En este tiempo de incertidumbre, los ayuntamientos y la sociedad en general nos enfrentamos a grandes retos: la reactivación de la economía, el empleo joven, la lucha contra la violencia de género, el crecimiento sostenible y respetuoso con el medio ambiente o mayores cotas de bienestar social. Aspectos todos ellos que también deben abordarse desde la administración local.

Hoy no podemos dejar de hablar de la necesidad de ahondar en las competencias municipales. A diario nos enfrentamos con problemas que demuestran la necesidad de que las administraciones locales, las más cercanas al ciudadano, cuenten con mayores cotas competenciales que necesariamente deben ir acompañadas de mayor financiación.

Precisamente, si algo demostró la pandemia es que la administración a la que el ciudadano recurre en primer lugar es el Ayuntamiento, no importa el marco competencial de las administraciones, cuando existe una necesidad imperiosa o una emergencia, el ciudadano se dirige al Ayuntamiento. Y la administración local debe estar preparada para dar respuesta y contar con las herramientas para hacerlo. La gente quiere que el alcalde le resuelva sus problemas y que no le diga que es competencia de uno o de otro.

En la gestión de un municipio cada decisión repercute directamente y a menudo de forma inmediata en la calidad de vida de los vecinos, la política local encierra una buena parte de las claves de nuestro bienestar individual y colectivo y del espíritu de la democracia.

En el Ayuntamiento de Calp tenemos claro que lo primero son las necesidades de los calpinos, más allá de que éstas sean competencia municipal o no. En ese sentido, se han puesto en marcha iniciativas como el BonoBaby o Plan de Empleo. En el primer caso se trata de ayudas de hasta 500€ destinadas a la adquisición de productos infantiles de primera necesidad, puericultura, farmacia y parafarmacia, alimentación infantil, entre otros, adquiridos en el comercio local.

El Plan de Empleo, que este año alcanza la segunda edición, pretende poner en marcha políticas activas de empleo, para ello se han destinado 1.300.000€ con el fin de contratar a 71 personas de distintas categorías profesionales.

Otro grave problema al que nos enfrentamos es la insuficiencia del transporte sanitario en nuestro municipio ya que desde Conselleria se utilizan criterios que no tienen en cuenta la realidad demográfica del municipio, ni la distancia con el Hospital de Denia ni la estructura poblacional ni la dispersión urbanística ni cuestiones como el tráfico o la orografía. Desde el Ayuntamiento de Calp llevamos años contratando un servicio de ambulancias propio que complemente la dotación de la Consellería de Sanidad con el consiguiente coste para el erario público, y con los consiguientes reparos de la Intervención Municipal.

De hecho, el Consistorio ha iniciado sendos procedimientos para reclamar judicialmente a la Conselleria de Sanitat la ampliación del servicio de transporte sanitario en la localidad y además reclamar los costes soportados por el Ayuntamiento al asumir este servicio que no es competencia municipal.

Por otra parte, Calp como municipio eminentemente turístico se enfrenta a la incongruencia de cuadriplicar la población, cada vez durante más meses al año, y contar con las infraestructuras y las inversiones diseñadas para una población de 20.000 personas. En ese sentido necesitamos mejorar y ampliar nuestros servicios y no podemos crear impuestos ni subir los que ya tenemos aumentando la presión fiscal de los calpinos. Somos el cuarto municipio en planta hotelera de la provincia, con más de 3.000 camas hoteleras, ofrecemos playa, sol, turismo deportivo, cultural y gastronómico y necesitamos mayor financiación para dar la mejor imagen durante todo el año, especialmente los meses de mayor afluencia turística.

En este sentido, en Calp este año hemos licitado un nuevo servicio de salvamento, socorrismo y ayuda al baño tutelado, que amplía la temporada estival, el horario y el personal. El gasto se presupuesta en 585.975.03, incrementándose en 118.400,00 euros, casi un 20% más respecto a la pasada legislatura. Además, ya estamos trabajando en un nuevo contrato de Limpieza y mantenimiento de playas, en el que vamos a invertir 645.182.45 euros cada año. Todo ello para mejorar nuestro gran recurso turístico: nuestras playas.

Pero además de incorporar nuevos servicios y mejorar los ya existentes en Calp, hemos querido llevar a cabo un plan de reducción fiscal que beneficie directamente a los ciudadanos.

Para ello, el gobierno local ha mantenido la rebaja del 5.04% en el tipo de impuesto sobre bienes inmuebles de naturaleza urbana (IBI urbana), aprobada en 2019 y hemos ampliado las bonificaciones de las plusvalías de las herencias. La actual ordenanza contempla bonificaciones de la vivienda habitual de la persona fallecida en un 95% hasta el primer grado de consanguinidad. En 2022 es voluntad del gobierno aumentar la bonificación del impuesto de transmisiones por causa de muerte a todo tipo de inmueble y en todos los grados de consanguinidad o afinidad. Se calcula que con esta iniciativa las arcas municipales dejarán de percibir 1 millón de euros.

Además, desde el 1 de noviembre al 28 de febrero se ha suspendido la tasa por utilización privativa o aprovechamiento especial de la vía pública con el objetivo de fomentar la celebración de eventos en el municipio en temporada baja. Este año se ha aprobado la bonificación del IBI por instalación placas solares y se ha suspendido la tasa municipal derivada de la licencia ambiental, con el objetivo de impulsar la actividad económica reduciendo tributos y facilitando la apertura de nuevos establecimientos.

Los Gobiernos Locales son un pilar indiscutible de la arquitectura constitucional. El poder local es el que ha dado soluciones en momentos de crisis y desesperanza. Por ello, debemos aspirar a una financiación específica que favorezca la dinamización económica de nuestros municipios y reivindicar normativas que reconozcan el papel de los Gobiernos Locales y su peso en la vertebración social.