Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Condenados a prisión por estafa en las obras de un club de «striptease» de Teulada

La Audiencia impone sendas penas de tres años, y un año y medio de cárcel a dos empresarios que no pagaron más de 125.000 euros a nueve mercantiles que participaron en la reforma de un hotel para convertirlo en sala de baile

Fachada de la Audiencia de Alicante, donde se celebró el juicio por la estafa en Teulada. | JOSE NAVARRO

Reformaron un hotel en Teulada para convertirlo en sala de baile y club de «striptease» y sus promotores dejaron en la estacada a nueve empresas que realizaron las obras y se quedaron sin cobrar más de 125.000 euros hace casi una década. Ahora, la Audiencia Provincial de Alicante ha enjuiciado estos hechos y ha condenado a dos empresarios por un delito de estafa agravada a sendas penas de un año y medio y tres años de cárcel, así como al pago de multas de 320 y 1.440 euros.

Uno de los dos empresarios acusados se declaró culpable en el juicio celebrado en la Sección Tercera, de ahí que le hayan impuesto la mitad de pena que al otro procesado, según se recoge en una sentencia hecha pública por la Audiencia. El fallo también condena a una constructora de La Nucía por la estafa y le impone una multa de 378.000 euros.

Los hechos declarados probados en la sentencia se remontan a 2012. Uno de los acusados era el administrador de una empresa propietaria del inmueble donde estuvo ubicado el Hotel Cuatro Vientos de Teulada, en la carretera N-332, y en el que se proyectó su reforma para poner en marcha una sala de baile y club de «striptease». Según la sentencia, este empresario se puso de acuerdo con el otro acusado con el ánimo de obtener un beneficio patrimonial y el 27 de julio de 2012 firmaron un acuerdo de voluntades para sacar adelante el proyecto. El acuerdo contemplaba que uno de los empresarios mostraba su intención de arrendar el local donde estaba el hotel a la empresa administrada por el otro acusado y éste último se comprometía a realizar las obras necesarias para convertir el inmueble en un club de «striptease» bajo el nombre de «La femine show girls».

El dueño del inmueble, que no admitió su culpabilidad en el juicio, se puso de acuerdo con el otro empresario para la reforma y contactó con varias empresas para ejecutar las obras.

Según la sentencia de la Audiencia, los acusados realizaron pagos en metálico a varias empresas con la finalidad de dar una apariencia de solvencia, cuando en realidad no tenían «intención de abonar las obras que se iban a realizar». Tras efectuar los primeros pagos parciales siguieron contratando servicios a empresas y emitieron unos pagarés girados contra una constructora de La Nucía cuyo administrador era el acusado que se declaró culpable. Esta empresa de La Nucía «carecía de actividad así como de patrimonio», por lo que los pagarés resultaron impagados.

Asimismo, el fallo señala que durante el transcurso de las obras se realizaron una serie de operaciones con mercantiles que permitieron a los acusados beneficiarse de las reformas realizadas en el hotel y de su explotación, sin que llegaran a pagar a las empresas todo el dinero.

Nueve empresas, alguna de ellas de cerrajería y jardinería, sufrieron un perjuicio de 125.888 euros. Otras dos mercantiles reclamaban inicialmente más de 41.000 euros pero se retiraron de la querella en octubre de 2015.

Rechazo vecinal y reconversión en clínica privada

La puesta en marcha del club «La femine» arrancó a finales de 2012 con un rechazo vecinal y críticas de los grupos municipales de Teulada. La vida de este local nocturno fue efímera y años más tarde el inmueble acabó reconvertido en una clínica privada. Durante los meses que estuvo abierto se le impusieron denuncias por colocar publicidad en coches y para la inauguración se anunció la actuación de Tatiana Delgado, finalista de Supervivientes en 2011.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats