Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PENSAMIENTOS ANIMALISTAS

Un albergue no es un lavadero de conciencias

Un albergue no es un lavadero de conciencias.

Un albergue no es un lavadero de conciencias.

En 1927, Al Capone, el más famoso de los gánster, se encontraba en la cima de la delincuencia. Su fortuna, gracias a la prohibición del juego y del alcohol a través de la famosa ley seca, se cifraba en más de cien millones de dólares. Su gran problema era como convertir todo ese capital ilegal en legal.

Entonces se le ocurrió comprar la Global Sanitary Cleaning Shop, una conocida cadena de lavanderías que estaba en quiebra y que le costó tan sólo un dólar.

Su interés por el negocio consistía, única y exclusivamente, en hacer florecer sus ingresos bajo una fórmula aparentemente legal. Por eso, al tratarse de lavanderías se acuño la todavía hoy popular expresión: lavar el dinero negro».

Sábado al medio día. He pasado la mañana fuera y, antes de iniciar el regreso a casa, decido visitar el albergue de animales del lugar donde me encuentro.

Es aún temprano. En la puerta hay gente conmigo esperando poder entrar. A mi lado hay una chica que se ha encontrado un gato y, detrás, una pareja que está con un perro muy asustado. El animal, intranquilo y nervioso, olisquea el ambiente intuyendo la cercanía de las jaulas.

Al abrir el centro, las personas que lo llevan tiran de él hasta la oficina del mismo. Yo les sigo como un visitante más mientras les escucho como hablan: -Aquí estará bien- dice él. -Sí, va a estar genial- le contesta ella.

Unos minutos más tarde, se alejan los dos tranquilamente ajenos a los lloros de su animal que ha quedado ingresado en el centro. Se les nota relajados, como si se hubieran quitado un peso de encima. No piensan en cómo lo pasará el animal ni en cuánto les echará de menos. Para ellos, ese perro ya no existe, es pasado.

Y, entonces, irremediablemente, recuerdo la historia de Al Capone del principio y pienso que, en realidad, para mucha gente los albergues de animales son también lavanderías. Lugares que usan sólo para limpiar sus conciencias.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats