Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación

Hacer de locutores o hablar de homofobia: los institutos exprimen "la locura" por el Mundial

Tras confirmar el interés desmedido del alumnado por el Mundial, celebrado en horario escolar, muchos docentes aprovechan para reflexionar sobre cuestiones fundamentales

Alumnos del Sagrat Cor del Besòs hacen de locutores sobre los partidos del Mundial. Manu Mitru

Más allá de confirmar que a/ el Mundial genera un interés desmedido ("locura", en palabras de los profes) en un grueso del alumnado y b/ que las aulas digitalizadas -un ordenador por crío- pueden ser un arma de doble filo, profesores de todo el territorio están haciendo de la necesidad virtud y se las están ingeniando para intentar aprovechar el fenómeno para conversar con los chicos de los muchos (y complejos) temas que atraviesan la polémica competición. Del negocio del fútbol a la geopolítica, pasando por los derechos humanos y adaptándose, obviamente, a la edad de la clase. No todo el interés por la competición iba a quedar reducido o cómo los alumnos se lo montan para seguirla a escondidas desde sus dispositivos móviles.

“Hemos hablado con ellos de las condiciones laborales que han sufrido las personas que han trabajado en la construcción de las instalaciones en las que se está celebrando el Mundial que miran con tanto interés, cómo se vulneran los derechos de las mujeres en ese país y que hace hasta hace muy poco el Barça llevaba el nombre de Qatar estampado en la camiseta”, resume Roger Casanovas, profesor del instituto Castell del Quer de Prat de Lluçanès, donde los chavales tienen prohibido usar el móvil. 

Como en tantos otros centros catalanes, los alumnos del Castell del Quer no pueden sacar el teléfono de la mochila mientras están en el interior del centro. Pero este martes tenían una salida programada al teatro del pueblo y, durante el trayecto, algunos chicos aprovecharon la laguna legal -estaban en la calle, no en el insti- y se pusieron a mirar con más o menos disimulo el Argentina-Arabia Saudí, el primer partido del Mundial que movía masas -la selección de Messi- en horario escolar. Una situación nunca vivida hasta ahora -estos campeonatos se habían celebrado siempre en verano- y en un momento en el que móviles, tablets y ordenadores hacen que todo esté al alcance de la mano de forma instantánea, con los problemas que eso está generando en las aulas, como explicó ayer este diario.

Geografía aplicada

“Les explicamos por qué hacen el Mundial ahora y no en verano, por las altas temperaturas de la región, o que es un lugar en el que no se permiten las protestas y lo que eso representa”, añade un profesor de Historia de otro instituto catalán.

Más allá de los correos advirtiendo de las sanciones que recibirán los chicos que sean pillados conectados al fútbol en horario lectivo -en algunos centros incluso se habla de expulsiones-, en el instituto Quatre Cantons, en Barcelona, también se optó por enviar otro 'e-mail' a los alumnos explicándoles que Qatar no respeta los derechos de las mujeres ni de los colectivos LGTBI, ni de los trabajadores y trabajadores, miles de los cuales han perdido la vida en la construcción de los estadios”.

"Estamos ante un claro ejemplo de situación de aprendizaje en la que desarrollar la educación competencial", apunta la directora de instituto Maribel Tarrés

decoration

Cuestión de identidad

Si el martes el plato fuerte el Argentina-Arabia Saudí, este miércoles lo ha sido Marruecos. Maribel Tarrés, directora del INS Jaume Cabré de Terassa, señala que el martes algunos alumnos la advirtieron de que al día siguiente no irían al insti, que jugaba Marruecos. "Les dije que ni se les ocurriera, que nadie iba a faltar a clase para ver un partido de fútbol, y a partir de ahí empezó toda una conversación. Alumnos de origen marroquí me contaban que para ellos aquello era mucho más que fútbol, que era una cuestión de identidad", relata la directora.

Tras mantener esta charla en la que todos los alumnos pudieron expresarse, ninguno ha faltado este miércoles para quedarse en casa viendo el fútbol. No solo eso: también han quedado que el próximo martes a las 10, cuando vuelven a tener lectura con segundo de ESO, los chicos tendrán que explicar todo lo que han aprendido sobre Qatar. "Les he pasado links del InfoK sobre la situación en el país, y tienen que hacer un informe y presentármelo", señala Tarrés, quien pone el episodio como ejemplo clarísimo de una "situación de aprendizaje". La educación competencial era esto.

Locutores improvisados

La profesora de catalán del Sagrat Cor Besòs, Lucía López, relata otro ejemplo de situación de aprendizaje sobrevenida. “Al ver que me pedían ver los partidos mañana y tarde, me di cuenta de que realmente aquello era muy importante para ellos y decidí aprovecharlo para la clase. Durante los últimos 10 minutos pusimos en silencio un vídeo con las mejores jugadas del Argentina -Arabia Saudí y les hice narrar lo que veían [tipo locutor] como ejercicio de expresión oral. ¡Y funcionó!”, relata la docente de una escuela, situada en el Besòs, en la que la lengua vehicular del alumnado es el castellano. 

En lo que queda de semana habrá pocos encuentros cruciales en horario escolar, pero los hay: este jueves vuelve a haber partido a las once de la mañana -Suiza contra Camerún- y a las dos de la tarde -Uruguay contra Corea del Sur-. Y el viernes, Gales contra Irán a las once y Qatar contra Senegal a las dos de la tarde.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats