Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Exsecretario general del PP

Teodoro García Egea: "Ciudadanos quiso retorcer artificialmente el rumbo marcado por Albert Rivera"

El proceso para desactivar la bomba lanzada por PSOE y Cs con la presentación de la moción de censura al Ejecutivo de López Miras no puede entenderse sin la participación clave del entonces secretario general del PP

Teodoro García Egea, en una imagen de archivo.

A nadie se les escapa que el secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, fue el cerebro que diseñó la estrategia popular que logró desmontar, en solo 48 horas, la moción de censura presentada en Murcia por PSOE y Cs. Sin embargo a lo largo de la presente entrevista destaca una y otra vez el talento de Fernando López Miras mientras que se adjudica un papel de muñidor secundario, el que garantizaba a los diputados de Cs que desobedecieran la directriz de su partido que el PP respetaría los acuerdos alcanzados y mantendría el rumbo marcado por Albert Rivera y Mariano Rajoy.

¿Cómo se entera de lo que estaba pasando en Murcia?

Existía un runrún, un rumor de que esto podía estar pasando; en un primer momento no di mucho crédito a ese rumor, puesto que durante el fin de semana había estado hablando con Carlos Cuadrado (vicesecretario general de Ciudadanos) para tratar de reconducir cualquier situación que pudiera alterar el normal funcionamiento de las coaliciones de gobierno, no solo en la Región, sino también en otros sitios. A nadie se le escapa que también en Madrid existían problemas de entendimiento entre los socios; lo que intentábamos era solucionar esos problemas, y que esos gobiernos funcionaran como debían, al servicio de los ciudadanos. Esa noche no di crédito hasta que recibí la llamada de López Miras en la que me informó de que, efectivamente, habían firmado la presentación de esa moción de censura y que también estaba implicado el Ayuntamiento de Murcia.

¿A qué hora se produce esa llamada?

Se produce hacia la medianoche. En esa llamada le pregunto a Fernando si está seguro, y él me dice que sí, que eso va a ser así.

¿Quién informó a López Miras de lo que ocurría en la sede de Ciudadanos?

Supongo que alguno de los asistentes a la reunión, pero no tengo constancia de quién.

Una vez que el rumor se transforma en un hecho consumado, ¿qué hace?

Llamo al presidente Casado y hablamos de lo que está pasando. Él también, al principio, muestra su extrañeza, porque entendía que teníamos muy buena relación con la dirección de Cs, pero, en cualquier caso, me pide que siga de cerca el tema, y que me encargue de buscar una solución al asunto. A la mañana siguiente, Casado informa a la presidenta de la Comunidad de Madrid y desde ese momento se preparan para una posible convocatoria electoral. Mientras tanto, en la sesión de control del Congreso se me pudo ver hablando con González Terol (vicesecretario de Territorial del PP), porque lo mando para Murcia; se desplaza a la sede regional y mantiene reuniones con los concejales y diputados del partido para recabar información sobre el terreno. Y en ese punto, nos encargamos un poco de esta historia.

"La moción de censura en Murcia ha sido el gran acontecimiento que explica el resurgimiento del Partido Popular"

decoration

González Terol fue su enlace en todo este proceso…

Efectivamente. A las 21.00 horas del miércoles, el Comité de Dirección del PP, desde la calle Génova, mantiene una videoconferencia con González Terol en Murcia. Y él nos trasmite lo que ha visto. Ya se había producido la convocatoria electoral de Madrid, y ahora de lo que se trataba era de abortar la posibilidad de perder un gobierno que podía influir también en las elecciones recién convocadas en Madrid.

¿Es entonces cuando se pone en contacto con los dirigentes nacionales de Cs, con Cuadrado, Arrimadas?

Intento ponerme en contacto con Cuadrado el martes, pero lo consigo en la mañana del miércoles, y le digo que no entiendo por qué han hecho esto sin hablarlo previamente. Son libres de tomar decisiones, pero creo que si hemos mantenido pactos de gobierno, estas decisiones unilaterales no se entienden.

¿Llegó a hablar con Arrimadas?

No, el contacto es con Cuadrado, y con gente de las bases de Ciudadanos en la Región, personas que me llaman y me muestran su decepción por este giro de Cs.

¿Era consciente de la división interna que existía en el Grupo Parlamentario de Ciudadanos?

Nosotros constatamos que no existía un acuerdo total, al cien por cien, entre los miembros del Grupo Parlamentario con respecto a la línea política a seguir. El acuerdo para formar gobiernos entre PP y Cs en toda España contaba con el amplio consenso de las bases de Ciudadanos y también de sus dirigentes. Por tanto, un movimiento que iba claramente en contra de la opinión de sus bases, y de la opinión de la mayoría de sus cargos, desde mi punto de vista, iba a generar una división en el seno de ese Grupo.

¿Cuándo y en qué términos se pone en contacto con los diputados que finalmente desobedecieron las directrices de su partido e hicieron fracasar la moción?

La verdad es que nosotros nunca pedimos nada, yo al menos nunca pedí nada. Estuve confiando en todos ellos en ese momento difícil que estaban viviendo. Ellos tenían que tomar una decisión trascendental. El papel de Fernando López Miras, con esa capacidad que tiene de empatizar, de escuchar, y de entender las necesidades de todo su Consejo de Gobierno jugó también un papel muy importante, a la hora de que los diputados de Cs, incluso los diputados de Vox, confiaran en su palabra. El capital político de Fernando, en términos de confianza, se hizo valer en ese momento.

"Mi papel fue asegurar que la ilusionante unión del centroderecha seguía vigente y tenía futuro"

decoration

Alaba la gestión de Miras, pero, ¿cuál fue entonces su papel en todo esto?

Mi papel básicamente fue el de garantizar que los acuerdos firmados en su momento se mantuvieran entre las dos formaciones políticas. Cuando no fue posible, porque la cúpula de una de ellas decidió romperlos unilateralmente, mi cometido fue garantizar que las personas que seguían creyendo en ese acuerdo tuvieran la confianza suficiente de que la otra parte sí estaba dispuesta a mantener los términos de lo pactado. Mi papel fue dar certidumbre y asegurar que lo que creamos hace dos años en toda España, esa ilusionante unión del centroderecha, seguía vigente y tenía futuro.

Se ha hablado mucho de la mala relación entre Isabel Franco y Francisco Álvarez con la dirección regional de Cs, por lo que la pieza clave era la diputada Valle Miguélez.

Los diputados que finalmente dieron al traste con la moción supieron calibrar que participar en ese acuerdo iba a generar consecuencias muy negativas en la percepción de los ciudadanos, tanto en el partido como a ellos mismos como responsables públicos.

Entonces, ¿por qué firmaron?

Creo que en política, a veces, las cosas son… No puedo dar mi opinión por lo que hicieron personas en situaciones que no he vivido.

Franco y Álvarez sostuvieron que se sintieron coaccionados por Cuadrado...

Hay que verse en esa situación para poder opinar, pero creo que ellos, durante esos días, manifestaron su desacuerdo con esa decisión. En cualquier caso, yo he dirigido durante todo este tiempo un partido en el que hemos tomado decisiones conjuntamente con los territorios... Tomar una decisión en contra de la opinión de un territorio perjudica tanto a la organización como a las propias personas que participan en ella; hay que confiar en las personas que pisan el terreno, y en este caso creo que faltó eso.

¿Intervino el expresidente de Cs, Albert Rivera, en la moción de censura en Murcia?

Desconozco los detalles, pero nosotros, con la anterior dirección de Cs, fuimos los responsables de tomar una decisión clave en todo el desarrollo y crecimiento del centroderecha...

Pero, ¿intervino?

No tengo datos sobre ello, sí sé que existe una buena relación con Rivera, puesto que fue él, personalmente, quien creó ese partido y España tiene que estarle muy agradecida porque en momentos clave de nuestra historia dio estabilidad a gobiernos como el de Mariano Rajoy y permitió también que los gobiernos de centroderecha avanzaran en toda España, desde el Ayuntamiento de Madrid hasta la última diputación. Sin embargo, pese al rumbo que marcó, hubo quien quiso retorcer artificialmente esa voluntad y ese origen de lo que debiera ser el partido Ciudadanos. La decisión de formar los gobiernos de PP y Cs ha permitido que hoy el PP sea la gran referencia, y que PP y Cs ocupen el gran centro político desde el cual, ahora, se podrá llegar al Gobierno de España, una vez que el PP resuelva el congreso extraordinario que ha convocado.

¿En algún momento tiró la toalla y se consideró el adelanto electoral?

No era fácil, pero había una oportunidad. Y aquella madrugada Fernando tuvo que decidir, él, ante la soledad del líder, si arriesgaba y confiaba en el capital político y relacional que había construido con sus compañeros del Consejo de Gobierno y de Cs, o convocaba elecciones y condenaba a la Región a la inestabilidad. Creo que tomó la decisión acertada... Hay veces en las que un hombre define su futuro en tres decisiones acertadas, no en un día sino en un año. La decisión de seguir adelante, darle estabilidad a la Región y de confiar en el trabajo que había hecho para cohesionar el Consejo y la relación con Cs, fue una decisión clave para la historia de la Región y para la historia del centroderecha español.

Le acusan de comprar voluntades y de convertir a Francisco Álvarez, Valle Miguélez y a Isabel Franco en tránsfugas.

Bueno, el acta pertenece al diputado, y él toma sus propias decisiones en conciencia. Si aceptamos esa tesis tendríamos que sostener que Meritxell Batet y Margarita Robles fueron tránsfugas cuando votaron contra el criterio del PSOE a la investidura de Mariano Rajoy. No se abstuvieron, votaron que no; esas dos personas luego fueron recompensadas con la presidencia del Congreso y el Ministerio de Defensa; por tanto, podríamos decir, según la lógica del PSOE, que el Congreso de los Diputados y el Ministerio de Defensa están presididos por tránsfugas.

¿Cuándo sabe que tiene atado el fracaso de la moción?

Es cierto que durante el debate hubo momentos de incertidumbre. Hasta que no ves que la votación decae, siempre tienes una cierta incertidumbre, pero conforme avanzaban las horas, veía claramente que esta moción de censura no podía prosperar, porque no existía el pegamento ni la cohesión que se requería para garantizar que aquello pudiera funcionar.

¿Ha sido el logro más importante de su trayectoria política?

La moción de censura en Murcia ha sido el gran acontecimiento a la hora de reunificar y explicar el resurgimiento del Partido Popular.

"Los resultados en Madrid se debieron a la moción fallida"

Mucho se ha hablado del efecto dominó que generó el terremoto político en la Región de Murcia; especialmente en Madrid...

Si la moción de censura de Murcia no hubiese existido no se habrían convocado las elecciones en Madrid. Creo que en las convocatorias electorales posteriores los ciudadanos entendieron que, efectivamente, había una amenaza clara en cuanto a la posibilidad de que Cs apoyara al PSOE. Eso en Madrid tuvo una repercusión clara y clave. Si la moción de censura no hubiese sido abortada, con Ciudadanos presidiendo una comunidad autónoma como la Región de Murcia, el resultado de las elecciones en Madrid hubiese sido muy distinto.

A partir de ese momento, Cs ha perdido casi todo su respaldo electoral.

Romper el acuerdo firmado hace dos años con el PP iba a repercutir negativamente en el capital político del partido Ciudadanos en la Región, (por llegar a un pacto con Podemos en una región de centroderecha), y también a nivel personal, en el capital profesional y político de los diputados. Eso creo que pesó más que las posibles diferencias que pudieran existir internamente en el Grupo Ciudadanos.

Pese a todo, muchos creen que el Gobierno regional actual, con diputados expulsados de Cs y Vox, es un Ejecutivo débil y tambaleante.

En la Región de Murcia tenemos un gobierno con personas que en algún momento del pasado votaron y confiaron en el PP. Lo que está claro es que los gobiernos los conforman las personas, y son ellas las que dan el impulso político y creo que lo ocurrido en Murcia, la fragmentación política y la posterior reunificación, es lo que terminará ocurriendo en el resto de España. En el Gobierno de la Región tenemos a un presidente y a un grupo de consejeros; al final, me quedo con esa imagen. No existen partidos políticos que dirijan de forma aislada las consejerías sino que todo forma parte de un todo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats