El calentamiento global podría llegar a ser "catastrófico" para la humanidad y provocar el colapso de la sociedad mundial, e incluso la extinción del ser humano. Crisis financieras, conflictos bélicos y propagación de nuevas enfermedades infecciosas son algunos de los posibles efectos colaterales del cambio climático, según un equipo internacional de investigadores dirigido por la Universidad de Cambridge.

El mundo debe empezar a prepararse para la posibilidad de un ‘apocalipsis climático’, señalan los investigadores, que proponen una agenda para afrontar los peores escenarios posibles, poco estudiados, que incluyen resultados que van desde la pérdida del 10% de la población mundial hasta "la eventual extinción humana".

"Existen amplias razones para sospechar que el cambio climático podría resultar en una catástrofe global", recoge el informe realizado por estos científicos, que subrayan que analizar los mecanismos de estas consecuencias extremas podría ayudar a "impulsar la acción, mejorar la resiliencia e informar las políticas, incluidas las respuestas de emergencia" ante la crisis climática.

En un artículo publicado en la revista académica Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), los autores revisan la situación climática actual y piden al Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) que dedique un futuro informe al "cambio climático catastrófico" para fomentar la investigación e informar al público del peligro que supone el calentamiento planetario.

Creen que es hora de que la comunidad científica se enfrente al desafío de comprender mejor el cambio climático catastrófico, y sus consecuencias, entre las que señalan la inestabilidad política, la crisis alimentaria y el riesgo financiero sistémico.

Guerra nuclear global

"Ya en 1988, la histórica declaración de la Conferencia de Toronto describió las consecuencias finales del cambio climático como potencialmente ‘superadas solo por una guerra nuclear global’. A pesar de tales proclamaciones hace décadas, la catástrofe climática es relativamente poco estudiada y mal entendida", alertan los investigadores.

El calentamiento global podría llegar a ser catastrófico, según los científicos. pixabay

"A pesar de los 30 años de esfuerzos y algunos avances en el marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero (GEI) siguen aumentando", lamentan. Y con ellas, las temperaturas.

Así, en la actualidad ‘solo’ registra una temperatura anual media superior a los 29 grados el 0,8% de la superficie terrestre de la Tierra, lo que afecta a unas 30 millones de personas. Pero el escenario medio-alto de emisiones y crecimiento de la población revela que en 2070 serán 2.000 millones de personas las que vivan en esas áreas extremadamente cálidas.

Todo ello con un agravante: las futuras áreas de calentamiento extremo coinciden con los estados actualmente vulnerables. Conclusión: "Si la fragilidad política actual no mejora significativamente en las próximas décadas, podría producirse un cinturón de inestabilidad con ramificaciones potencialmente graves", recoge el informe.

De ahí su llamamiento a analizar los peores escenarios posibles. Porque, en su opinión, el cambio climático podría "socavar irrevocablemente la capacidad de la humanidad para recuperarse de otro cataclismo, como una guerra nuclear", apuntan.

Los ‘cuatro jinetes’ del cambio climático

Según los investigadores, hay muchos contribuyentes potenciales a la morbilidad y mortalidad inducidas por el clima, pero señalan que los ‘cuatro jinetes del apocalipsis climático’ podrían ser: "La hambruna y la desnutrición, los fenómenos meteorológicos extremos, los conflictos y las enfermedades transmitidas por vectores". Claro que estos ‘jinetes’ se verán agravados por riesgos e impactos adicionales, como "la mortalidad por la contaminación del aire y el aumento del nivel del mar".

El cambio climático puede propiciar conflictos bélicos. pixabay

Por todo ello, los investigadores sugieren una "agenda de investigación para el cambio climático catastrófico" que se centre en cuatro aspectos clave:

–Comprender la dinámica y los impactos del cambio climático extremo a largo plazo.

–Explorar las vías desencadenadas por el clima hacia la morbilidad y la mortalidad masivas.

–Investigar la fragilidad social: vulnerabilidades, cascadas de riesgo y respuestas al riesgo.

–Sintetizar los resultados de la investigación en "evaluaciones integradas de catástrofes".

El apartado de conclusiones del informe es contundente: "Existe amplia evidencia de que el cambio climático podría volverse catastrófico, incluso con niveles modestos de calentamiento. Comprender los riesgos extremos es importante para una toma de decisiones sólida, desde la preparación hasta la consideración de las respuestas de emergencia", recoge.

"Enfrentarse a un futuro de aceleración del cambio climático sin ver los peores escenarios es una gestión de riesgos ingenua en el mejor de los casos y fatalmente tonta en el peor", concluyen los autores del informe.

Informe de referencia: https://www.pnas.org/doi/10.1073/pnas.2108146119