Salvador Illa dejará este martes el Ministerio de Sanidad. Apenas un año después de que entrara en el Ejecutivo de Pedro Sánchez para ocupar una cartera a priori poco exigente, pero que con la pandemia se mostrado esencial, regresa a Cataluña como candidato del PSC para centrarse en la campaña electoral de los comicios del 14 de febrero. Illa aún tiene por delante 24 horas como ministro de Sanidad antes de que el presidente del Gobierno anuncie el nombre de su sustituto. Un puesto para el que suena la actual ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias.

Illa anunció su candidatura a la presidencia de la Generalitat a finales del pasado año. Desde entonces, el secretario de Organización del PSC ha estado, aún más, en el punto de mira de la oposición por no abandonar el ministerio. No obstante, ese paso ya está cercano. Este lunes, será su último día completo en el Gobierno e Illa terminará su andadura en el Ejecutivo junto a Sánchez visitando la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Además, ambos políticos, junto a Darias, presidirán la reunión del comité de seguimiento del coronavirus.

El propio presidente ha subrayado la figura de Illa: "Entiendo perfectamente tu decisión. El desafío que tienes por delante es apasionante, es complejo, pero muy necesario", le ha reconocido. Apenas unas horas después de que se conociera que el candidato del PSC dimitirá mañana como ministro, el jefe del Ejecutivo ha asegurado que "ha sido un honor poder trabajar codo con codo" con Illa y que ahora tiene por delante la "labor" de llevar a Cataluña el "reencuentro, el progreso y el bienestar". "Solamente te puedo desear suerte y mi eterna gratitud", ha concluido Sánchez tras visitar junto a Illa la sede de la Agencia Española del Medicamentes y Productos Sanitarios.

Con su salida del Ministerio, Illa ha evitado también comparecer en el Congreso de los Diputados esta semana para informar de la situación de la pandemia. El dirigente del PSC lleva meses acudiendo a la Cámara baja a dar cuentas de su labor al frente de la cartera de Sanidad. Sin embargo, tras anunciarse su dimisión, no comparecerá en la cita que estaba prevista para esta semana. Una decisión que varios grupos parlamentarios le han afeado, dadas las circunstancias actuales.

Sánchez destaca la humildad, capacidad de trabajo y determinación de Salvador Illa

El relevo

Mañana, martes, será cuando el candidato del PSC apure sus últimos minutos como miembro del Gobierno y participe en su último Consejo de Ministros. Entonces, se conocerá quién le sustituirá al frente de Sanidad y el miércoles tendrá lugar en el Palacio de la Zarzuela la toma de posesión ante el Rey del nuevo titular del departamento. Salvo sorpresas de última hora, será Darias quien coja las riendas del ministerio en un momento en el que el número de contagios sigue marcando récords. La política canarias ha trabajado mano a mano con Illa en el consejo Interterritorial de Salud y conoce la situación actual.

El paso de Darias al Ministerio de Sanidad también obligará a Sánchez a buscar un reemplazo para la cartera de Política Territorial y Función Pública. Todas las miradas están puestas sobre el secretario general del PSC, Miquel Iceta, que a mediados del noviembre pasado ya decidió, junto a Illa, dar un paso atrás y no presentarse a las elecciones catalanas. Iceta volvería así a Madrid más de 20 años después de haber formado parte del equipo de trabajo de Felipe González como subdirector del Gabinete de la Presidencia.

Las encuestas

Mientras Sánchez remodela el Consejo de Ministros, Illa estará calentando ya motores para la campaña electoral de los comicios catalanes, previstos para el 14 de febrero tras la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) de suspender cautelarmente el aplazamiento, hasta el 30 de mayo, aprobado por el Govern. El candidato del PSC arrancará la campaña electoral el próximo 29 de enero con las últimas encuestas de su parte.

Según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), es el dirigente mejor valorado y el preferido para gobernar, aunque con un escenario de pactos poselectorales complejo. En su encuesta preelectoral confirmaba el 'efecto Salvador Illa' y mostraba cómo su candidatura ha hecho mover todas las fichas del tablero catalán.

Con este escenario, Illa se presentó este sábado como el presidenciable del "reencuentro" para "pasar página" a una década "perdida" por el 'procés'. Durante su breve intervención en el comité federal del PSOE, que se celebra en Barcelona, Illa ya aseguró que dejaría su cargo en el ministerio "en los próximos días" para volcarse "al 101%" en la campaña electoral.