Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PENSAMIENTOS ANIMALISTAS

El timo del amor

El timo del amor

Los más mayores seguro que recuerdan aquellas crónicas del más alto nivel que firmaba Enrique Rubio, un periodista de raza formado en la universidad de la calle. Fallecido hace algunos años por estas mismas fechas, su especialidad eran los timos y los avispados que los cometían.

Sus artículos, repletos de sentido del humor, relataban como desarrollaban algunos la mente para vivir de lo ajeno. Raro era que términos como timadores o « Julais» no aparecieran en los mismos. Los primeros eran los responsables y culpables del engaño. Los segundos, las víctimas incautas que, inocentemente, caían en los mismos. Pero, de todos los existentes, reconocía que su timo favorito era el más clásico de todo, el del tocomocho. Como sabrán, el mismo consiste en hacer creer a alguien que tú tienes unos billetes de lotería premiados pero que, por alguna discapacidad que padeces no lo sabes, poniendo en bandeja al timado la posibilidad de que se aproveche de ti y te los compre por una ganga. Para mí, es el timo del timador timado.

Con el abandono de animales también se producen muchos timos. Se dan, por ejemplo, cuando una persona acude a un albergue o refugio mintiendo y afirmando que el perro o el gato que deja en el mismo lo acaba de encontrar y no es suyo, cuando, sin embargo, ves que el animal se derrite llorando al verlo alejarse. También se produce cuando alguien promete que volverá a recoger el animal que está dejando porque se trata sólo de algo temporal aunque, en realidad, nunca regresa a llevárselo.

En realidad, son muchas las excusas, que no razones, que se escuchan a la hora de deshacerse de sus animales. Así que comprenderán que todos los que hemos escuchado miles de ellas y hemos visto como se quedaban sus perros o sus gatos en una jaula, sabemos perfectamente en que consiste el timo del amor. Primero los adoptan prometiéndoles un amor que nunca llega y, luego, los abandonan sin más.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats