30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SI ELLOS HABLARAN

¿Por qué miles de focas están abortando a sus crías?

Hallan 7.000 focas muertas en las costas de Namibia Agencia ATLAS

¿Qué extraña razón les empuja a interrumpir su embarazo? ¿Qué fatídico presagio ven en el futuro que prefieren dar por perdidas las vidas de sus hijos que luchar por ellas?

Las costas de Namibia se han convertido en auténticos cementerios de animales. En algunas playas se cuentan por miles las crías de lobo marino nacidas muertas. En El Cabo, por ejemplo, son ya más de 10.000 las que han aparecido.

El mar y los cachalotes están dando sepultura natural a sus cuerpos o, lo que es lo mismo, están arrastrando sus restos al interior del océano convirtiéndolos en alimento para otros animales.

En realidad, toda esta situación empezó durante el pasado verano. Fue entonces cuando aparecieron las primeras crías muertas. Al principio se pensó que era un hecho aislado relacionado con el prematuro nacimiento de éstas. Al fin y al cabo, los partos se habían adelantado porque, habitualmente, es a finales de año cuando la arena de la playa acoge el nacimiento de miles de estas focas en lo que se conoce como “la fiesta de la vida marina”. Sin embargo, este año no hubo fiesta ni vida. Tras diez meses de gestación en el cuerpo de las hembras, la mayoría de las crías nacieron muertas o fallecieron a los pocos segundos de nacer.

Los científicos, ante lo sucedido, han comenzado a preguntarse si les estará atacando algún virus o bacteria como ocurrió en 1994 cuando aparecieron más 15000 fetos muertos o si, por el contrario, todo se debe al calentamiento global y a la contaminación que les está racionando la comida, lo que disminuye sus niveles de grasa y acaba con su salud.

A día de hoy, nadie lo sabe y, con la pandemia que estamos sufriendo los humanos, tampoco hay quien se atreva a aventurar que ocurrirá en el futuro.

Lo que sí sabemos es que, actualmente, en África viven más de un millón y medio de este tipo de focas conocida como Lobos Marinos y que su media de vida son los 20 años. Por eso, si la situación no mejora, ese será todo el tiempo de vida que le quede a la especie. Después desaparecerá para siempre. De momento, la catástrofe ya se ha producido y dicen que, cada noche, al oscurecer, se escuchan los gritos de las madres llorando a sus hijos muertos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats