Solo quien ha tenido la suerte de convivir con un gato sabe lo que significa realmente disfrutar de su compañía. Y es que los felinos arrastran mala fama y muchas leyendas urbanas detrás debido a su continua comparación con los perros. Sí, puede que su comportamiento sea distinto, que son independientes y no reclaman tanta atención continua, pero, ¿qué cosas sabemos y no sabemos sobre los gatos? ¿Sabemos interpretar los mensajes que estos nos mandan cuando están preocupados, tienen miedo o quieren darnos cariño?

Aquí tienes algunas de las curiosidades sobre los gatos que te ayudarán a interpretar sus gestos, su lenguaje con los humanos y a conocer algunos datos curiosos sobre estos animales.

Cuando saludan

Los gatos se saludan entre ellos rozando su nariz: Si te despiertan así por la mañana lo más seguro es que te estén dando los buenos días. Además, ¿te has fijado en como mantienen la cola erguida cuando abres la puerta de casa y están ahí, esperándote? Significa que están muy contentos de verte, ¡por fin! Y es que, a pesar de la fama que puedan tener, a los gatos no les gusta nada estar solos y son muy familiares (por eso aprovechan cada momento contigo cuando estás en casa). Eso sí, si la mueven de un lado a otro insistentemente con cara de malas pulgas mejor que lo dejes tranquilo, porque algo le está molestando.

Cuando te lamen

Los gatos son animales especialmente cuidadosos con la higiene y la limpieza. Si alguna vez tu gato ha aprovechado el "momento sofá y peli" para lamerte de arriba a abajo has de saber que, en realidad, te está dando una ducha.

Cuando maúllan

¿Sabías que los gatos adultos solo maúllan para comunicarse con los humanos? Entre ellos usan los gestos de la cola y el cuerpo, pero claro, si tú les hablas, es de mala educación no contestar. ¡Tienen una gran capacidad de aprender y adaptarse a nuestro modo de comunicarnos!

Cuando ronronean

Generalmente asociamos el ronroneo a los momentos de felicidad y tranquilidad gatunos, pero no siempre es así. El ronroneo del gato también puede significar ansiedad, miedo, inseguridad o malestar. No olvidemos que nuestros compañeros felinos son extremadamente sensibles y cualquier cambio brusco en su entorno puede afectarles; si tu gato ha empezado a ronronear mucho, pregúntate por qué puede ser.

Cuando duermen

Quien tenga un gato lo sabe: ellos llevan la vida que a muchos nos gustaría tener. Se levantan, piden comida y agua y vuelven a acostarse para seguir durmiendo. Así, van echando pequeñas siestas que se alargan hasta que llega la noche y pueden volverse realmente locos corriendo por toda la casa y jugando.

Cuando se hacen mayores

Los gatos se hacen "mayores" a partir de los cinco años. Si has tenido la suerte de disfrutar de un compañero juguetón, cariñoso e hiperactivo sabrás que durante este primer lustro viven en una juventud constante. Alcanzan la "tercera edad" a partir de los diez años, aproximadamente.

Cuando se comunican con los humanos

Siempre se asocia al gato como una mascota más arisca y al perro como el fiel compañero del humano, pero, ¿sabías que el cerebro del gato tiene un 90% de similitud con el del humano? En realidad, tenemos más en común con ellos que con los perros.

De hecho los gatos tienen una gran memoria a largo plazo y no se olvidan fácilmente de las cosas que aprenden.

Cuando se sienten amenazados

¿Alguna vez tu gato ha emitido un silbido parecido al de una serpiente? Tranquilos, no le está dando un telele. Tu gato simplemente está asustado por alguna razón y emite ese sonido para mostrarse amenazante: Ocurre mucho cuando descubren algún bicho, por ejemplo.

Cuando son tricolor

Este es un dato curioso sobre los felinos, y es que solo uno de cada 4.000 gatos tricolor es macho (y suele ser estéril). Cuando veas un gato tricolor, lo más seguro es que se trate de una gata.

Cuando escuchan

Pueden girar 180º sus orejas, que funcionan como antenas parabólicas independientes (de hecho, pueden moverlas por separado).