Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Consecuencias de la no aprobación de los Presupuestos

La ampliación del permiso de paternidad, en la cuerda floja

La puesta en marcha de esta medida queda paralizada ante la no aprobación de los presupuestos presentados por Pedro Sánchez

El permiso de paternidad aumentó hasta las 5 semanas en julio.

El permiso de paternidad aumentó hasta las 5 semanas en julio. Shutterstock

Son ya muchos los padres que disfrutan de la ampliación del permiso de paternidad de cuatro a cinco semanas aprobado en julio del año pasado por el Ejecutivo de Pedro Sánchez. Sin embargo, otros tantos se encuentran a la espera de confirmar si finalmente este subsidio alcanzará las ocho semanas anunciadas por los socialistas, puesto que su prolongación depende directamente de los Presupuestos Generales del Estado.

Si finalmente prosperase esta medida, supondría un paso más hacia la equiparación con el resto de países europeos. Hace unos días, la Unión Europea anunció su deseo de incentivar que los hombres puedan acceder a un permiso de paternidad retribuido de cuatro meses, igualándolo al permiso de maternidad. De estos cuatro meses, dos serán intransferibles entre el padre y la madre y retribuidos según lo decida cada Estado miembro.

Hemos preguntado a un experto para conocer si estas 16 semanas de permiso qué supondría esta equiparación en España. "Se estima que el coste directo de esta ampliación rondaría los 1.400 millones de euros (para un fondo de 4.000 millones de euros)", indica el economista y asesor laboral Lluís Rodríguez, que advierte que "en su efecto final, el coste global para la Seguridad Social sería menor porque debe generar empleo al favorecer la contratación para cubrir las vacantes generadas", advierte. En relación al rendimiento productivo en el puesto de trabajo, señala que "es difícil de medir, pues depende de otros factores y del tipo de actividad, pero está claro que es una medida que permite al trabajador estar mejor y por tanto la motivación en el empleo debe aumentar".

"Cualquier política de familia que pretenda incrementar la natalidad debe tener como eje cubrir el cuidado de forma suficiente", advierte el economista Lluís Rodríguez

Por ello, este experto defiende que es una medida "necesaria" para avanzar hacia "una sociedad más igualitaria". Además de repercutir no "sólo en el cuidado y afecto que necesitan los niños y niñas en sus primeros meses, que es muy importante para su desarrollo", cualquier política de familia que pretenda incrementar la natalidad, subraya, "debe tener como eje cubrir el cuidado de forma suficiente". Y señala que los permisos de mayor duración, que se establecen en muchos países, como los nórdicos (Noruega o Suecia), "son a su vez causa y efecto de sus políticas de bienestar, al mejorar la participación laboral femenina y favorecer mayor productividad laboral".

Infogram

A día de hoy en España, la ampliación del permiso de paternidad hasta las cinco semanas ha supuesto un incremento del gasto del 12,19% para la Seguridad Social en 2018, a pesar de que el año pasado se tramitaron un total de 255.531 bajas por paternidad -un 3,44% menos que en 2017. En total se destinaron 448,7 millones de euros a este capítulo, según refleja el balance realizado por el Ministerio de Trabajo.

No obstante, hay que tener en cuenta que este descenso en el número de prestaciones por paternidad se explica por el paulatino descenso de la natalidad. En 2018, esta tasa fue la menor en los últimos cuarenta años, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que indican que en el primer semestre del año pasado se produjo una caída del 5,8% en el número de nacimientos (179.794 niños).

Aun con todo, la cifra de solicitudes de permisos de paternidad en el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) experimentó un menor descenso que la referida a los permisos de maternidad, que disminuyeron en un 5,82% (con un total de 252.706 procesos), lo que significa que cada vez son más los padres que deciden acogerse a estos permisos para compartir y disfrutar del cuidado de sus hijos.

"La discriminación laboral que sufren las mujeres, con un menor salario, promueve que sean ellas y no los hombres quienes cojan dichos permisos", denuncia Rodríguez

La mayor parte de las prestaciones de maternidad -de 16 semanas de duración- fueron disfrutadas al completo por la madre en un 97% de los casos y sólo un 3% fueron compartidas con el padre. "Que las mujeres hoy en día pidan y agoten los permisos es una consecuencia de la cultura patriarcal de nuestras sociedades, así como de la discriminación laboral que sufren, con un menor salario, lo que promueve que sean ellas y no los hombres quienes cojan dichos permisos", expone Rodríguez. En su opinión, "es necesario erradicar la cultura machista, eliminar las brechas salariales por sexo y promover protección para que puedan ejercer los derechos de conciliación".

Los padres cuentan además con el permiso de paternidad -de 5 semanas-, que es independiente al de maternidad y compatible con su disfrute compartido cuando es cedido por la madre. A la cabeza en el número de permisos por paternidad se encuentran Cataluña, Madrid, Andalucía, la Comunidad Valenciana y el País Vasco.

La UE recomienda aumentar y equiparar los permisos de maternidad y paternidad hasta las 16 semanas.Shutterstock

En primera persona

Juan Luis Benito y su mujer, Carolina Sánchez, se estrenaron como padres en agosto y no dudaron ni un segundo en solicitar el permiso de paternidad. Carolina, en cambio, no pudo disfrutar del permiso de maternidad, puesto que su contrato, de obra y servicio, se extinguió durante el embarazo y no pudo retomar su actividad puesto que daba comienzo tan sólo unas semanas después de dar a luz. Así las cosas, se organizaron "de la manera más práctica posible, es decir, pensando siempre en la mejor opción para cubrir las necesidades de nuestra hija en el momento en el que creímos que sería más importante el apoyo de ambos para nuestro bienestar como familia", explican.

"Las cinco semanas de permiso fueron de gran ayuda para poder crear un vínculo familiar y disfrutar de nuestra pequeña, pero resultan insuficientes", explica Juan Luis Benito, padre primerizo

Con la nueva normativa recién entrada en vigor, Juan Luis pudo disponer de cinco semanas. "Fueron de gran ayuda para poder crear un vínculo familiar y disfrutar de nuestra pequeña. Hemos podido estar en familia, atendiendo y cuidando de ella", destaca. No obstante, asegura que esos 35 días se pasaron volando entre "realizar la documentación oportuna tras el nacimiento, así como continuar con la rutina diaria de cualquier familia".

Ambos se muestran partidarios de ampliar el permiso de paternidad. "Dichas semanas fueron de gran ayuda, pero es un periodo insuficiente para poder atender las necesidades que demanda un recién nacido", aseguran. Lo mismo ocurre con el permiso de maternidad. "Después de un cambio tan significativo como es el tener un hijo, se requiere un tiempo de adaptación a la nueva situación y circunstancias", por lo que creen que cada uno de los progenitores debería disponer, como mínimo, de seis meses de permiso. De esta forma, estaría cubierto el primer año de vida, etapa fundamental para el desarrollo evolutivo del bebé.

Además, "por el bien de nuestros hijos en particular y de la sociedad en general", consideran "indispensable" equiparar ambos permisos, lo que contribuiría, en su opinión, a ayudar a la corresponsabilidad entre hombres y mujeres. "Si no hay igualdad fuera del núcleo familiar, como es el ámbito laboral, nunca puede haberlo dentro", advierte Juan Luis. De esta forma, "dejaremos a un lado los problemas que se les presentan principalmente a las madres a la hora de incorporarse de nuevo al mercado laboral", señala.

En este sentido, el economista Lluís Rodríguez apuesta por que las instituciones ayuden a garantizar la conciliación laboral y familiar con el impuso de otras medidas, como "favorecer la aplicación de planes de igualdad en la negociación colectiva de todo tipo de empresas, reforzar la protección jurídica ante sanciones y despidos, promover políticas de reducción de la jornada laboral semanal a 35 horas o menos, promover el reparto del empleo o limitar las horas extraordinarias y fuera del ámbito laboral".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats