la investigación judicial que «el dióxido de cloro no es tóxico ni es peligroso, siempre y cuando sea aplicado con diligencia».

Según el letrado calpino, experto en derecho sanitario, la madre conoció por sus dos hijos y por el propio exmarido que bebían agua con dióxido de cloro y decidió denunciarlo por entender que les ponía en peligro e incumplía sus «deberes legales de asistencia inherentes a la patria potestad».

En la denuncia presentada en los juzgados de Torrent, la madre aportó un informe de Urgencias del Hospital Doctor Peset de València, donde fue reconocida la hija. Los facultativos, pese a que la exploración y la analítica no indicaban alteraciones, reflejaron «ingesta tóxico» como diagnóstico principal e «ingesta de dióxido de cloro» como secundario. El letrado considera sorprendente que el hospital refleje este diagnóstico, cuando en el mismo informe médico figuraba una analítica de toxicidad con valores normales y sin alteraciones, además de indicar que los hijos «tenían buen aspecto, una adecuada coloración, buena perfusión periférica y buena temperatura, entre otras observaciones».

El padre explicó en sede judicial que mezclaba un miligramo de dióxido de cloro por cada litro de agua y que comenzó a hacerlo por el covid para potabilizarla con el fin de neutralizar «componentes como el cloro, microorganismos, patógenos y metales pesados, entre otros», según su abogado defensor.

La magistrada que ha archivado las actuaciones solicitó al Instituto de Medicina Legal (IML) de Valencia un informe y una médico forense concluyó que no se produjo ninguna lesión en la menor tras la ingesta de dióxido de cloro. Asimismo, la forense destacaba que el dióxido de cloro «se ha utilizado por algunos facultativos como tratamiento para las infecciones virales, tales como la malaria o covid». La especialista señala que no se ha producido «ninguna alteración secundaria» y precisa que el dióxido de cloro mal administrado «podría producir irritación en mucosas, descartando que se hubiera producido en este caso».

Por ello, el juzgado considera que debe descartarse tanto la existencia de un delito de lesiones como el de abandono de familiar. El auto de archivo precisa que la madre sostiene que el padre «ha incumplido de manera grave sus deberes legales de asistencia respecto de sus hijos», pero no indica «los hechos en los que funda tal afirmación» y pide un un nuevo informe médico ante las diferentes vertientes sobre la investiga de dióxido de cloro. La juez considera que no es necesario el nuevo informe teniendo el estudio elaborado por la forense y descarta «cualquier indicio de criminalidad en la actuación del investigado».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats