Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reforma aplazada

El Gobierno posterga la aprobación de la ley audiovisual para negociar con ERC

Los republicanos transmitieron al Ejecutivo central su malestar por la falta de blindaje del catalán en la norma

La vicepresidenta segunda, Nadia Calviño.

La vicepresidenta segunda, Nadia Calviño.

La Comisión de Secretarios y Subsecretarios de Estado analizó, el pasado jueves 16 de septiembre, el anteproyecto de ley de comunicación audiovisual. Fue incluida en el orden del día por adición, según consta en el índice que se distribuyó al Gobierno, al que ha tenido acceso El Periódico de Catalunya y que se reproduce a continuación. En dicha reunión se repartió un texto del proyecto en el que no se incluía ningún tipo de protección para el catalán y otras lenguas cooficiales a la hora de exigir cuotas de catálogo en España a las plataformas digitales. Eso, a pesar de las advertencias al respecto del Govern y del sector audiovisual catalán. La idea era aprobar la nueva norma en un Consejo de Ministros inminente, aunque desde Moncloa se apunta que en esa cita de secretarios y subsecretarios de Estado ya se plantearon "sugerencias" desde distintas áreas que, junto a las que llegaron de otros organismos e instituciones, aconsejaban estudiarlas y aplazar la aprobación definitiva "una o dos semanas más". Pero desde la Generalitat se puntualiza que ya había habido conversaciones entre ambos gobiernos desde julio sobre este asunto, sin que se hubiese logrado ningún avance sustancial hasta el momento, pese a las advertencias de que era un tema de extrema sensibilidad en Catalunya. El caso es que en las últimas horas ha habido un giro de guion, llamadas "de alto nivel" por parte del president, Pere Aragonés, y una reanudación de las negociaciones entre ambos Ejecutivos.

"En las últimas horas se han empezado a mover cosas. Veremos", reconocían a este diario fuentes conocedoras de las conversaciones que se están produciendo entre ambas administraciones, que no quieren prejuzgar si hay o no posibilidades de llegar a un acuerdo en los próximos días o habrá que esperar, ya en el trámite parlamentario del proyecto, a intentar pactar enmiendas. Para el Govern, el blindaje del catalán en esta ley es fundamental, La 'consellera' de Presidència, Laura Vilagrà, había advertido en público en julio que se daría la batalla con este asunto. Pero también lo había hecho en privado, durante la reunión bilateral Gobierno-Generalitat y pese a no constar el asunto como parte el orden del día. "La inclusión de un porcentaje para el catalán en esa ley es casus belli para nosotros", avisó.

Sin cuotas de catalán

Se da la circunstancia de que, este lunes, El Periódico de Catalunya publicó el texto de la última versión de la ley audiovisual que había manejado el Ejecutivo de Pedro Sánchez, una vez que había recibido, el pasado día 14, el informe solicitado del Consejo de Estado. En dicha versión se establecía que la cuota de catálogo que se fijará como obligada para las plataformas como Netflix será de un 30% para obra europea. De ese porcentaje, "como mínimo un 50%" será reservado para producciones en castellano "o" en alguna de las otras lenguas del Estado, permitiendo a las empresas afectadas por la nueva ley elegir qué le es más rentable. Eso, según el Govern y el sector ni garantiza la protección cultural ni la inversión necesaria en la obra catalana. Desde Moncloa se alega que hasta que el anteproyecto no llegue a la mesa del Consejo, hay tiempo para introducir modificaciones, aunque sin concretar si llegarán a aceptar porcentajes de producción de las plataformas para las lenguas cooficiales, como piden desde la Generalitat.

La publicación de este diario generó un gran ruido político y algunas reacciones oficiales desde Catalunya. La portavoz de la Generalitat, Patrícia Plaja, aseveró que el proyecto de ley "perjudica el catalán" y admitió que se intentaría la negociación para evitar su aprobación en esos términos. Desde el Congreso, el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, llegó a decir que veía al PSOE "demasiado tranquilo para todo lo que tiene por delante", solicitando a los socialistas que no den por seguros los próximos Presupuestos, que necesitan del apoyo republicano para salir adelante, si no daban su brazo a torcer con la ley audiovisual y algún otro proyecto como la ley de memoria democrática o de convivencia universitaria.

La vicepresidenta Calviño, desde la mesa del Consejo de Ministros, afirmó estar "absolutamente" comprometida con la defensa de las lenguas cooficiales, admitiendo ahora “la posibilidad” de establecer otro tipo de medidas “de protección” a lenguas como el catalán, el euskera o el gallego.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats