Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Viendo contar billetes en la sala

El visionado de las grabaciones de Ángel Fenoll consume una de las últimas sesiones de juicio por la trama de las basuras de Calp

Ángel Fenoll, a la izquierda, y Francisco Artacho, a la derecha, en dos imágenes tomadas en las inmediaciones de los juzgados de Benalúa el día que comenzó el juicio. |

De no haber sido por la deficiente calidad de las imágenes y el más que pésimo sonido, lo que este jueves se vivió en la sala de vistas donde se está juzgando la trama de las basuras de Calp bien podía haber pasado por una sesión de cine. Ocho acusados con sus respectivas defensas, los dos fiscales anticorrupción, la acusación particular (que se ejerce en nombre del Consistorio) y los miembros de tribunal ocupando cada uno su butaca en el salón de actos de los juzgados de Pardo Gimeno, en Alicante, donde está celebrando esta vista oral.

Pero no se proyectaba ninguna película sino una pequeña parte de las grabaciones con las que el empresario oriolano de las basuras Ángel Fenoll dio origen al caso Brugal sentando en el banquillo a una nutrida representación de la clase política y empresarial de la provincia de los últimos años del siglo pasado y los primeros de este. Él y su hijo incluidos.

Con una cámara situada estratégicamente en una esquina de su despacho, Fenoll inmortalizó conversaciones y entregas de dinero como la que en una de las grabaciones vistas ayer Francisco Artacho, cuñado del exdiputado provincial y exedil del PP en Calp Juan Roselló contaba los billetes que el empresario le acababa de entregar para, según las acusaciones, lograr favores del Ayuntamiento de Calp.

En esta pieza separada del caso Brugal se trata de determinar si Fenoll y su hijo se pusieron de acuerdo con representantes públicos de ese municipio, entre ellos, y además de Roselló, el encones alcalde Javier Morató, el edil de Hacienda Fernando Penella y un técnico para no solo para conseguir que se les adjudicase la planta de tratamiento de residuos sino también para alterar al alza su peso con el que facturaban al Ayuntamiento.

En más de cuatro millones fija el perjuicio para las arcas municipales el Ministerio Público, que ayer sorprendió a acusados y defensas avanzando una modificación en sus conclusiones definitivas que nadie se esperaba pero que, sin duda, les facilita la preparación de sus informes.

Los fiscales Felipe Briones y Pablo Romero siguen considerando los hechos constitutivos de los delitos de cohecho, prevaricación, blanqueo de capitales y malversación, pero en relación a este último cargo introducen la alternativa de fraude, por si el tribunal así lo estimara, para asegurar la condena.

La sala ha señalado para la próxima semana el informe de la acusación pública dejando para el día 20 el turno de las defensas. Justo un mes después, del 18 de enero, se reanuda en la sede de la Audiencia en Elche la vista oral por el plan zonal de la Vega Baja, otro proceso que también tiene su origen en las citas de Fenoll.

Vídeos caseros en el despacho de Fenoll


El escenario no cambiaba. Era del despacho de Ángel Fenoll, donde tenía colocada una cámara. En estas imágenes es Francisco Artacho, el cuñado del exdiputado Juan Roselló, el que aparece contando billetes junto al empresario de Orihuela y a uno de sus empleados.

Vídeos caseros en el despacho de Fenoll

«¿Esto está contado en el banco?»

El 3 de abril de 1998 se produce una nueva reunión entre Ángel Fenoll y Francisco Artacho en el despacho del empresario donde aparece un hombre llamado Paco, posiblemente empleado de Fenoll, que extrae un sobre con cuatro millones de pesetas que le entrega a Artacho.

Ángel Fenoll: Hola Paco. (Ininteligible).

Paco: Buenos días. Por desgracia no había suficiente. Y me ... (ininteligible)... en B. Y nada más que he podido. Me han dado cuatro millones. Ayer por lo visto se quedaron (Ininteligible) Y en la oficina principal.

Francisco Artacho: Están cada día peor (...).

Á. F.: Los bancos no te dan F.A.: Pero en las cajas de ahorro yo saco bastante. La vez que más he sacado fueron catorce, me parece (ininteligible) en una mañana. (...) ¿Esto está contado en el banco?

Á. F.: Claro.

P.: De todos modos, cuéntalo.

Á. F.: Cuéntalo.

F.A.: ¿Tu lo has contado? P.: No, porque yo me he venido y no me fío...

F.A.: Pues échame una mano.

P.: Me han mandado a la oficina principal. No ves que todo me lo han dado...

F.A.: ... que me lo han dado todo en diez mil todo.

(Artacho tras contar el dinero junto a Paco lo introduce en su maletín)

P.: ¿Y cuándo se va a empezar aquello?

F.A.: ¿El qué? P.: La planta.

F.A.: (...) Ya están trabajando... (...) Ángel dice que en junio esteramos vaciando. Cuanto antes, mejor.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats