30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SI ELLOS HABLARAN

El primer animal vacunado en el mundo contra el covid se llama Karen

Gorilas y orangutanes han sido los primeros en recibir la vacuna. Tras ellos llegará el turno de tigres, panteras y leones. Sin embargo, será difícil que llegue a los animales que viven en libertad. Para ellos la única esperanza es erradicar la enfermedad

El primer animal vacunado en el mundo contra el covid se llama Karen.

El primer animal vacunado en el mundo contra el covid se llama Karen.

Se llama Karen, tiene 28 años y nació en el cuerpo de un orangután. Vive en el zoo de San Diego y, tras superar una operación de corazón y el propio coronavirus, ha sido el primer animal del mundo al que se le ha inoculado una vacuna especialmente diseñada para su especie contra el Covid 19.

Junto a ella, otros primates del mismo zoo han recibido también su dosis de salvación.

Los próximos serán los tigres, leones, pumas, panteras de las nieves y otros felinos que, durante el pasado año, también cayeron víctimas de esta terrible pandemia.

Mientras tanto, a muchos kilómetros de allí, la situación de los animales que viven en libertad, sobre todo de los grandes primates, es considerada de riesgo extremo. Es lógico. Se trata de animales muy propensos a padecer enfermedades respiratorias. Si un simple resfriado puede matarlos, el “corona” y su poder destructor los aniquilaría por miles. Por otro lado, localizarlos, capturarlos y vacunarlos para después dejarlos en libertad, es tan difícil que roza lo imposible.

¿Qué se puede hacer entonces para protegerlos? Para empezar, tal y como se está haciendo en los parques nacionales de Ruanda, Uganda o el Congo en los que vive la última población de gorilas existentes en el mundo, prohibir cualquier acercamiento a ellos. Por eso, desde el comienzo de la pandemia no está permitida la presencia de un solo turista en la zona. Además, los trabajadores de los mismos también han sido advertidos de que deben aislarse de cualquier contacto con los animales. Es lógico. Si un humano contagiara a un solo gorila, el individuo contagiado podría propagar en pocas horas el virus a todos los primates de África, lo que sería su fin.

Idéntica suerte correrían en Asia los orangutanes de las islas de Sumatra y Borneo. Si ya de por sí están muy castigados por la deforestación, el tráfico ilegal de especies y la caza furtiva, bastaría que un solo orangután fuera contagiado por algún visitante u operario de la zona para decir adiós a toda la especie.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats