¿Es posible construir una casa con balas de paja en vez de hacerlo con ladrillos o bloques de hormigón? No solo se puede, sino que es una técnica en alza en toda España, que asiste a una especie de ‘boom’ de la construcción con paja. Las empresas especializadas se multiplican, faltan profesionales para atender el aumento de demanda y cada vez son más los arquitectos que se dedican a este tipo de proyectos, ejemplo de sostenibilidad.

Todo comenzó a finales del siglo XIX, cuando en las amplias llanuras de Nebraska (EEUU) se empezó a emplear la paja para levantar viviendas. En Francia se levantó una casa con este material en 1920 (que hoy es la sede de la asociación francesa dedicada a esta modalidad de edificación) y en España las primeras datan de mediados de los años 90.

Pero ¿en qué consiste este tipo de construcción? Rikki Nitzkin, presidenta y fundadora de la Red de Construcción con Paja (RCP), una ONG que coordina a los profesionales dedicados a este sector, explica los dos sistemas principales que existen en la actualidad. Uno de ellos consiste, simplemente, en apilar balas de baja para construir los muros de carga, del mismo modo que si fueran ladrillos. “Es la técnica más antigua, pero es más delicada, porque no todos los profesionales saben ejecutarla correctamente”, afirma Nitzkin.

Rikki Nitzkin, presidenta de la Red de Construcción con Paja maria mamerta agirre

La segunda opción, más empleada por presentar menos complicación, son las estructuras de relleno, es decir, se levanta una estructura (generalmente de madera) a modo esqueleto que luego se rellena de paja.

No cualquier profesional está capacitado para construir una casa de paja. “Si quieres construir con este material, has de investigar las técnicas existentes y has de saber sobre bioconstrucción”, advierte la presidenta de RCP. Por ejemplo, hay que saber cómo actúa el vapor de agua para evitar que la paja atrape la humedad. “Si un técnico de construcción convencional quiere dedicarse a esto, debe asesorarse en bioconstrucción o bien recurrir a paneles prefabricados, que también se comercializan”, señala Rikki Nitzkin.

Ahorro en refrigeración y calefacción

Entre las principales cualidades de este tipo de viviendas destaca su “insuperable capacidad de aislamiento térmico”, que permite mantener una temperatura agradable tanto cuando hace frío como hace calor en el exterior. Ello supone un ahorro económico en refrigeración y calefacción, aparte de una reducción en las emisiones de gases a la atmósfera que suponen estos sistemas artificiales de climatización.

El coste de una construcción en paja, señala la presidenta de la RCP, no es más barato que una de tipo convencional, “pero lo que no ahorras en la edificación lo terminas ahorrando a largo plazo” al reducir gastos como los de climatización y otros relacionados con el mantenimiento.

Casa unifamiliar de paja en Olván, Cataluña Okambuva

En España la primera casa de paja se construyó hace casi 30 años y desde entonces ya hay “varios cientos” funcionando en diversos puntos de la geografía nacional. Y cada día hay más. No son solo pequeñas cabañas o casetas de uso esporádico. Se están construyendo viviendas de gran tamaño, capaces para varias familias, y de resistencia comprobada.

El número de arquitectos, aparejadores y constructores que se especializan en este sistema va creciendo. “El que quiera dedicarse a este sector siempre tendrá trabajo”, señala Nitzkin, quien asegura que “cada vez hay más demanda” y el número de proyectos crece sin parar. En realidad, “hay gente que no construye con paja simplemente porque no encuentra profesionales que lo hagan”, añade.

"Aumento exponencial de la demanda"

De la misma opinión es Alejandro López, arquitecto y bioconstructor de la empresa Okambuva, un sello con numerosas viviendas repartidas por el país. “El aumento de la demanda es exponencial y parecerse encontrarse en una fase inicial; pienso que aumentará mucho y de forma rápida en los próximos meses y años”, señala.

López considera que, actualmente, el principal obstáculo para este tipo de viviendas “es la falta de profesionales, tanto para la fase del proyecto como para la ejecución de la obra”.

Él mismo atiende ahora mismo 15 proyectos relacionados con la construcción sostenible, tanto de construcción con paja como con otras técnicas naturales. El futuro, señala el responsable de Okambuva, es prometedor.

Precisamente para solucionar el problema de la falta de profesionales, cada vez se organizan más cursos y talleres para enseñar los secretos de una forma de edificar que poco tiene que ver con la colocación de ladrillos y hormigón. Son técnicas que a menudo se remontan a siglos atrás y que están íntimamente ligadas con la naturaleza.

Vivienda en Ajangiz (Gernika) Ecopaja

De hecho, para este mes de mayo está convocado en Covarrubias (Burgos) un encuentro nacional de construcción con paja que reunirá a los socios de la RCP para intercambiar opiniones y proyectos sobre esta industria en crecimiento. La web de la entidad ofrece también información sobre cursos de formación y talleres.

La creencia de que la paja puede constituir un peligro en caso de incendio queda desmentida por el hecho de que este material nunca está expuesto ni queda al descubierto, sino que se aplican revoques de arcilla o cal que, según las pruebas de laboratorio realizadas, resisten totalmente los efectos de las llamas.

Un sistema constructivo que antes era visto con desconfianza e incluso con desdén está ganando adeptos, especialmente entre las personas más conscientes de la necesidad de ahorrar impactos al medio ambiente y reducir la huella de carbono en su vida diaria.

Rikki Nitzkin es autora de dos libros sobre la construcción con paja, 'Casas de Paja: una guía para autoconstructores' (2ª edición 2016, ed. EcoHabitar) y 'A complete guide to straw bale building' (2020, ed. Permanent Publications) y posee una empresa sobre formación en esta técnica: https://tallerconco.org/

…..

Contacto con la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es