El Ayuntamiento de Calp seguirá luchando contra la ampliación de la piscifactoría. Así lo ha manifestado tras reunirse la alcaldesa Ana Sala con dirigentes de la empresa que gestiona estas instalaciones en la localidad junto a otros representantes de la corporación municipal así como del Real Club Náutico de Calpe, Cofradía de Pescadores y la Asociación de Empresarios de Calpe. En ese encuentro, representantes de la mercantil han intentado acercar posturas, pero sin éxito.

La reunión fue convocada por Avramar con "ánimo conciliador" con el fin de acercar posturas entre las diferentes partes, sin embargo, solo han logrado del Ayuntamiento que se mantengan en dejar patente la "total oposición" al proyecto.

La alcaldesa destacó que "tenemos una bahía privilegiada y la ampliación de la piscifactoría va a causar un gran impacto; lo que queréis montar aquí es abominable y es nuestra obligación defender a nuestro municipio y sus intereses". Así insistió que no está en contra de ninguna empresa ni de la acuicultura en general y que rechaza el emplazamiento frente a las costas calpinas. “Seguiremos luchando contra la piscifactoría”, ha destacado.

Por su parte, los representantes de Avramar y de la Asociación Empresarial Acuicultura Española, también presentes en la reunión, han manifestado que el ánimo de convocar la reunión era desmentir “las falsedades” que en torno a este asunto se han vertido. “Queremos ofrecer toda la información de la que disponemos para que todos los sectores de Calp se queden tranquilos, que no se van a producir las desgracias medioambientales que se han dicho últimamente”, ha señalado Javier Ojeda, gerente de la Asociación Empresarial Acuicultura Española.

El director General de Avramar en España, Tahiche Lacomba, ha defendido los pasos que ha dado la empresa desde un principio hasta la obtención de la autorización de la ampliación y ha destacado que este proyecto contaba con la aprobación tanto de la anterior directiva de la Cofradía de Pescadores como de Ana Sala, con quien se reunió hace diez años cuando esta era concejala de Territorio. Al respecto, la alcaldesa ha querido dejar claro que en aquellos momentos no era consciente de lo que la ampliación de esta granja marina suponía tanto en lo que respecta al impacto visual como medioambiental.

Además, se ha informado que desde Avramar se realizan controles periódicos que garantizan la calidad de las aguas y que si eso no fuera así Conselleria les retiraría la concesión. Así mismo, han desmentido que el porcentaje de antibióticos que se suministra a los peces con el pienso sea de entre el 15 y 20%, cifra que, asegura, no supera nunca el 1%.

Tras la reunión, en un comunicado, la empresa ha explicado además que la instalación de Calp va a contar con un máximo de 30 viveros y no los 45 que se están indicando. "De ninguna manera la instalación va a dañar la calidad del agua, algo que sería perjudicial para los propios peces", añadieron. El proyecto cuenta con un Plan de Vigilancia Medioambiental, determinado por la administración, en el que un organismo, externo a la empresa, medirá mensualmente diferentes parámetros para garantizar la calidad del agua y de los fondos marinos, reportando a las autoridades autonómicas. Además, la empresa analizará la calidad de las aguas de baño. Cabe destacar que a lo largo de la geografía española se encuentran autorizados y activos viveros ubicados en zonas protegidas / Red Natura, y que nunca se ha producido un impacto negativo sobre las aguas.

En cuanto al impacto paisajístico, el principal inconveniente señalado por los diferentes participantes en la reunión se trabajó de la mano de la máxima autoridad en la materia, la Dirección General de Política Territorial y Paisaje, para "minimizar su impacto". En otros emplazamientos, como Altea, acuicultura y turismo "han convivido durante años sin problemas, y son frecuentes los ejemplos en países con amplia tradición pesquera y turística en los que las tres actividades conviven o incluso crean sinergias", añadieron.

A lo largo de las últimas tres semanas, expertos de la empresa han promovido un calendario de encuentros personalizados para compartir con los responsables de las instituciones públicas y privadas información avalada por la ciencia sobre la realidad de la acuicultura. Uno de los puntos destacados de estos encuentros ha sido la presentación de la Memoria de Sostenibilidad de Acuicultura de España.

Con todo explicaron que la "acuicultura es imprescindible para que todos podamos comer pescado de calidad, a un precio asequible, sin esquilmar los mares y ríos", esto es, cumpliendo con las cuotas de pesca que se establecen internacionalmente para compatibilizar el consumo humano con la regeneración de las especies. Ojeda, en su intervención ante los asistentes, ha instado a "trabajar de manera constructiva, desde el conocimiento y no desde el prejuicio".

Por su parte, tanto el Club Náutico, como la Cofradía de Pescadores y la Asociación de Empresarios de Calpe han querido mostrar su rotundo rechazo a esta iniciativa por el gran impacto que tendrá en la economía calpina que vive básicamente del turismo. El concejal de Territorio Juan Manuel del Pino ha manifestado que a su juicio la ampliación de esta piscifactoría es una “exageración”. “Nos plantan una industria que no merecemos. Vamos a pelear hasta donde haya que pelear”, ha afirmado.