Algunos conductores piensan, erróneamente, que masticar chicle o beber agua evita dar positivo en un control