Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pensamientos animalistas

Emociones en el proceso de adopción

Emociones en el proceso de adopción

Emociones en el proceso de adopción

Las personas que gestionamos adopciones, en ocasiones podemos dejarnos llevar por formas de pensar contradictorias e incoherentes como la que voy a explicar a continuación.

Por un lado, queremos que la adopción sea un proceso seguro y con todas las garantías de que la persona sea la adecuada de cara a su bienestar. Sabemos que la elección de un animal no debe ser algo rápido y sencillo, sino que la experiencia de la mayoría de nosotros es que se debe producir una conexión especial cuando ves y sientes al animal. No queremos que se vayan con una persona inadecuada y sabemos la importancia de la paciencia y de la calma, cuando se trata de tomar decisiones que afectan a sus vidas.

Sin embargo, dado el número tan extremadamente elevado de casos con los que nos encontramos y nuestra desesperación por querer ayudar a todos y sacar el mayor número de animales adoptados para proporcionarles una vida digna, a veces esto hace que nos dejemos llevar por emociones como la desesperación, la impotencia o la frustración. Pero es muy importante que tomemos conciencia de los pensamientos y conductas que ponemos en marcha como consecuencia de dichas emociones, ya que no deben condicionar el proceso de adopción.

Si crees que algo es bueno para un animal, lucha hasta conseguirlo por muy difícil que sea. Jamás rompas el vínculo entre dos gatos por ejemplo. No se merecen menos, ni pagar las consecuencias de nuestras prisas o cobardía.

Por eso, para mí lo más complicado de gestionar adopciones de forma responsable, es al mismo tiempo lo más importante. Confiar, tener paciencia y luchar por lo que crees que es lo mejor para los animales a pesar de las dificultades, de que pase el tiempo, de la presión. Porque es más importante hacerlo bien que hacer mucho, porque son sus vidas las que hipotecamos. Estoy convencida de que para cada animal que necesita una familia, existe un ser humano dispuesto a dársela, que todos estamos conectados con nuestros animales a niveles muy profundos y que sólo hay que dejar que suceda, sin prisa y con amor.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats