Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia hace aflorar más de 6.100 viviendas de alquiler turístico en la provincia

La oferta ha crecido un 11,5% por el miedo a las sanciones y la creciente demanda - Orihuela, Torrevieja, Xàbia y Benidorm, las que más altas registran

Benidorm es el municipio de la provincia con más viviendas turísticas dadas de alta: 7.128.  | DAVID REVENGA

Benidorm es el municipio de la provincia con más viviendas turísticas dadas de alta: 7.128. | DAVID REVENGA

El confinamiento y los cierres perimetrales y de fronteras decretados por las autoridades para atajar la crisis sanitaria por el covid-19 les dejaron durante muchos meses sin turistas, pero esta falta de actividad no han logrado hacer mella en el parque de viviendas destinadas al alquiler vacacional en la provincia. El temor por las sanciones de muchos propietarios que antes alquilaban «en B» y la creciente demanda de este tipo de alojamiento durante la pandemia han hecho aflorar más de 6.100 apartamentos turísticos en Alicante desde que se decretó el primer estado de alarma. Así se refleja en el registro oficial de Turisme Comunitat Valenciana, según el cual la provincia de Alicante cuenta ahora mismo con 53.312 pisos turísticos reglados, con una oferta total que supera con creces las 250.000 plazas en este tipo de alojamiento.

Las altas registradas por Turisme en la provincia en los diecinueve meses que han transcurrido desde el inicio oficial de la pandemia, entre marzo de 2020 y octubre de 2021, alcanzan los 6.133 apartamentos, que juntos suman alrededor de 28.000 camas. O, dicho de otra manera, la oferta de plazas se incrementó en un 11,5%, a pesar del parón absoluto que se produjo en el sector turístico, un cese temporal de actividad como no se había dado nunca antes y que ha provocado pérdidas millonarias en la economía. Orihuela, con 981 altas de apartamentos en este periodo, es el municipio de la provincia donde más registros se produjeron, seguido muy de cerca por Torrevieja, donde se registraron 931 nuevas viviendas turísticas. Xàbia, con 548 apartamentos registrados para uso vacacional, y Benidorm, donde hubo 507 altas, son las siguientes localidades donde más movimientos se produjeron dentro de este sector, siempre según los datos oficiales recogidos en la página web de Turisme. Mientras, en el caso de otras grandes ciudades, como Alicante y Elche, las cifras sufrieron también variaciones en positivo, aunque en un porcentaje mucho menor: 182 y 89 apartamentos dados de alta, respectivamente.

Fluctuaciones en el censo

A pesar de este notable crecimiento de las viviendas vacacionales durante los meses de pandemia, este incremento no ha sido constante. Miguel Ángel Sotillos, presidente de la Asociación de Apartamentos Turísticos de Benidorm y la Costa Blanca (Aptur), explica que durante los primeros meses de la crisis sanitarias «mucha gente se dio de baja cuando vio que la cosa podía ir para largo y no iban a tener clientes durante varios meses», tras lo cual confirma que «la mayor parte de los que se fueron, han vuelto». Esta fluctuación, sin embargo, continúa saldándose con un balance en positivo si atendemos a los datos entre octubre de 2019 —el año previo a la pandemia y cuando el sector turístico batió récords de ocupación históricos en la provincia— y el octubre actual. Entonces, el parque de alquileres turísticos en la provincia sumaba 47.323 viviendas frente a las 53.312 contabilizadas a 14 de octubre, lo que se traduce en 6.080 altas y un crecimiento del 11,4%.

Multas de hasta 600.000 euros

¿Cuáles son las razones que motivan este afloramiento de alquileres vacacionales? El presidente de Aptur apunta que cada vez «hay menos gente que se arriesga a alquilar sin darse de alta como se hacía antes», gracias a «las campañas y las sanciones recogidas en la última ley turística», con multas que pueden alcanzar los 600.000 euros.

Según Sotillos, «poner un apartamento en el registro de Turisme es bastante sencillo y estar dado de alta no quiere decir que lo tengas que alquilar sí o sí», de modo que «mucha gente opta por tenerlo todo legal y tener la opción a poder alquilar aunque no sea de continuo pero sin correr el riesgo de que te pillen». Además, expertos mantienen que el alquiler turístico ofrece ciertas garantías de cobro frente a los impagos que pudieran darse en el alquiler tradicional, sobre todo en un momento duro para el empleo como el que acabamos de pasar, con decenas de miles de trabajadores en ERTE, lo que también habría podido incentivar las altas.

Por último, otra de las causas la encontramos en el estallido de la demanda de apartamentos turísticos, sobre todo durante los primeros meses de la desescalada, debido a la búsqueda de privacidad de muchos turistas y sus reticencias a compartir espacios comunes con otras personas, por ejemplo, en un hotel. «Es cierto que, sobre todo al principio, hubo mucha más gente que se decantó por los apartamentos, clientes que antes siempre habían sido de hotel, porque creían que era un tipo de alojamiento más seguro y la demanda creció muchísimo; ahora este ‘boom’ ya se ha normalizado y la clientela se ha vuelto a repartir», mantiene Sotillos.

LAS CIFRAS


53.312 PISOS TURÍSTICOS

Más del 60% de las plazas ofertadas en la Comunidad

La provincia tiene dadas de alta 53.312 viviendas turísticas, lo que se traduce en unas 250.000 plazas. Son más del 60% del total de la oferta de la Comunidad. 


11,5% CRECIMIENTO

En los peores 19 meses

La oferta ha crecido un 11,5% desde marzo de 2020 a pesar del parón total de actividad en el turismo. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats