Para la mayoría, septiembre es el mes del regreso a la “normalidad”, se reanuda la rutina, la reincorporación al trabajo y la “vuelta al cole”. Pero, al mismo tiempo, septiembre es un momento perfecto para aprovechar al máximo las agradables temperaturas del final de verano y alargar esa maravillosa sensación de continuar de vacaciones.

Así, BIOPARC Valencia es una magnífica oportunidad para viajar a lejanos paisajes donde contemplar la naturaleza salvaje más amenazada. Una experiencia única de “ocio con causa” para trasladarnos cada día a algunos de los parajes más bellos y descubrir las especies animales más emblemáticas y también las más desconocidas de la fauna africana.

El buen tiempo y también las tardes libres hasta final de mes, posibilitan seguir disfrutando de BIOPARC, considerado uno de los mejores parques de animales del mundo. Este trocito de África en Valencia nos acerca a la sabana, las selvas, los grandes humedales y a la exótica isla de Madagascar para contemplar a más de 6.000 animales de 150 especies. Con un amplio horario todos los días de 10h a 20h. hasta el 17 de septiembre y de 10h a 19h hasta el 15 de octubre.

Restaurante Samburu de BIOPARC Valencia.

Para las familias valencianas la mejor opción es el Pase anual B!, que permite disfrutar todo un año del parque y visitarlo en cualquier momento, según la disponibilidad de tiempo. El pase anual B! cuenta con diferentes modalidades y supone también un compromiso con la conservación de la naturaleza, pues con cada pase se destina 1€ a los programas de preservación de especies en peligro de extinción a través de la Fundación BIOPARC.

Para aquellas personas que, además de visitar el parque, quieran vivir una experiencia completa comiendo en plena sabana africana, BIOPARC dispone del “Pack ahorro entrada + menú”. Esta alternativa sólo se puede adquirir online y con, al menos, 24 horas de antelación a la visita. Incluye menú completo tanto para adultos como para niños y niñas.

Actividades gratuitas para disfrutar al máximo de la visita

Profundizar en la labor de divulgación y concienciación de una forma amena y divertida es el objetivo del concepto de “ocio con causa” característico de BIOPARC. Y gran parte de este fin se consigue con las actividades complementarias que se desarrollan durante toda la jornada. Este verano, familias de multitud de procedencias no han querido perderse la oportunidad de conocer BIOPARC y han aprovechado sus vacaciones para participar en estas sugerentes propuestas.

Visitantes en la cafetería Kidepo sabana africana.

En septiembre se mantiene una interesante oferta que permite ampliar el conocimiento de las distintas especies animales y sus hábitats, conocer el complicado “día a día” de un BIOPARC para aportar el máximo bienestar a miles de animales y también cómo comprometerse con la protección de la naturaleza.

Entre las actividades, todas ellas asistidas por el equipo educativo y técnico que interactúa con el público, aportando información, explicando anécdotas y curiosidades y, por supuesto, resolviendo las dudas que puedan surgir, se encuentra “Buenos días jirafas”, donde se puede contemplar uno de los momentos más interesantes con la salida de los animales más altos de BIOPARC, para lo que es necesario poner en marcha el “puente levadizo”.

Hipopótamos en el agua humedales africanos.

Los “Encuentros” con el personal de cuidado animal, que se desarrollan en diferentes momentos del día para explicar características de las diferentes especies. También se puede asistir a las visitas guiadas “Explora” para profundizar en los ecosistemas africanos. Y cabe destacar la reconocida exhibición educativa de aves y mamíferos “El Ciclo de la Vida”, pues sorprende al presenciar el comportamiento de los animales y su adaptación a la búsqueda de alimento, la caza o su defensa.