Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PENSAMIENTOS ANIMALISTAS

¿Por qué algunas personas abandonan a sus perros según la mitología griega?

¿Por qué algunas personas abandonan a sus perros según la mitología griega?

¿Por qué algunas personas abandonan a sus perros según la mitología griega?

Cuentan que «Hades», el Dios de los infiernos, enamorado de la hija de «Deméter», la Diosa de las plantas y los árboles, la secuestró.

«Deméter», ignorante, la buscó durante días hasta que el «Sol» se lo contó todo. Deprimida por la noticia dejó de florecer la naturaleza. Las tierras se secaron perdiéndose cosechas y frutos.

La pobreza se instaló entre los humanos que dejaron de hacer ofrendas a los dioses.

«Zeus», al saber lo sucedido, ordenó su liberación pero ya no era posible porque «Perséfone», la hija de «Deméter», desesperada, había comido un grano de granada y eso la condenaba a estar ligada al mundo subterráneo para siempre.

Sin embargo, llegaron a un acuerdo. «Perséfone» viviría tres meses al año en su encierro, el resto podría estar con su madre.

Por eso, cuando cada año sale de su cautiverio, su madre, contenta, hace brotar plantas y cultivos, pero cuando su hija se recluye en invierno, su fuerza mengua hasta que, de nuevo, puede volver a verla.

Nueve meses de alegría y tres de desesperación. Así interpretaban los griegos el nacimiento de la primavera.

¿Se imaginan cómo explicarían ellos el mundo de los perros? Podría ser algo así: «Canis», el Dios de los perros, un día paseaba olisqueando el aire cuando se encontró a «Amos», el Dios de los dueños.

El encuentro fue tan emotivo y alegre que llamó la atención de «Cupido» que, al ver tantos sentimientos juntos, echó mano de sus flechas para sellar aquella unión de por vida.

Primero cogió una flecha de amor y la disparó al perro, acertando de pleno en su corazón. «Canis» quedó ligado para siempre a «Amos».

Después cogió otra para «Amos» pero, al hacerlo, sin darse cuenta, disparó dos flechas que iban juntas. Una era la del amor y la otra la del abandono.

Cuentan que, desde entonces, existen personas que aman sin límite a sus perros, pero otras que los maltratan y abandonan.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats