El PP de Calp recurre al Síndic ante la negativa del gobierno de cambiar los plenos de día

César Sánchez asegura que el defensor valenciano ha abierto una "investigación" a la alcaldesa Ana Sala por "vulnerar el derecho a la participación política"

Uno de los plenos de Calp.

Uno de los plenos de Calp. / INFORMACIÓN

El Síndic de Greuges "abre una investigación" a Ana Sala por vulnerar el derecho a la participación política. Así lo ha indicado el PP de Calp después de presentar una queja en el organismo ante la "obcecación de la alcaldesa en no cambiar el día del pleno". Una decisión que "coarta derechos fundamentales de participación política recogidos en la Constitución", según explican los populares.

El PP de Calp "no se da por vencido. Acudiremos a todas las instancias posibles para defender los derechos constitucionales de los concejales y, en este caso concreto, los de nuestro portavoz y diputado en el Congreso, César Sánchez", han indicado en un comunicado. Como ya publicó este diario, el grupo de la oposición ha pedido en varias ocasiones que se cambiaran los plenos de día (ahora se celebran los martes por la tarde) porque Sánchez, diputado en el Congreso en Madrid, no puede acudir por coincidir las sesiones.

Por ello, "hemos presentado una queja ante el Síndic de Greuges, que ha sido admitida al advertir la vulneración por parte de la alcaldesa, Ana Sala, del derecho fundamental a la participación política, derecho consagrado por el artículo 23 de la Constitución", indican. La alcaldesa, como se indica en la queja admitida a trámite, "se obceca en no cambiar el día de celebración de los plenos ordinarios. Ella afirma que cambiar el día entorpecería la forma en la que se ha organizado su vida privada, priorizando su vida personal al bien general y a la salud democrática".

Así apuntan desde el PP que "su único propósito es perjudicar al portavoz popular e impedirle asistir dado que ese día hay también sesión parlamentaria en el Congreso. No obstante no es solo una actitud reprochable a nivel moral, sino que va mucho más allá, Ana Sala está coartando deliberadamente un derecho constitucional". Y añaden que "su actitud obstruccionista es de una gravedad superlativa. Impide que los cargos públicos ejerzan su actividad en condiciones de igualdad y puedan desarrollar sin trabas el mandato que le han dado los electores".

En la queja al Síndic, el PP incide precisamente en esto: "Los concejales representan a los ciudadanos. Impedir que lleven a cabo su labor significa menoscabar la democracia representativa. Esta cuestión no es para nada baladí, la alcaldesa no ha valorado bien el alcance de entorpecer a un concejal, en este caso, además, portavoz del grupo, su responsabilidad de dar voz a las calpinas y calpinos que lo eligieron".

Mientras, los socios de gobierno de Ana Sala (PSOE y Compromís), "sí saben de la gravedad de este boicot antidemocrático. Sin embargo, le han consentido incluso que quebrara la normalidad de la corporación y censurara una propuesta de los populares para incluir en el orden del día del pleno el debate sobre el cambio de día de los plenos ordinarios". El PP "ya advirtió en su momento que esa decisión arbitraria de la alcaldesa no tenía precedentes en la historia democrática de Calp. Ahora el Síndic abre una investigación y concede un mes de plazo al Ayuntamiento de Calp para presentar un informe detallado sobre los hechos que han motivado la apertura de procedimiento y sobre la posible afectación al derecho invocado".

Con todo concluyen que el Partido Popular "no va a resignarse. Que la alcaldesa limite los derechos constitucionales de los concejales del PP trasciende el capricho y no se puede tratar como una cuestión menor. De ahí que desde la agrupación se haya presentado ahora la queja al Síndic y no se descarte iniciar otras acciones legales para preservar la pluralidad política y garantizar un debate en igualdad de condiciones y sin vetos".