La subida del nivel del mar está condenando a la desaparición a las más de 1.200 islas de la República de Maldivas. El tiempo apremia, y los más de 340.000 habitantes del país necesitan un remedio para poder afrontar las consecuencias de un cambio climático que no tiene visos de frenar su avance. Y aunque pueda parecer contradictorio, dicha solución se ha encontrado justamente en el mar. La ciudad flotante de Maldivas será la primera del mundo en trasladar a la población al entorno más seguro frente al cambio climático, el océano.

El ambicioso proyecto tiene capacidad para acoger a 20.000 residentes en las islas, los cuales podrán adquirir una nueva vivienda de unos 100 metros cuadrados, con terraza, parking, embarcadero y, obviamente, vistas al mar. Bajo el nombre de Maldives Floating City (MFC), el nuevo residencial acuático se levantará cerca de la capital del archipiélago y de su aeropuerto, sobre una serie de estructuras hexagonales que ocuparán 200 hectáreas de aguas templadas en el Océano Índico, en mar abierto pero rodeadas de atolones. Dichas islas sirven como barrera y rompeolas, lo que permite que haya menos perturbaciones en estas aguas.

Recreación del proyecto Maldivesfloatingcity

Al principio solo serán eso, viviendas residenciales. Pero a largo plazo la ciudad flotante se dotará de todo tipo de servicios, desde tiendas, restaurantes y hoteles hasta colegios, hospitales, entre otros. Según Dutch Docklands, la promotora del proyecto, cada casa costará unos 240.000 euros. La idea es que sean viviendas “asequibles” para conseguir el más amplio espectro de compradores potenciales y, ante todo, lograr despertar el interés de la gente para trasladarse allí.

El proyecto comenzará a construirse el próximo año, pero lleva más de una década en la mente de los dirigentes de Maldivas. El expresidente de la república, Mohamed Nasheed, ha sido el principal promotor de esta iniciativa y siempre ha sido tajante con respecto a la forma de vida de la población: “Nuestros hábitos de vida hasta ahora se han basado en la ocupación terrestre, y esto ha tenido un impacto muy negativo en nuestro medio ambiente”.

Las viviendas serán asequibles maldivesfloatingcity

Por eso, desde 2009 el Ejecutivo nacional está buscando alternativas para que los maldivos puedan vivir en su lugar de origen, pese a las inclemencias del calentamiento global. Como recuerda el ministro de Turismo de la República, Abdulla Mausoom, Maldivas es en un 99,6% agua, por eso es necesario “buscar formas creativas de vivir aquí”. 

La solución vino de la mano de la empresa holandesa Dutch Docklands, que tenía experiencia en este tipo de casas flotantes, muy habituales y exitosas en Holanda. “Al principio allí también miraban estos hogares acuáticos con cierto recelo, pero con el tiempo han ganado mucha popularidad”, afirma el CEO de la empresa, Paul Van de Camp.

Los promotores y gobernantes aseguran que todo está yendo de acuerdo a los tiempos previstos. Por eso, tras varios años soñando con esta ciudad flotante, la construcción en medio del mar comenzará en 2023. A partir de entonces, “se irá completando por fases en los próximos cinco años”, como explican los promotores en una nota de prensa.

La ciudad que se alzará sobre el agua también se ha presentado como un proyecto respetuoso con el medio ambiente. Según Nasheed, los maldivos deben “vivir en el agua o con el agua, pero sin perturbar el medio ambiente”. Este proyecto sigue esa misma filosofía. “En las Maldivas no podremos parar las olas, pero sí podremos elevarnos con ellas”. La misma disposición hexagonal de la ciudad es una forma de adaptación a una de las comunidades más prolíficas del país: los corales.

El proyecto asegura que con esta ciudad flotante, el impacto en los corales será mínimo, lo que permitirá preservar estos organismos básicos para la vida marina. Al mismo tiempo, esta forma de vivir de forma más sostenible con la naturaleza, permite mantener a raya los impactos en la fauna marina. Y es que en las aguas de las Maldivas también duermen 1.100 tipos de peces distintos, cinco especies de tortugas marinas, 21 de cetáceos, 400 de moluscos y 83 de equinodermos. De ahí el empeño de sus dirigentes por proteger el paraíso natural que les rodea.

........

Contacto de la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es